T

T

sábado, 12 de abril de 2014

Historia de vida de Nilda Bahl


Intensa tarea cultivando plantas y adornando la Iglesia para los casamientos.

Este próximo lunes Nilda Bahl cumple 88 años y sigue tan activa como siempre: “yo ando todo el día, no paro nunca” dice esta mujer de Pueblo San José que este sábado será una de los vecinos distinguidos por la Delegación Municipal en un nuevo aniversario de la fundación de esta Colonia Alemana.
Lamenta no poder contar con la compañía de su hermano menor (constituían una familia de 13 hermanos) porque por las lluvias en Buenos Aires teme dejar su vivienda sola, ante la posibilidad de inundaciones. Pero igual sabe que va a estar acompañada de los vecinos que la conocen de toda la vida y que bien la quieren.
Nilda empezó a trabajar desde muy jovencita. Primero aprendió con una especialista en el tema el bordado punto smog, para los vestiditos de las nenas; luego trabajó en la confitería Las Delicias, donde uno de sus hermanos se había asociado a Reynal para atender el emblemático negocio de Coronel Suárez.
Cuando esa sociedad terminó y su hermano compró la estación de servicio que funcionara en la primera cuadra de la Avenida Alsina también estuvo allí trabajando por 8 años.
En todo ese tiempo, cuando iba a visitar a sus hermanas a Buenos Aires, tomaba contacto con unos vecinos, japoneses, que tenían un vivero.
Allí aprendió sobre el cultivo de las plantas, también sobre los secretos para lograr buenos resultados. Fueron ellos quienes le aconsejaron que se dedicara a esta actividad y quienes le proveyeron de las primeras plantas que vendió en la vereda de la casa de sus padres, en Pueblo San José. 
Entonces ya estaba al cuidado de sus padres, los dos muy mayores, y esta actividad traía alegría a un hogar donde la huerta familiar había sido una actividad común. También recibió ayuda de la familia Arikawa de Coronel Suárez, de quien dice “es gente muy buena”.
Nilda, por años, fue la propietaria del único vivero que había en San José y aunque ahora hay más competencia de todas maneras conserva sus clientes de siempre, los que confían en su habilidad para el cultivo de plantas y flores. Ahora mismo está esperando que mejore un poco el tiempo para proveerse de todas las flores de invierno, que colorean los jardines.
Nilda Bahl, vecina de Pueblo San José que este sábado será distinguida por su trayectoria en la comunidad de esta Colonia Alemana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario