T

T

sábado, 30 de abril de 2016

“Soy un descendiente de alemanes del Volga”, debe ser una afirmación que expresamos con respeto y orgullo

“Soy un descendiente de alemanes del  Volga”, deber ser una afirmación que expresamos con  respeto y orgullo. Porque estas palabras, tan sencillas y profundas a la vez, definen el origen de un pueblo: el de los descendientes de alemanes del Volga. Y cada uno de nosotros, nietos, bisnietos y tataranietos, de aquellos pioneros que arribaron a esta Nación a entregar su vida por la libertad y el sueño de un mañana mejor, tenemos el deber moral de conservar lo que nos legaron: construir nuestro futuro sobre la base de una identidad singular y única; y mantener inalterable cada detalle, cada rasgo, que nos une a ellos. No es momento de vacilar ni dudar. El tiempo transcurre, los años pasan, y el viento del olvido comienza a llevarse cosas que quizás, no recuperemos jamás. Por eso, no es momento de sentarse y cruzarse de brazos; es momento de asumir compromisos, de trabajar para rescatar y conservar la historia y la cultura de los descendientes de alemanes del Volga.
Se terminó la hora de las opiniones vacías de contenido, de los juegos egocéntricos, de dirimir internas que solo sirven para dilapidar ideales, de correr detrás de los hechos y dejar escapar oportunidades. Nada obtuvimos con todo ello.  Sólo más divisiones y enfrentamientos sin sentido y más grupos antagónicos luchando por un poder de mando. Por eso es menester dejar de lado vanidades personales y unirnos en un solo y gran proyecto: que unifique ideas, que abra caminos, que construya nuevas y renovadas metas. Ya basta de dilapidar tiempo, sueños, esperanzas y oportunidades. Tenemos que madurar y tomar conciencia y comprender de una vez por todas que va a llegar el día en que será demasiado tarde para comenzar a forjar la unión que hace mucho debimos haber concretado. Y será tarde porque ya no quedarán causas por las que luchar: ni cultura, ni costumbres, ni tradiciones que conservar. Por que ya se habrán perdido para siempre y solo serán un recuerdo en los libros.

El verdadero valor de las cosas está en lo cotidiano, en los hechos simples de la vida diaria

El verdadero valor de las cosas está en lo cotidiano, en los hechos simples de la vida diaria. En los gestos que se tributan a los hijos, la ternura que se entrega a los padres; en el brillo de una mirada arrullando nuestra tristeza; la sonrisa de un alma compartiendo nuestra alegría; y tantas pero tantas vivencias sencillas que de tan sencillas y cotidianas olvidamos que son lo más importante de la existencia y que serán lo único que harán trascender nuestra vida. Porque cuando ya no estemos en este universo caótico nadie recordará el grosor de nuestra billetera como tampoco recordará las posesiones materiales que pudimos haber poseído alguna vez; pero sí, todos, absolutamente todos a los que amamos, tendrán presente eternamente el amor que habremos sido capaces de entregar sin pedir ni exigir nada a cambio. Ese amor puro, franco, que se da con el corazón, sin palabras ni ostentación, nada más que con una entrega silenciosa y solidaria, con una profunda convicción y sentimientos desinteresados.
Sólo el amor, sólo la familia, nos mantendrán vivos permanentemente y nos educarán en la fe en Dios. Y sólo así sabremos que hemos vivido plenamente. Tan plenamente como nuestros ancestros, nuestros abuelos, nuestros padres... que siempre, minuto a minuto, cotidianamente, nos demostraron con el ejemplo lo que significa ser mujeres y hombres de bien. Respetables y honestos.
Sigamos su ejemplo de vida y llegaremos, al igual que ellos lo hicieron, a la felicidad suprema de saber que no hemos vivido en vano. (Julio César Melchior)

viernes, 29 de abril de 2016

Receta del Fülsen o budín de pan de los alemanes del Volga

El Fülsen o budín de pan es un plato tradicional de los alemanes del Volga,  que nunca falta en los grandes eventos, tanto familiares como sociales, que se llevan a cabo en los pueblos alemanes.

Ingredientes
Pan duro: 1 kg
Leche: 1 litro
Azúcar: 1/2 taza
Crema: de leche 1/2 taza
Huevos: 2 o 3.
Pasas de uvas

Preparación: 
Mojar el pan con la leche hasta que este blando, luego agregar la crema, los huevos, el azúcar y mezclar bien. Agregar las pasas de uvas y volver a mezclar. Colocar en un molde en mantecado. Cocinar a horno moderado.

(Si desea conocer más recetas tradicionales que nos legaron nuestros ancestros, puede adquirir el libro “La gastronomía de los alemanes del Volga”, del escritor Julio César Melchior, que rescata más de 150 recetas de la cocina de los alemanes del Volga. Para ello, comunicarse a: juliomelchior@hotmail.com).

jueves, 28 de abril de 2016

Falleció Aurelio Schwindt: durante muchos años fue Presidente y activo colaborador de la Asociación Cultural Germano Argentino de Pueblo San José


Su trayectoria estuvo vinculada con la actividad comercial en nuestra ciudad y ha sido un hombre dedicado a su familia y a las instituciones, especialmente todas aquellas que han tenido que ver con el rescate de las tradiciones y las cuestiones culturales de los antepasados de los alemanes del Volga.
Colaborador, honesto y gran amigo, como lo califican sus allegados.
A su familia, especialmente su esposa, hijos, hijos políticos, nietos y demás, llegan hoy las muestras de pesar por su fallecimiento.
Se ruega elevar una oración en su memoria.

Falleció Pedro Ceferino Streitenberger, un hombre que hizo historia y deja un gran legado


Un vecino histórico de Pueblo Santa María. Fue Jefe de la oficina del Registro Civil, Presidente de Club El Progreso y permanente colaborador de las instituciones de su comunidad.

Militancia política, propulsor de notables emprendimientos públicos para su pueblo.
Fue concejal electo en la vuelta de la democracia en 1983 por el Partido Intransigente, militó desde entonces hasta la creación del Movimiento parta la Victoria encontrándose entre uno de sus fundadores.
Fue Jefe de la oficina del Registro Civil del Pueblo Santa María, Presidente de Club El Progreso y permanente colaborador de las instituciones de su comunidad.
La Secretaria del Club en momentos del 75 aniversario de la institución impuso su nombre a ese sector de la sede social.
Fue declarado Ciudadano Destacado por el Gobierno y Pueblo de Coronel Suárez, entregándose la máxima distinción el 6 de Agosto del 2006 por su solidaria trayectoria en beneficio de los grandes temas que se vinculan con el progreso y crecimiento de nuestros Pueblos Alemanes.
Además recibió el Santa María Honor al Mérito en ocasión de los festejos populares de su colonia.
Formó parte de aquella recordada Junta Vecinal que en 1984 trabajó incansablemente para la creación de varias obras en Pueblo Santa María, como el Destacamento Policial, una sede para un establecimiento bancario y otros beneficios a puro pulmón que posibilitaron la creación de diversos emprendimiento para la comunidad.
A su esposa Aurelia, a su hijo Dr. Raúl Streitenberger y demás familiares llegan las condolencias por su fallecimiento.

miércoles, 27 de abril de 2016

Restauración de legado cultural en Pueblo San José


Se están restaurando las tres Cruces Rogativas y las imágenes de Cristo de Pueblo San José. Es una tarea que iniciaron dos vecinos de la localidad, Tristán Simanauskas, habitante de la segunda Colonia Alemana desde hace unos años, y Victoria Schmidt, que nació y vive en este lugar.

Todo surgió cuando en una ocasión ambos se detuvieron a ver el deterioro de las Cruces Rogativas, especialmente la que se ubica en la prolongación de la calle San Lorenzo, camino al Balneario Municipal, donde la acción climática y el paso del tiempo habían producido un notable deterioro en la cruz y en su Cristo. 
Le propusieron a la Delegación Municipal desmontar las cruces con sus respectivas imágenes y proceder a restaurarlas. 
Las otras dos cruces están ubicadas en otros dos caminos de salida, o de llegada, según el sentido en que se transite, de la segunda Colonia Alemana: hacia Coronel Suárez y hacia Santa María, a la vera de la Avenida Alemanes del Volga.
Consultados, Tristán y Victoria coincidieron en afirmar que “esto fue una iniciativa propia a partir de ver las cruces, de saber el valor que tienen para toda la comunidad, como espacio público y monumento religioso. Dentro de lo que nosotros hacemos, la arquitectura, la restauración en madera, muebles, surgió la idea de hacer este trabajo en el marco de la Kerb”.
Sobre la importancia de las tres Cruces Rogativas indicaron que “estas cruces están en los caminos de entrada y salida de la Colonia. En los tres Pueblos Alemanes están estas cruces, marcando los límites de cada localidad. Son las que despiden y dan la bienvenida a cada uno que llega y se va de la Colonia. Pero también son cruces que tienen mucha importancia, porque se hacían hacia ellas y se siguen haciendo las procesiones para rogar y pedir por las cosechas. Es decir con un valor ritual, vinculado a la actividad agropecuaria. Pero también, en la cotidianeidad de mucha gente, estas cruces están presentes y hacia ellas concurre la gente a rezar, de manera particular. De hecho se observa que suele haber siempre flores frescas al pie de cada cruz, que la gente va poniendo”.
Explicaron ambos entrevistados que “son tres cruces distintas, con tres Cristos distintos y estados diferentes de conservación, porque se les prestó más o menos atención, y también por cuestiones climáticas”.
Esta restauración se terminará para el 8 de mayo, cuando tenga lugar la Kerb de Pueblo San José. Además de la reparación que se realiza en el taller de Tristán y Victoria, la Delegación Municipal está participando para mejorar el espacio en el que están ubicadas, para poner en valor cada uno de estos lugares.

martes, 26 de abril de 2016

Historia de un héroe anónimo de la guerra ruso japonesa

Nadie sabe si es así. Nadie lo conoce tan profundamente como para afirmar que lo que cuenta es verdad. No es que no le crean pero dudan, siempre dudan, cuando el anciano habla a sus nietos sobre las hazañas que llevó a cabo vistiendo el uniforme de soldado del zar, peleando una guerra lejana de las colonias, de la Argentina, del Volga, y de la historia misma. Les parece poco creíble que el abuelo, su abuelo, ese hombre bueno y tierno que regala golosinas, haya podido alguna vez empuñar un arma y llegado a matar a un ser humano. Él, sobre todo él, que es tan dulce y que no le hace mal a nadie, ni siquiera a un animal.
El anciano insiste. Cuenta una y otra vez, apasionadamente, a veces llorando, otras con angustia, otras arrepentido, otras horrorizado, las mismas anécdotas: los rusos peleando con los japoneses, en una guerra que llama ruso-japonesa. Da vívidos detalles, describe campos de batalla, muertes de amigos en sus brazos, rostros desolados por el hambre y corazones destrozados por las matanzas. Pero nadie le sabe si creerle o no. Todo es demasiado fantástico, demasiado increíble para ser cierto en este tiempo de paz, aquí en la tranquilidad de las colonias.
Las fechas y la edad del abuelo parecen darle la razón pero eso no es certeza de nada. además es imposible imaginar a ese anciano sentado frente a ellos, enjuto y viejo, tembloroso y lleno de miedos, vestido con uniforme militar y combatiendo a muerte. No. El abuelo está viejo. El abuelo imagina historias, inventa relatos para entretener a los nietos y darse importancia. Su mente desvaría. Es la vejez –opinan los padres- que tampoco nunca escucharon hablar de esa supuesta guerra, porque nacieron en la Argentina.
Trascurre el tiempo. Pasan los meses y los años. Y el anciano continúa contando las mismas historias a quién quiera escucharlo, que cada vez son menos, porque ya están cansados de oír los mismos cuentos. El anciano, entre relato y relato, empieza a olvidar detalles, nombres, fechas. Va perdiendo la memoria. Y un día, ¡oh! un día, los nietos descubren con sorpresa inaudita que el abuelo no inventaba ni mentía. Alguien les revela que las historias que cuenta el abuelo son reales, que el abuelo de verdad en su juventud fue soldado del zar y que también, de verdad, es un héroe con medalla y todo. Y los nietos, desesperados, corren a buscar al anciano, olvidado en un geriátrico, pero ya es tarde, demasiado tarde, el abuelo apenas recuerda su nombre: tiene 89 años y padece arteriosclerosis.
Cabizbajos, frustrados, parados frente al abuelo, los nietos se dan cuenta que nunca podrán recuperar las historias que el anciano tantas veces contó y ellos jamás escucharon. Ya es tarde. Por más que se reprochen el no haberlo escuchado o se culpen por no haberlo ignorado, no podrán recuperar nada. El anciano perdió la memoria. Vive otra realidad.
Y es ahí, en ese momento, recién en ese momento tremendo y crucial, en que se dan cuenta que lo que les contó el abuelo tantas pero tantas veces no fueron simples anécdotas de viejo chocho sino historias que le pertenecen a toda la familia, historias que eran su legado de vida, que eran parte de la identidad familiar,  historias que ahora se perdieron para siempre como tantas historias de ancianos de las colonias que no supimos escuchar a tiempo.
Nunca perdamos la oportunidad de escuchar las historias de los abuelos. En ellas viven la memoria de nuestro pasado y nuestra identidad como individuos y como pueblo.

 Referencia histórica:

Varios cientos de alemanes de las aldeas del Volga se vieron obligados a tomar parte de la guerra Ruso-Japonesa (1904-1905), que fue un conflicto surgido de las ambiciones imperialistas rivales de la Rusia Imperial y el Japón en Manchuria y Corea, y que concluyó con la victoria japonesa. Pese a significar un gran trauma, por varias razones -porque las causas de la guerra no eran compartidas, el país no era el suyo, la discriminación- muchos alemanes del Volga se comportaron como héroes y fueron condecorados con honores. Posteriormente, algunos de estos hombres emigraron a la Argentina y se diseminaron en las colonias del país, entre ellas las de Coronel Suárez.

domingo, 24 de abril de 2016

Conrado Asselborn: El buscador de oro del Cabo Vírgenes


Hay hombres que pasan por la vida sin dejar rastros. Son quienes andan despacito, en silencio, que ni siquiera levantan tierra al caminar. Nadie sabe que estuvieron, que pasaron, que existieron. Y quizás son la mayoría, por más que cueste reconocerlo. Pero hay otros, que revolucionan cada espacio, a cada persona que se cruzan, marcando un antes y un después de ese encuentro. Sus vidas se convierten en historias, no pasarán jamás desapercibidos, por mucho que lo intenten. Donde hoy está la casilla, teóricamente vivió el Último buscador de oro del Estrecho de Magallanes, y sus restos están en un viejo cementerio.
 Cerca de allí, su historia es apasionante y más apasionante pensar que vivió muchísimos años como ermitaño y enfrentando las inclemencias más duras que podamos pensar. El "viejo" Asselborn fue tan popular que en la ciudad de Río Gallegos hay una calle que lleva su nombre, como último homenaje a un hijo de Alemanes del Volga, fiel representante del tesón, empeño y fuerza de los suyos... Hoy descansa, luego de entregar su alma al Creador, a escasos kilómetros del su amado mar.
Cabo Vírgenes es el último confín de la parte continental sur de nuestro país. Vecino al Faro Dungeness, es la puerta de entrada al remoto Estrecho de Magallanes, tierra de mitos y leyendas. Aislado lugar, excelente cueva y refugio para un alma ermitaña como la de Conrado Asselborn.
Entrerriano, nieto de un alemán del Volga, duro de carácter y sin el más mínimo sentido del humor. Vivía solo en un ranchito hecho con sus manos. Vivía de cazar zorros con sus trampas, robalos del mar, algún cordero y liebres que cazaba con sus trampas. Los cueros de zorro y alguna pepita de oro que encontraba eran canjeados en algún almacén de ramos generales de Río Gallegos. Había pasado por la Marina, trabajando, cuidando la frontera en el paraje El Zurdo, cerca de Río Turbio, y hasta pasado unos cuantos meses en dos oportunidades en el penal de Ushuaia por callar definitivamente a graciosos que osaron molestarlo. Entre no pocos "problemas en boliches", por haber despachado a su contrincante en un "duelo criollo". Nuevamente liberado, Asselborn decide recluirse en la zona del cabo Vírgenes. Cuarenta y dos años permanecerá Asselborn allí, acompañado por la cruda naturaleza y su propia soledad. "el ermitaño del cabo Vírgenes" o el "último buscador de oro".
Conrado no quería a la gente, pero entre los más detestables a su gusto estaban los periodistas, luego de que uno de ellos publicara una nota sobre su vida que no lo convenció. A unos los recibió a los tiros, por lo que prudentemente se retiraron en búsqueda de otra nota que escribir sin correr riesgo de vida. Por eso Conrado se ganaría la rabia de mucho de los chilenos que viven en el sur de Santa Cruz, ya enemistados con el por broncas antiguas "...siempre fui un tipo corajudo, de ir al frente, ahora estoy más viejo y es más fácil golpearme, siempre tuve problemas con ese tipo de gente". Conrado era un hombre difícil, muy firme de carácter y estricto consigo mismo. Cuando le preguntaron cómo se las arreglaba solo en caso de estar enfermo, solo respondió: "Tengo buena salud. Me curo solo. Yo no doy trabajo a los demás ni lo voy a dar. Cuando la cosa sea muy grave sé lo que tengo que hacer". Y bien que lo supo. En mayo de 1992, ya con más de setenta años y luego de quebrarse un par de costillas en una caída de su techo mientras clavaba una chapa que el viento aflojara, no lo dudó…. Había nacido un 30 de enero de 1916, en el pueblo de Diamante, distrito Palmar, en la provincia de Entre Ríos y deja de ser el Ultimo Buscador de Oro un el 11 de mayo de 1992, a las 15 horas, cuando se puso el cañón de su escopeta dentro de la boca y disparó, espantando a más de un gato y a alguna que otra gaviota, quedando con la cabeza metida dentro del tacho del carbón, junto a la cocina.
Hoy su rancho, los gatos y las gallinas se han vuelto arena, como todo lo que ha vivido en Cabo Vírgenes, que está hecho de tiempo y de ausencias, como todo lo que vive sobre la faz de la tierra.
Su familia postiza lo metió dentro de un cajón, luego de efectuadas las pericias forenses. Fue un funeral lleno de silencio, como corresponde a la partida de un amigo. Fueron tres o cuatro amigos, no más. Hoy yace en el cementerio alemán, que también fue el producto de un naufragio. “Por las noches me duermo con el ruido del mar”, solía comentar Conrado, haciendo alusión a la magia que allí habita...

Así vivían nuestros abuelos, los alemanes del Volga

Vivíamos en una casa de adobe muy precaria. Cuando soplaba viento fuerte nos metíamos debajo de la mesa y de las camas del miedo que teníamos de que se volara el techo. Las chapas hacían un ruido terrible. Pasamos muchas madrugadas temblando de pánico. Éramos tan pobres que tengo que confesar que pasamos frío y hambre. Comíamos pan casero untado con grasa espolvoreada con azúcar, cuando había azúcar y sino así no más. Varias noches vi llorar a mi madre en silencio mientras veía como sus hijos nos repartíamos la poca comida que había para cenar. A veces, muchas veces, no alcanzaba para llenar la panza de todos. Mamá y papá se quedaron muchas noches sin cenar. Nunca voy a olvidar sus miradas tristes y sus ojos llenos de lágrimas, sufriendo de hambre, de dolor y de impotencia por no poder darnos una niñez mejor. Mi pobre padre trabajaba todo el día en un campo cerca de la colonia pero lo que le pagaban no alcanzaba para alimentarnos y vestirnos a todos: mamá, papá y diez hijos. Además, los ricos de la colonia tampoco eran tan generosos como para pagar un sueldo acorde a lo que papá laburaba. A veces, nos ayudaban los vecinos, con lo que les sobraba, que tampoco era tanto. Llegaban con fuentes de guiso, sopa, chorizos o pedazos de carne de alguna carneada. Esos días eran de fiesta para nosotros. Comíamos hasta reventar.
La ropa pasaba de un hermano a otro y hasta que llegaba a mí, los pantalones lucían grandes remiendos y las alpargatas enormes agujeros tapados con cartón. En invierno pasamos frío. Jamás tuvimos suficiente leña. Nunca pudieron comprarme un saco. Y de noche, en la cama, nos abrigábamos con mantas que mamá cocía con tela de bolsas de arpillera. Los colchones estaban rellenos de lana de oveja y otros, simplemente de paja de trigo. Los varones dormíamos en una sola cama y las mujeres en otra. Nos dábamos calor unos a otros. Tampoco había demasiado lugar. La casa era pequeña. Una cocina y dos ambientes. El lujo no existía. Una cocina a leña para cocinar y calentar el ambiente cuando sobraba leña, una mesa de madera grande, unas cuantas sillas, un mueble fabricado por papá para guardar los enseres de cocina y apenas una o dos chucherías más. Del techo colgaba una lámpara a kerosén para alumbrar las oscuras noches de invierno.
Sufrí mucho y, sin embargo, recuerdo mi infancia con cariño. Siento nostalgia al hablar de ella. Añoro aquellos años en que la vida era simple y en que éramos felices con poco o casi nada. Recuerdo que recibir un plato de comida de un vecino de algo que no comíamos hacía tiempo, se transformaba en una fiesta. Valorábamos mucho todo. Sabíamos que todo costaba mucho sacrificio. Las cosas no caían del cielo. Había que trabajar y esforzarse para tenerlo. Y había que hacerlo desde muy niño. Yo empecé a trabajar en el campo a los ocho años. Ayudaba a mi padre en todo lo que podía. Terminaba cansado. Destrozado. Pero no me quejaba porque sabía que ese era mi deber y eso era lo que se esperaba de mí. 

