T

T

jueves, 14 de mayo de 2015

“Santa María es sinónimo de paz, amor, trabajo y solidaridad”

 

Lo expresó la directora del Secundario de la Escuela Parroquial, Julia Salotti. Recibieron la distinción “Santa María Honor al Mérito” el padre Antonio Vedelini y el grupo Equinoterapia de Corazón.

Con la presencia de las máximas autoridades municipales, encabezadas por el  jefe comunal, Osvaldo Fuentes Lema, y la presidenta del Concejo Deliberante, Blanca Rodríguez Larumbe, tuvo lugar el lunes por la mañana, en la avenida 11 de Mayo, frente a la iglesia Natividad de María Santísima el acto de celebración del 128° aniversario de la tercera colonia alemana. Acompañaron otras autoridades este acto, organizado desde la delegación municipal a cargo de Jorge Gregorio Streitenbeger.
Como es tradicional en esta fecha, se realizó la entrega de la distinción “Santa María Honor al Mérito” homenajeando a quienes han trabajado incansablemente en distintos ámbitos por el crecimiento y progreso de la comunidad.
En esta oportunidad se entregó la distinción Santa María Honor al Mérito al Grupo Equinoterapia de Corazón y a la congregación Misioneros del Verbo Divino, tras 119 años de incesante labor pastoral  acompañando a los pueblos alemanes, recayendo el homenaje en el padre Antonio Vedelini quien en los próximos días, por decisión de la arquidiócesis, se retira de los pueblos alemanes, siendo el último de la congregación que ejercerá la función en esta zona.
“Siempre hay un primero y uno que es el último”, indicó el padre Vedelini a la hora de dejar su mensaje. “A mí me ha tocado ser el último de los Misioneros del Verbo Divino aquí en los Pueblos Alemanes”, resaltó, recordando que “hace más de 125 años llegaron los primeros Misioneros del Verbo Divino para atender las Colonias de Alemanes del Volga, que empezaron en Santa Fe, en la ciudad de Esperanza, luego en Entre Ríos”. Continuó historiando y rememoró que “a través del Padre Luis Servet, párroco de la Colonia Hinojo, supieron dela existencias de estas colonias alemanas en Coronel Suárez y empezaron a venir”. “Hay que sacarse el sombrero: de la Colonia Hinojo, que son casi 180 kilómetros venía en sulky dos o tres veces al año para atender estos asentamientos y así fue que en agosto de 1896 llegaron los primeros sacerdotes del Verbo Divino a estas tierras”. “Casi 119 años de atención para que la gente viva plenamente la fe que recibieron de sus pioneros”, sentenció el padre Vedelini.
Cerró diciendo que “no pierdan la fe, le pido a los colonos que sigan con esa fe que trajeron los pioneros para vivir como hijos de Dios y hermanos”, para concluir señalando que “este honor que me han dado con esta distinción lo entrego a toda esa lista de sacerdotes a los cuales he conocido y a muchos de ellos no les llego ni a la planta de los pies en la tarea sacerdotal”.
Al finalizar su discurso recordó palabras del Papa Francisco y pidió: “no se olviden de rezar por mí”, recibiendo otros regalos y presentes que le acercó la comunidad de Santa María y un extenso aplauso de agradecimiento.
A su turno, Hernán Saniuk, presidente del grupo Equinoterapia de Corazón, recibió la distinción acompañado por Carmen Adam, quien estuvo a cargo de la presidencia por muchos año, desde su fundación, hasta este año. 
La institución se creó en el año 2008, luego de meses de trabajo, haciendo realidad el sueño de varias personas de contar en Santa María con esta disciplina al servicio de los niños y jóvenes con capacidades diferentes. 
Al momento de hacer uso de palabra, Hernán Saniuk agradeció al Delegado de Santa María y la distinción la compartió con Carmen Adam y Liliana Macari, “que fueron las fundadoras de lo que es hoy Equinoterapia. A nosotros nos queda seguir por el buen camino, darle empuje a los chicos que tanto les gusta esta actividad. Especialmente se lo dedico a Maxi Fogel y a toda su familia”. 
Maxi Fogel fue un entusiasta concurrente a las actividades de equinoterapia, fallecido durante el último fin de semana.
  
Rescate de viejas costumbres

Un momento especial se vivió cuando el alumno Lisandro Gottfriedt, alumno de la Escuela Primaria Nº 4, leyó una nota en la que rescató el trabajo como hiladora y tejedora de su abuela, resaltando en un tramo de su mensaje que “hoy puedo decir con orgullo que este pueblo forjó sus propio destino, un pueblo que ha sabido conjugar su pasado y su presente y que mantiene su sana costumbre de mirar hacia el futuro y por eso está en nosotros los niños y jóvenes que esas costumbres perduren eternamente”. 
Por su parte de la directora de  la Escuela Parroquial, nivel secundario, Julia Salotti expresó un emotivo discurso respecto a la llegada de los primeros colonos. Haciendo referencia al presente sostuvo que “hoy en esta sociedad consumista donde abundan las quejas, las pretensiones, las desigualdades, la falta de solidaridad debemos recordar más que nunca a aquellos que con nada o muy poco enfrentaron el frio, el hambre, la soledad, la enfermedad, la angustia haciendo de este lugar un pueblo que aún hoy, a 128 años, sigue conservando su dialecto, su religión, sus calles y siendo buena gente, buenos vecinos, buenos cristianos, trabajadores que ya decidieron vivir, criar a los suyos y morir en este pueblo”.
“Pueblo Santa María ayer, hoy y siempre sinónimo de paz, amor, trabajo, fe y solidaridad” culminó Julia Salotti.
Para terminar con la lista de oradores se dirigió a la comunidad de Santa María el presidente del Club Social, Deportivo y Cultural El Progreso  Claudio Holzman, quien apuntó que  “soy un testigo fiel del crecimiento y el progreso que ha tenido nuestro pueblo a lo largo de los últimos años, fundamentalmente por la gran gestión de gobierno que se llevó a  cabo, pero también, por la lucha, el compromiso y la responsabilidad de muchos de los dirigentes y vecinos de Santa María”.
“Obras que podemos disfrutar hoy como agua corriente, pavimento, gas natural, cordón cuenta, luminarias; todas las posibilidades que tienen nuestros niños para estudiar, de desarrollarse, trabajar, todo lo logramos entre todos, entre el gobierno municipal y el compromiso que diariamente pone cada uno de ustedes” finalizó Holzman.
Durante el acto también se hizo entrega de los premios del concurso “Historia transitados por nuestros abuelos”, que fuera organizado por el Instituto Cultural de la Municipalidad de Coronel Suárez y el Centro Cultural de Santa María.
Finalmente alumnos de segundo ciclo de  la Escuela Parroquial interpretaron un popurrí de canciones alemanas.
Al finalizar un grupo de alumnos de la Escuela Parroquial cantaron canciones en alemán, caracterizados con vestimentas tradicionales de Alemania. Incluyó la canción del “Feliz cumpleaños” en idioma español y en alemán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario