T

T

viernes, 18 de noviembre de 2011

Se presentaron dos historias, dos libros. Ayer en el Club Alemán de Buenos Aires

    La sacrificada historia de una de las comunidades de inmigrantes  del país, se desplegó ayer entre los presentes del Club Alemán, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuando dos escritores hicieran la presentación de sus libros, gracias a la convocatoria del Centro Argentino Cultural Wolgadeutsche. El Dr. René Krüger, Pastor de la Iglesia Evangélica y el Prof. De Historia Horacio Agustín Walter realizaron una amena y profunda exposición de la historia y cultura de los Alemanes del Wolga.
            La historia de esta comunidad comienza con un proceso migratorio, promocionado por la Zarina Katherina la Grande de Rusia en 1763 para llevar a Rusia a una importante cantidad de habitantes del centro de la Europa del S. XVIII, particularmente de Hessen, el Palatinado y otras regiones de la actual Alemania. Instalados en las lejanías del Río Wolga, en la zona de Saratov, sobrevivieron casi cien años dedicados a la actividad agraria, particularmente al cultivo de trigo. Gracias a algunos privilegios dados por la corona rusa (no participar en el servicio militar, mantener la organización administrativa de sus aldeas, tener maestros propios, disponer del manejo de su lengua, su religión y sus iglesias ) vivieron manteniendo cerrada la comunidad en su lengua (el alemán), en su religión (luterana o católica) y en su familia. De ese modo, mantuvieron intacta  la identidad de origen hasta 1870 en que comienzan a migrar nuevamente a la Argentina, donde se instalan otra vez, desde la nada, en aldeas de Entre Ríos, en colonias en la Provincia de Buenos Aires, produciéndose posteriormente  una dispersión hacia La Pampa, el Chaco para insertarse a lo largo de la sociedad argentina, incluido el gran Buenos Aires a partir de la segunda mitad del S. XX.
El Dr. René Krüger presentó su libro “La dignidad no se negocia”, la vida de un simple inmigrante que, con su fe, su callado sacrificio y la constancia en su trabajo, sobrevivió en los campos argentinos. Su autor se propuso rescatar simbólicamente en la figura paradigmática de Federico Ott a  las personas olvidadas, marginadas y pisadas por la historia.
El Prof. Horacio Agustín Walter hizo la presentación de su libro “Los Senderos del Wolga”, una interesante novela histórica, donde se narra el periplo de la inmigración de la comunidad  desde su salida de Aschaffenburg en la actual Alemania, en 1763, el largo camino hacia Rusia de casi mas de 3500 Km, su instalación en las estepas heladas de Saratov, junto al Río Wolga, la nueva emigración cien años después hasta Argentina y su instalación en nuestro país. El preocupado interés de un joven historiador va descubriendo los hilos de esta historia, a través de sus distintas fuentes y  de la investigación genealógica.
El interés demostrado por el auditorio, en primer lugar, a través de su silencio ante la novedad de estas historias y, luego, a partir de una serie de preguntas, transformaron la presentación en un encuentro tan importante como enriquecedor. Según las propias palabras del Presidente del Club Alemán, Dr. Thomas Leonhart, esta presentación resulta un primer paso para el conocimiento de la historia y de la cultura de una comunidad, hermana nuestra que vivió en un interesante silencio hasta la actualidad. Aparecen ahora con una fuerza y un valor interesante que meritan el verdadero intercambio entre las comunidades Alemana y Alemana del Wolga, ya que participan de una misma lengua, de tradiciones y música, y una gastronomía. No obstante – siguió diciendo – ambas participan por su gran respeto por la vida, la familia y los valores importantes de la sociedad.