Mehlsuppe (Sopa de harina) (Text in Deutsch und Spanisch -Texto en alemán y español)

Por Katharina J. Hermann

Ingredientes:
5 cucharadas de harina
50 grs. de mantequilla o margarina
1 cebolla en tiras
1 litro de caldo
100 grs. de queso

Preparación:
Asar las 5 cucharadas de harina sobre fuego alto hasta que se vuelva marrón. Dejar enfriar un poco y agregar 50 grs. de mantequilla o margarina. Añadir 1 cebolla y 1 litro de caldo de carne. Hervir. Reducir el fuego y cocinar alrededor de 1 hora a fuego lento, revolviendo. Rallar 100 grs. de queso.
Para servir: espolvorear queso según su deseo o poner en la mesa por separado.

..........................................................................

Mehlsuppe

Zutaten:
5 EL  Mehl 
50g  Butter oder Margarine 
1 Zwiebel(n), in Streifen 
1 Liter  Fleischbrühe, (Fleischbouillon) 
100g  Käse

Zubereitung:
5 Esslöffel Mehl unter Rühren bei starker Hitze im braun rösten, leicht abkühlen. 50 g Butter oder Margarine beigeben.1 Zwiebel hinzugeben und ca. 2 min. dämpfen.1 Liter Fleischbrühe dazugießen, unter Rühren aufkochen, Hitze reduzieren, ca. 1 Std. köcheln und ab und zu rühren. 100 g Käse reiben.
Servieren: Käse nach Lust und Laune darüber streuen oder separat dazu servieren.

sábado, 23 de abril de 2016

Fiesta Kerb en Pueblo San José: todos los actos y eventos para celebrar esta conmemoración tradicional


Los actos centrales tendrán lugar el domingo 8 de mayo a partir de las 10 hs. con la celebración de la santa misa, para luego, a las 11 hs. en el Club Independiente, desarrollarse el acto oficial con la entrega de distinciones a los abuelos de mayor edad y estudiantes con mejores promedios. El desfile cívico institucional se llevará a cabo sobre la Avda. Fundador Eduardo Casey a partir de las 14:30 hs.

El Intendente Municipal de Coronel Suárez Roberto Palacio junto al Delegado Municipal de Pueblo San José Diego Schneider invitan a todos los vecinos del Distrito a participar de los actos centrales en conmemoración de la Fiesta Patronal de la segunda Colonia Alemana el domingo 8 de mayo, a partir de las 10 hs., con la celebración de la santa misa; luego a las 11 hs. en el Club Independiente tendrán lugar las palabras alusivas, entrega de distinciones a abuelos de mayor edad y a los estudiantes con mejores promedios.
En la oportunidad también se realizarán anuncios respecto a la restauración de las cruces rogativas y de los trabajos que se llevan a cabo en el espacio verde Kinder Platz, así como del monumento a la Solidaridad “Herman Perk”. 
Luego, a las 14:30 hs., sobre la Avenida Fundador Eduardo Casey, tendrá lugar el desfile cívico institucional. 
Se adjunta a continuación el cronograma de actividades previsto para ésta Fiesta Patronal:
Kerb 2016 Pueblo San José – Patronadfest
Organizado por las fuerzas vivas de la comunidad conjuntamente con la Delegación Municipal.
Domingo 1° de Mayo: 
Procesión con la imagen del Santo Patrono por las calles del pueblo, luego celebración de la Santa Misa.
Sábado 7 de Mayo:
13.30 hs.: Juegos para los niños de la comunidad en la Plaza Sergio Denis.
Organiza: Delegación y Dirección de Deportes Municipal. 
15.00 hs.: Recorrido turístico por el pueblo. Organiza: Dirección de Turismo Municipal.
20.00 hs.: Tertulia bailable en el Gigante de Independiente. Ameniza: grupo “Ilumina” de Bahía Blanca.
Domingo 8 de Mayo:
10.00 hs.: Celebración de la Santa Misa. Rendición de honores a la memoria de Eduardo Casey con una ofrenda floral en el monumento ubicado frente al Templo Parroquial
11.00 hs.: Acto oficial en el Club Independiente. Palabras alusivas, entrega de distinciones a abuelos de mayor edad y mejores promedios. Anuncios respecto a la restauración de las cruces rogativas y de los trabajos que se realizan en el espacio verde Kinder Platz, así como del monumento a la Solidaridad “Herman Perk”. Participación especial de la Banda Municipal de Música “Bartolomé Meier”. Organiza: Delegación Municipal de pueblo San José.
12.30 hs.: Refrigerio para autoridades en el Buffet del Rojo.
14.30 hs.: Desfile cívico institucional sobre la Avenida Fundador Eduardo Casey. Organiza: Delegación Municipal e instituciones de pueblo San José. 
Luego del desfile sobre Av. Fundador Eduardo Casey: Kermesse organizada por instituciones de la segunda colonia alemana en el Salón del Club Germano Argentino. 
Stands sobre Av. Fundador Eduardo Casey.
La Escuela Nº 3 “Remedios de Escalada de San Martín” abre sus puertas a la comunidad con exposición de artesanías y ventas de tortas.
La Escuela Parroquial San José abre sus puertas con muestra de artesanos, venta de Kreppel, tortas, café, golosinas, gaseosas y exposiciones varias.
19.00 hs. Cierre de Kerb: Tertulia familiar en Club Germano Argentino, con la actuación especial de “Fabián, su grupo y la voz de Silvina”. Entrada accesible. Servicio de cantina a cargo de Equinoterapia de Pueblo San José.

viernes, 22 de abril de 2016

¡Hoy superamos las 700.000 visitas! Muchas gracias por visitar Periódico Cultural Hilando Recuerdos y participar en el rescate y la difusión de la historia, cultura y tradiciones de los alemanes del Volga

Hoy celebramos un nuevo récord: 700.000 lectores visitaron el blog de Periódico Cultural Hilando Recuerdos. Un sueño que cumplimos entre todos: rescatar y revalorizar la historia, cultura y tradiciones de nuestros queridos abuelos alemanes del Volga.
¡Muchas gracias por visitar este espacio y leer y compartir mis obras!

