T

T

martes, 1 de mayo de 2012

Homenaje al abuelo


Apenas conocía el abecedario
y sin embargo con el arado de mancera
trazó infinitos surcos en la tierra
para escribir dorados versos de trigales.

Poemas de un humilde agricultor
que con sudor regó los campos
para cantarle al Señor su Dios
himnos de gloria y gratitud.

Dejando en la huella del tiempo
sus pasos de incansable caminante,
que en la pampa virgen de la Argentina
encontró por fin el lugar definitivo.

Legando a sus futuros descendientes
sus poemas a la vida y al trabajo,
resumidos en Dios, Patria, Hogar,
y en innumeras tradiciones y costumbres,
que sus nietos jamás debemos olvidar!