T

T

sábado, 17 de septiembre de 2011

Tu conciencia lo sabrá


Por José H. Figueira

Dos hermanos vieron a un mendigo que dormía en el atrio de una iglesia.
Uno de de ellos aproximóse al pobre hombre y quiso despertarlo para ofrecerle una limosna.
Su hermana lo detuvo diciéndole:
-No hagas eso, dale lo que quieras; pero deja que ese infeliz duerma tranquilamente.
-¿Y quién le dirá entonces a ese hombre que yo le he socorrido?
-Nadie, pero tu conciencia lo sabrá y eso basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario