T

T

viernes, 11 de febrero de 2011

Dejar el hogar

Es la hora,
estoy en el andén,
el tren aguarda;
la vida no espera.

Reina la melancolía.
Me despiden seres queridos.
Me abrazan. Me estrechan.
Me dicen adiós.

Subo y me siento.
Abro la ventanilla.
La locomotora avanza.
El tren empieza a partir.

Y me voy yendo
como quien no se va,
dejando recuerdos,
encendiendo llantos.

2 comentarios:

  1. muy hermosas palabras yo presicamente hoy me voy de mi hogar lo hago para crecer con mi esposa pero me deja una gran pena partir y me reflejan tus palabras....
    gracias ...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Espero que tengas mucha suerte en el camino que inicias. Toda partida es dolorosa; pero, a la vez, necesaria, para continuar creciendo como persona.

    ResponderEliminar