T

T

lunes, 12 de diciembre de 2011

Historia del Glühwein: un vino alemán que es sinónimo de Navidad

El Glühwein es sinónimo de Navidad en Alemania: un vino caliente y especiado que calienta el cuerpo y el espíritu de los visitantes de los mercados de Navidad. Descubra en esta nota y la posterior receta, el por qué de su éxito. (Fuente: http://gloggysangriaguatemala.wordpress/) 

Los griegos y los romanos le agregaban frutas y especias al vino para mejorar su sabor y porque se creía que tenía beneficios para la salud. En los 1.500 los comerciantes ingleses bautizaron al vino con especias como Hippocras, por Hipocrates, el famoso médico griego que vivió 400 años AC y a quien se le llama “El Padre de la Medicina”
La popularidad de la bebida se esparció por las naciones europeas y alrededor de 1890 se convirtió en una tradición Navideña. Además se utiliza como una bebida saludable, y se prescribe para una variedad de enfermedades, incluyendo dolores musculares.
Hay tantas recetas para esta bebida tradicional de invierno como las hay de tamales. Algunas tienen brandy, otras vodka. Los alemanes le llaman Glühwein (Vino brillante) y a veces tiene una base de vino blanco; en Irlanda lo preparan con whisky. En los Estados Unidos lo preparan con Bourbon.
Las especias y saborizantes cambian frecuentemente, pero la mayor parte de las recetas tienen clavo de olor, canela, cascara de naranja, pasas, almendras y azúcar.  Algunas personas les ponen cerezas secas, otras usan cáscara de naranja seca o fresca, según el gusto. También la cantidad de azúcar varía según el gusto, hay algunas recetas que lo preparan con miel de abeja o de maple. Algunos lo preparan y lo toman, otros lo añejan.
En estas fiestas no se pierda la oportunidad de probar esta deliciosa tradición alemana.

Receta

Ingredientes:
1 botella de vino tinto
1 limón
2 ramas de canela
3 clavos
3 cucharadas de azúcar
1 pizca de cardamomo o jengibre

Preparación:
Calentar el vino en una cacerola sin que llegue a hervir.
Cortar el limón en rodajas y añadirlo al vino.
Agregar las ramas de canela, los clavos, el azúcar y el cardamomo o jengibre para darle sabor.
Dejar calentar la mezcla, sin hervir, durante unos cinco minutos.
Dejar reposar durante una hora.
Antes de servir, recalentar y pasar el líquido por un colador.
Para un toque perfecto, servir en vasos o tazas precalentados.
Otra variación del Glühwein se obtiene con el uso de naranjas, en lugar de limón. Simplemente, añadir al vino caliente un cuarto de litro de zumo de naranja y la ralladura de una de sus cáscaras, y continuar con la preparación tal y como se indica arriba.
Autora: Lydia Aranda Barandiain