T

T

martes, 25 de octubre de 2011

Costumbres y tradiciones: Semillas de girasol e insultos

Los alemanes del Volga trajeron consigo la tradición de comer semillas de girasol tostadas al horno de la cocina a leña. Esta costumbre, tan arraigada en la vida cotidiana de las colonias sirvió, sin embargo, de pretexto para abofetearnos el rostro con estigmas muy dolorosos, algunos de los cuales todavía perduran y suelen escucharse en las tribunas cuando se juega algún partido de fútbol dónde hay puntos importantes en juego y la pasión desborda todo rasgo de educación y respeto. Y así, nos tildan, como tildaron a nuestros abuelos, de rusos come-girasoles, loros y otros epítetos aún más duros que no vale la pena repetir por vergüenza ajena. ¡Fue tan fácil apostrofar lo desconocido y ensañarse con hombres que llegaron pacíficamente de las aldeas del Volga con la única intención de trabajar, poniendo al servicio de la nueva patria esfuerzo, sacrificio, tesón…! Tanto aportaron a la grandeza Argentina y a la riqueza del país que hasta los que los insultaron se vieron beneficiados de su labor y las suculentas ganancias que ésta produjo. ¡Algo que jamás les agradecieron estos maleducados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario