T

T

lunes, 10 de septiembre de 2012

Pueblo Santa María festejó su Kerb con la misma fe, esperanza y capacidad de trabajo de siempre


Conservar las tradiciones. La fiesta máxima de la Colonia. Con la participación de sus pobladores y sus familias compartieron todos los actos. Gran desfile de las instituciones por la Avenida 11 de mayo. Singular reconocimiento para la Banda Municipal Bartolomé Meier. Homenaje a los visionarios que legaron este presente promisorio. Año tras año se renueva una fiesta que mantiene inalterables las costumbres de los antepasados. Presidió la conmemoración el Intendente Municipal Ricardo Moccero. El bus turístico de la Provincia de Buenos Aires estuvo presente.

Son estas las costumbres tan arraigadas en sus orígenes que se remontan prácticamente a los antepasados que hace 125 años llegaron a nuestras tierras para poblar las Colonias y en consecuencia dejaron un mensaje que se mantiene vigente, pleno de fe y esperanza, y es la Kerb la exteriorización más amplia de la revalorización de la cultura de los alemanes del Volga.
Pueblo Santa María estuvo de fiesta durante todo el fin de semana, con un extenso programa de actividades que organizaron conjuntamente la Delegación Municipal, a cargo de Jorge Gregorio Streitemberger, y todas las instituciones del Pueblo Santa Maria, quienes realzaron el acontecimiento con múltiples manifestaciones artísticas, culturales y deportivas. 
No faltó el ritual religioso en la Parroquia, los grandes eventos sociales y desde luego el desfile por la Avenida 11 de mayo.
Hoy como ayer constituye la máxima fiesta de la Colonias y en cada hogar del Pueblo Santa María se reiteraron las reuniones familiares, el tradicional almuerzo del domingo de Kerb, las panaderías trabajaron a pleno asando lechones, las señoras preparando filsen y así fueron llegando familiares y amigos para disfrutar de un acontecimiento que adquiere gran esplendor pero donde se resalta la fe religiosa como máximo sentimiento que proviene de nuestros mayores.
Pueblo Santa María muestra orgulloso su crecimiento constante, el afán de progreso de su gente, el ritmo de las instituciones, las nuevas generaciones que se van incorporando a la sociedad con sus experiencias y renovados bríos que aseguran un provenir venturoso.
Darse una vuelta por la Colonia era apreciar la nueva construcción privada, el Barrio del Federal, los edificios escolares, el esmero y el cuidado que se pone de manifiesto en el frente de las viviendas y la celosa actividad que se genera desde la Delegación Municipal.
No faltó el Kösser en la Plaza del Inmigrante y una sensación que se renueva a través de un espacio amplio para vivir y trabajar, donde hoy Pueblo Santa María registra de manera alborozada un notable crecimiento, donde también se señala que la posibilidad turística está presente en un marco ideal donde se preservan costumbres y tradiciones.
La Kerb fue un éxito y como todos los años es la gran fiesta del reencuentro, donde surgen nítidos los recuerdos, la devoción por la virgen, el desfile tradicional, con las antiguas carretas y otros elementos antiguos que se transforman como verdaderos custodios de costumbres tradicionales para trasladar a las nuevas generaciones ese significativo, incentivando a los jóvenes a transmitir ese fuerte legado cultural.
Como nota pintoresca de la jornada se destacó la presencia del Bus Turístico de la Provincia de Buenos Aires que paseó por todo Santa María llevando a la Banda Municipal por sus principales calles mientras entonaba marchas alemanas y luego también paso por el Desfile institucional.