Un grupo de teatro de Pueblo Santa María prepara la puesta en escena del clásico de García Lorca “La casa de Bernarda Alba”


Se trata de un grupo conformado en su totalidad por mujeres, que hacían teatro hace unos años y que han vuelto a encontrarse retomando esta pasión que las reunía.

Alicia Schneider, una de las integrantes del grupo, dijo a La Nueva Radio Suárez que están preparando la presentación de “La casa de Bernarda Alba”. 
Anticipó que “estamos trabajando, haciendo los ensayos, tratando de llevar a cabo el proyecto. Somos un grupo que estaba funcionando hace 10 años y por una cuestión de edades, de ocupaciones, muchas chicas se habían ido a estudiar. Hoy nos volvimos a encontrar y se generó el proyecto de presentar esta obra, y por eso estamos trabajando”. 
La integrante del grupo dijo que “pero esto es algo muy reciente. La idea es para mediados de julio presentarla. Esto es como un cable a tierra, nos juntamos, la pasamos bien. Decidimos hacer ‘La casa de Bernarda Alba’ porque somos un grupo de teatro de puras mujeres y esta obra lo permite. Nos dirigimos un poco entre todas, son simplemente muchas ganas de hacer esto, tratando todas de colaborar con todo. Gracias a Dios cuando hemos llevado algo a cabo lo hemos logrado de manera satisfactoria. Pueblo Santa María es un pueblo de gente teatrera, así que la pasamos siempre bien, se logra mucha convocatoria, que además siempre es con un fin. En este caso presentaremos la obra para el Salón Parroquial que se está restaurando. El día que la presentemos será para colaborar con esta comisión”.

Plaza "Sergio Denis", en Pueblo San José







lunes, 18 de abril de 2016

Homenaje a Néstor Duckwen, un hombre al servicio de la comunidad


Fue el sábado durante el acto protocolar por el aniversario del Pueblo San José. Su hijo Ezequiel recordó con gran emoción la figura de su padre. Justamente el acto se llevó frente al Maiboun ubicado sobre la Avenida Alemanes del Volga.

El día pleno de sol con agradable temperatura fue convocante para la reunión de vecinos del Pueblo San José, junto a las autoridades e instituciones quienes se dieron cita frente a la sede del Club Independiente hacia una vereda y en medio de la plazoleta central de la Avenida Alemanes del Volga el Maiboun que se levantó precisamente a través de la iniciativa de Néstor Duckwen.
El Maiboun es una referencia de gran significación procedente de las costumbre de Alemania por lo cual instalado en ese lugar es un símbolo de confraternidad entre los pueblos por lo cual el conductor de la ceremonia dejó clarificado sus fundamentos al comenzarse con el homenaje a Néstor Duckwen fallecido recientemente en el mes de enero último, integrante de una familia tradicional arraigada por raíces y por historia a Pueblo San José. 
Fue su hijo Ezequiel quien agradeció el reconocimiento con emocionadas palabras, recordando que su padre siempre adoptó una postura al servicio de la comunidad, rescatando aquellos valores que forman parte de las tradiciones y las costumbres de los antepasados.
De los mejores recuerdos de Néstor, fue hombre comprometido con su Pueblo y su gente, siguiendo una línea familiar, siempre con fe y optimismo a pesar de las limitaciones que le planteaba su salud, fue demostrativo de esa vocación de servicio que lo tuvo siempre como protagonista en las fechas claves que marcaban el camino del progreso del Pueblo San José, fue un digno vecino representativo y hoy sus descendientes llevan con orgullo un apellido que forma parte de los intereses populares de la población.
Luego de las palabras de agradecimiento de Ezequiel, su esposa, hijos, nietos y demás familiares recibieron la placa recordatoria en el acto oficial por un nuevo aniversario del Pueblo San José.

Pueblo San José celebró su 129º aniversario


Misa en acción de gracias y acto protocolar con la activa participación de los vecinos. Fueron distinguidos la Asociación Descendientes Alemanes del Volga y la Biblioteca Sankt Joseph’s.
El Intendente Roberto Palacio valoró el permanente homenaje a los antepasados para mirar el futuro con gran expectativa por el devenir.
El Delegado Municipal Diego Schneider logró una masiva presencia de vecinos que se concentraron sobre la explanada del Club Independiente del Pueblo San José.
La Banda Municipal Bartolomé Meier interpretó los Himnos Nacionales de Argentina y Alemania, el Himno de Pueblo San José y cerró junto a los chicos del Jardín Parroquial con el Feliz Cumpleaños.

El sábado pasado se llevó a cabo el acto protocolar celebrando el 129º aniversario de la fundación del Pueblo San José, bajo la organización de la Delegación Municipal que conduce Diego Schneider, para lo cual el Intendente Municipal Roberto Palacio, miembros de su Gabinete, Concejales y referentes de las instituciones de aquella comunidad participaron inicialmente de una misa en acción de gracias en la Parroquia San José Obrero del Pueblo San José.
Tras la misa las autoridades se concentraron frente a la sede del Club Independiente para cumplir con la ceremonia, en la cual hizo uso de la palabra el Intendente Roberto Palacio y entregarse dos distinciones para la Asociación Descendientes de Alemanes del Volga, que acaba de cumplir sus 40 años de vida institucional, por lo cual la Comisión Directiva presidida por Juan Hippener recibió el reconocimiento por el aporte cultural y defensor permanente de las tradiciones del Pueblo San José.
Lo propio ocurrió con la Biblioteca Sankt Joseph’s, un organismo que nació por iniciativa privada de un grupo de dirigentes de la comunidad que siguen sosteniendo este espacio dedicado a la cultura y la promoción de la lectura.
Sobre la Asociación Descendientes de Alemanes del Volga se hizo referencia a la reciente fiesta de hace pocos días atrás donde se puso de manifiesto la importancia de su vigencia y lo propio ocurrió con la Biblioteca recordándose sus inicios a partir de aquella organización que se denominó Konie 2000 que tuvo la iniciativa y que hoy son continuadores un grupo de interesados por su sostenimiento y vigencia al servicio de la cultura popular.
Hubo un homenaje a Néstor Duckwen recientemente fallecido en el mes de enero, los concejales del Movimiento para la Victoria Oscar Durand y Fabián Maier entregaron al Delegado Municipal Diego Schneider el decreto de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires declarando el aniversario del Pueblo San José de interés legislativo.
El Intendente Municipal acompañado del Secretario de Gobierno Guillermo Sol y del Delegado Municipal Diego Schneider, Delegados Municipales, otros funcionarios del Gabinete Municipal, concejales de los distintos bloques políticos del cuerpo brindo el mensaje central en el acto que contó con numeroso público asistente, estuvo a cargo del Intendente Palacio.
El Jefe Comunal resaltó que Pueblo San José es una gran comunidad, por su gente, por sus costumbres, el trabajo de las instituciones, la vocación siempre puesta al servicio de recuperar sus tradiciones, enfatizando en la necesidad de valorar todo lo fuera impulsado y concretado por los antepasados que nos permitirán mirar el futuro con gran expectativa y valoración.
Palacio, funcionarios y concejales entregaron los reconocimientos y la entrega de los premios del Concurso de Jardines y Patios que se organizó por primera vez recientemente.
Al final del acto y tras la desconcentración del público y despedida formal de las banderas que presidieron la concentración se sirvió un café con repostería alemana mientras la banda se despedía con marchas populares.

domingo, 17 de abril de 2016

No dejemos de utilizar el dialecto

No calles tu voz. Di tu opinión. No dejes morir en el corazón la sabiduría de tu palabra. Pero dila en alemán. Haz un esfuerzo. Sé que puedes hacerlo. Y que sabes hacerlo. Verás que será una manera simple y sencilla de rendirle homenaje a tus padres, a tus abuelos, a tus ancestros. Aún estás a tiempo; no dejes pasar la oportunidad. Porque algún día, cuando ya sea muy tarde de aprender la lengua de tus antepasados, te arrepentirás de no haberlo hecho.
No importa cómo pronuncies tu discurso; lo importante es que te oigan, que vean que no tienes vergüenza de decir palabras en alemán; para que otros te imiten, para que otros se atrevan; para que seamos más y nuestra lucha cotidiana valga la pena.
Atrévete. Rompe las cadenas de la vergüenza. Destruye el candado que te pusieron en la boca las personas que siempre tienen algo que decir y criticar. Asume tu rol en el que te puso la historia y sé protagonista del cambio. No permitas que los años se lleven tu herencia: no dejes que el paso de los días sepulten tus tradiciones y costumbres y que el olvido te quite la oportunidad de comunicarte en la lengua de tus ancestros.
Ten conciencia que esa lengua que casi nunca tienes en cuenta y que a veces hasta desvalorizas y desprecias, lleva en sus sílabas la voz de miles de almas que la utilizaron antes que tú. Que esa lengua lleva el sello de una estirpe de hombres y mujeres que grabaron sus nombres en la historia y que su pasado se remonta allá lejos, en los siglos lejanos, en que tuvieron lugar las grandes epopeyas que marcaron a la humanidad y la hicieron trascender y progresar en el tiempo y el espacio.
Por eso, piensa bien lo que haces. No pierdas tiempo. No dejes pasar la oportunidad y aprende la lengua de tus ancestros, hoy que todavía sobrevive en la voz de personas que aún la hablan cotidianamente en las colonias. 

viernes, 15 de abril de 2016

15 de abril: Día del Alemán del Volga

Un merecido homenaje a nuestros ancestros. A todos los antepasados que, con trabajo, sacrificio, esfuerzo, coraje, fe en Dios, en el futuro y en el progreso, hicieron de esta Argentina un país mejor para ellos y sus descendientes, fundando localidades, aportando trabajo, ejemplos de vida, educación, cultura, tradiciones. Nunca nos olvidemos de recordarlos y rendirles homenaje.

Un día como hoy pero del año 1975 por primera vez se celebró una reunión en la ciudad de Crespo, para formar una Comisión de Descendientes de Alemanes del Volga, donde fue electo presidente el señor Víctor Pedro Popp. El objetivo de la Asociación fue la de congregar a todos los descendiente de Alemanes del Volga del país, para mantener viva la tradición y costumbres de padres y abuelos. Y esa fecha fue elegida para conmemorar el “Día del Alemán del Volga”.

Pueblo Santa María ya prepara la Strudelfest 2017


Reunión de las instituciones.

