T

T

martes, 19 de febrero de 2013

¡Feliz cumpleaños, papá!


Hoy estoy parado frente a ti, papá, llorando desconsoladamente. Acongojado y triste mirando tu fotografía y me parece mentira que ya no estés a mi lado, dándome consejos, criticando lo que, a tu parecer, hago mal. Y me duele, me duele mucho, saber que estás bajo esa tumba fría, desamparado, totalmente solo y devastado por los gusanos.
Lloró y es inútil. Rezo y también sé que es inútil. Nada me devolverá tu vida, tu presencia, tus ojos claros como el mar, tu voz serena y segura, y la aurora de tu sonrisa. Todo se ha ido la tarde en que la muerte te envolvió en su mortaja de eternidad y olvido. De adiós para siempre.
No me olvides, papá, estés donde estés. Yo jamás dejaré de recordarte y amarte.
¡Feliz cumpleaños, papá! ¡Te quiero mucho!

3 comentarios:

  1. Martha Schiel Cereseto19 de febrero de 2013, 14:33

    Realmente muy conmovedor, en especial para mì, en este momento, a un par de meses de haber perdido a mi padre. Si...se siente en esa forma, volver a mi casa paterna, ver sus cosas, sus recuerdos guardados durante dècadas, la casa vacìa, su bastòn...si hasta se me pianta un lagrimòn...

    ResponderEliminar
  2. Lamento mucho que hayas perdido a tu padre, Martha! Sé lo mucho que lo querías y lo mucho que hiciste por él!!! Él debe estar orgulloso de la hija que tuvo!!! Le dedicaste tiempo, espacio, mucho amor... lo cuidaste!!!

    ResponderEliminar
  3. Martha Schiel Cereseto20 de febrero de 2013, 1:11

    Gracias por tus palabras Julio....bajòn....bajòn...

    ResponderEliminar