T

T

martes, 11 de octubre de 2011

La moda de los alemanes del Volga y su forma tradicional de vestir

Gentileza de Otto Brost

Por Víctor P. Popp – Nicolás Dening


“Las damas de edad vestían vestidos de colo­res oscuros y llevaban la ca­beza cubierta con un pañuelo amplio doblado en triangulo anudado bajo su barbilla. El chal o pañue­lo de hombros era muy empleado entre las señoras, dependiendo el valor de su confección de la riqueza del marido. Nunca utilizaron abrigos o tapados, hallando la protección del frío en la vestimenta muy abriga­da: medias de lana, boti­nes de abrigo o botas de fieltro y amplios pañue­los de lana con los cuales se cubrían hombros y espalda. La iglesia o las bodas matrimonia­les era el lugar en donde se lu­cían las mejo­res prendas”.


Las familias que emigraron al Volga en 1763, prove­nían de distintas partes de Alemania; en consecuen­cia, su modo de vestir no era uniforme. En el transcurso de un siglo y por las exigencias del clima y la difícil provi­sión de materia prima para la confección de la ropa, desarrollaron una "moda propia" del Volga –evocan Popp y Dennig.
Una de las prendas indispensables adopta­das en Rusia fueron los abrigos de pieles, espe­cialmente el vellón de oveja (Schafpelz); su uso se extendió a causa del frió extremo. No eran menos importantes las botas de fieltro (Filzstifel) y las gorras de cuero de ovejas. La camisa de los hombres se utilizaba abotonada y sin cuellos. El uso del sombrero y la corbata eran desconocidos.
La ropa masculina te­nía sentido práctico; la vestimenta femenina se mantenía aferrada a la tradición procedente de Alemania. No obstante su sencillez  y practicidad, exhibían mayor elegancia y se adornaban más que los hombres.
Las damas de edad vestían vestidos de colo­res oscuros o grises y siempre llevaban la ca­beza cubierta con un pañuelo amplio doblado en triangulo anudado bajo su barbilla. Las jóvenes casadas vestían elegan­temente y usaban pa­ñuelos bordados con adornos y flecos. Las se­ñoritas lucían trenzas; también el chal o pañue­lo de hombros era muy empleado entre las se­ñoras, dependiendo el valor de su confección de la riqueza del marido. Nunca utilizaron abrigos o tapados, hallando la protección del frío en la vestimenta muy abriga­da: medias de lana, boti­nes de abrigo o botas de fieltro y amplios pañue­los de lana con los cuales se cubrían hombros y espalda. La iglesia o las bodas matrimonia­les era el lugar en donde se lu­cían las mejo­res prendas.
Durante el primer siglo, cada familia producía en su telar el gé­nero necesa­rio para la vestimenta de la misma, estando la "moda" suje­ta a su propia industria textil casera y su inven­tiva; los colonos dispo­nían de poco tiempo para dedicarlo a velar por la elegancia en el vestir porque la vida en el bajo Volga era demasiado exigente.
En general las damas de las aldeas gustaban vestir en forma sobria y con recato, pero también con calidad. La vesti­menta dependía un tan­to de las exigencias de la iglesia. Puede decirse que era un pueblo que no quería llamar la aten­ción con su indumentaria y prefería ser moderado y adaptar­se al medio.
Al inmigrar a América y con el correr de los años poco a poco fueron adop­tando la indumentaria de los nativos. Aunque las mujeres continuaron conservando los vestidos so­brios, largos y de colores oscuros, como así se­guían utilizando los delantales y los pañuelos en la cabeza. En general las mujeres fueron las más conservadoras. En tanto que los hombres de campo o de las colonias optaron rápidamente por la ropa práctica que les facilitara la tarea rural. Por lo que la indumentaria puede ser calificada como de ciudad y de campo. Sien­do la segunda el desecho de la primera.
La mayor parte de la ropa –finalizan Popp y Denning- se confeccionaba en casa: una esposa, ade­más de saber cocinar y hacer pan, debía estar capacitada para confec­cionar la ropa de toda la familia y ese conocimien­to se trasladaba luego a sus hijas. La filosofía de los colonos fue siempre de autoabastecerse a sí mismos en todo lo posi­ble.

1 comentario:

  1. Hola, como podria contactar a la persona que te brindo la fotografia porque casualmente son los tios you primos de mi abuela materna, hija de alemanes del volga you consider mi madre estamos armando la piezas de este puzzle que es enorme porque el apellido siempre figura distinto. Mi madre love tiene escrito como love tenia mi abuela Seling. Saludos, Malvina y Maria Elena, mi excelente you bella madre. Saludos

    ResponderEliminar