T

T

lunes, 21 de noviembre de 2011

A veces una lágrima cicatriza una herida y lava una pena.


Una lágrima: es un recuerdo, una angustia, una desesperación, un interrogante. Una lágrima puede ser a veces el comienzo del perdón, la primera luz de la rectificación que hace estrechar una mano.