Esta semana se llevó a cabo en el Pueblo Santa María una primera reunión tendiente a elaborar las bases para la Strudelfest del año que viene, a partir de la experiencia registrada recientemente y que fue un éxito, superando todas las expectativas de los organizadores.
Desde Pueblo Santa María se informó que “ nos reunimos para trabajar ya en lo que será la próxima edición de la Strudelfest 2017, participó gente de todas las instituciones aportando sugerencias e ideas nuevas para ir mejorando cada año esta exitosa fiesta; y como no podía faltar la comida alemana culminamos la reunión con unos exquisitos Wickel Nudel”.
Se pasó revista a la primera experiencia, se coincidió en la necesidad de un trabajo coordinado entre todos, sacando la conveniencia de trabajar en el mismo sentido, analizando los imprevistos y otros detalles que sobresalieron de la edición de este año, que registró un gran impacto no solo en Santa María y Coronel Suárez, sino que se transformó en una fiesta regional, ya que la convocatoria fue tan amplia que superó todas las posibilidades.

Se viene la gran cena y baile aniversario de Pueblo Santa María


Sábado 14 de mayo en el Polideportivo de El Progreso.

La Unión Padres de Familia de la Escuela Parroquial Santa María informa que se encuentran a la venta las tarjetas para la cena y baile del 129º aniversario del Pueblo Santa María, a realizarse en el Polideportivo del Club El Progreso el sábado 14 de mayo. 
El valor de las mismas es $250 los mayores y $200 los menores de 10 años.
El menú es el tradicional, carne con papas al horno, ensaladas, Füllsen, vinos, gaseosas y postre helado, luego el brindis con la torta aniversario.
Ameniza el grupo “Revelación”.
Las tarjetas se pueden adquirir ante los integrantes de la Comisión de la Unión Padres de Familia, en la escuela o llamando al teléfono 494088 en horario escolar, o al 02926 15 464150. O bien en Coronel Suárez en Graff Schwerdt. El salón estará calefaccionado.

jueves, 14 de abril de 2016

Mamá, ¿Me haces tortitas?

Por Sergio Scheffer

De chico cuando muchos chicos tomaban la chocolatada con galletitas, alfajor o torta, yo siempre tenía algo que no veía en ningún lado, que era que mi mamá preparaba "tortitas".
Que misterio, de donde había salido esa extraña receta con la que mis hermanas y quien tuviera la suerte de ser invitado a casa para esa hora, nos deleitábamos durante muchas tardes mirando algún dibujito.
Tiempo después la curiosidad, la vocación y un poco del destino, me llevaron a conocer la apasionante historia de mi familia y de todas las familias que se conoce como la corriente de alemanes del Volga.
Hoy mi madre recibió su segundo libro de algunas historias de sus pagos, esos que trajo incorporado desde su nacimiento en Chaco hasta su querida Rosario... y la magia una vez más vuelve a nacer, los aires rusoalemanes de gringos esperando el grito de la madre que grita "a tomar la lecheeeeeeee" vuelven a aparecer y el horno se enciende una vez más para en este caso preparar una vez más mis queridas tortitas... o Kreppel, como corresponde llamarlas.

La comunidad de Pueblo Santa María rescató y restauró la sede cultural Juan Peter


La Comisión del salón parroquial Juan Peter, en Pueblo Santa María, está organizando para el domingo 24 de abril una gran tallarinada a beneficio, para seguir con la realización de las obras de recuperación de este emblemático lugar.

Consultados dos integrantes de la Comisión, René Beier y Oscar Baumgaertner, dijeron a La Nueva Radio Suárez que “el día 24, a las 12:30 horas, vamos a realizar un almuerzo a total beneficio de las obras que estamos ejecutando. Esto nos representa mucho trabajo, pero los frutos son buenos también, porque como estamos mostrando a través de las fotos que estamos publicando en Facebook el salón está quedando muy bien”.
Será un almuerzo para alrededor de 150 personas, las tarjetas se ponen a la venta en el día de hoy y ya hay muchas comprometidas por la gente que habitualmente colabora y que quiere ver el salón recuperado.
En ese salón, que tiene cerca de 100 años de su construcción, funcionó hace muchos años una línea de la empresa Gatic, que realizó obras de mejora y mantenimiento para el lugar. Pero después el lugar fue alquilado a un microemprendimiento de calzado, que no terminó bien, y al momento de recuperar el edificio el mismo se encontraba en muy mal estado. 
Por eso el esfuerzo de la Comisión, con el acompañamiento de la comunidad, para recuperar el lugar como espacio disponible para la población.
Los integrantes de la Comisión, consultados sobre las obras y mejoras que se están haciendo, indicaron que “lo que estamos haciendo, con todo lo que venimos juntando de dinero, es para el interior del salón. Se compró una cocina industrial, también ocho tablones, y vamos a agregar algunos más. Estamos con la pintura del interior del salón, queremos arreglar parte del cielorraso, que tiene algunos sectores en claro, producto de que alguna vez se quemó. Después queremos también mejorar el frente, todo lo que es la fachada, pintarla y ver qué hacemos con la parte del alambre olímpico, si ahí ponemos rejas. Primero queremos terminar todo el interior para que quede bien y se pueda utilizar”.
Quien sigue en la distancia el desarrollo de todas estas obras, con el corazón puesto en Santa María, es el Padre Antonio Vedellini, que muy seguido se comunica telefónicamente con los miembros de la Comisión del salón parroquial para preguntar cómo va todo, añorando a la comunidad donde cumplió su última tarea sacerdotal y que tiene para él un recuerdo entrañable.