T

T

lunes, 8 de octubre de 2012

MI ABUELITA

Por Teodoro Palacios
Sentada se pasa
horas y horas y horas
no molesta a nadie
y es una reliquia que guarda mi casa.

Tiene los cabellos
blancos cual la nieve,
mi mano a tocarlos
casi no se atreve.

Me cuenta leyendas
de tiempos pasados,
y dice que entonces eran los niñitos
mucho más juiciosos
y muy aplicados.

Yo la quiero mucho,
¡pues me quiere tanto!
y este ramillete de fragantes flores
es para abuelita
porque hoy es su Santo.