T

T

martes, 11 de diciembre de 2012

17 PUNTADAS A LA BOLSA DE LINO Y 12 A LA DE TRIGO

Autor: Luciano Francou

La nostalgia nace aquí, donde revivimos la tradición, donde a los gringos el corazón les busca a latir más fuerte y se le abrillantan los ojos por la emoción que les provoca volver a vivir esa época tan dura. 
Antes no había guapo que no se cansara, ni duro que no se ablandara haciendo esta difícil tarea.
Recordar a los abuelos con las canillas lastimadas del rastrojo de lino o trigo; coser la bolsa empezando de la costura; cuando se tenía la precaución, para que no se perdieran, de largarlas siempre en la misma fila, porque si no después no se veían todas y algunas quedaban tiradas en el campo. Entonces, en la primer vuelta que se daba se paraba una bolsa, como para marcar, que servía de guía para largarlas en la misma línea: el secreto de tomar caña, el mate cosido, saber estibar las bolsas... 
Primero tracción a sangre, luego vino "el Pampa", que era de 2 tiempos, trabajaba con el pistón acostado y tenía la costumbre de arrancar para atrás. Importamos el Someca 40, y luego las autopropulsadas: aparecieron las cosechadoras Susana, las Forzani, las Boffelli, Massey Harris, International Harvester… Tantas otras cosas vivimos en esta fiesta de la Trilla Tradicional.
Después podés hacer lo que quieras, podés estar de acuerdo o no, podemos discutir cualquier punto, o hacerte el ciego y hacer como si no paso nada. Pero nunca seas desagradecido por todo lo que hicieron tus abuelos y tus padres por vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario