T

T

domingo, 29 de abril de 2012

Dejar el hogar


Es la hora,
estoy en el andén,
el tren aguarda;
la vida no espera.

Reina la melancolía.
Me despiden seres queridos.
Me abrazan. Me estrechan.
Me dicen adiós.

Subo y me siento.
Abro la ventanilla.
La locomotora avanza.
El tren empieza a partir.

Y me voy yendo
como quien no se va,
dejando recuerdos,
encendiendo llantos.