T

T

domingo, 31 de julio de 2016

Mi pueblo querido

Recorrí la colonia soñando sueños que un día soñé y con los años fui perdiendo por las calles de la vida, como un enamorado que regresa a su primer amor con las manos vacías y el corazón destrozado, para descubrir que ella es feliz y yo sigo estando solo, buscando mi destino.
Vi las viviendas en dónde otrora vivían los Schroh, los Schwerdt, los Schwab, los Denk… Recordé con melancolía las casas que ya no están. Lloré los seres queridos y amigos que murieron y los que me ven pasar y no me recuerdan.
Los años no transcurrieron en vano –dice Conrado Suppes, amigo de mi infancia. La colonia ya no es la misma como no es la misma la gente que vive en ella. Tampoco las costumbres y las tradiciones son las mismas. Ya no están el horno de barro ni la cocina a leña; no existen el patio grande ni la huerta; ni los carros tirados por caballos; ni el lechero, ni el panadero, ni el carnicero recorriendo las calles con sus pregones. ¡Tampoco están las hermanas religiosas! Los cuartos de las monjas están vacíos: nadie murmura plegarias ni hace penitencias. La casa parroquial huele a soledad y olvido. La congregación dejó a Jesucristo clavado en la pared, esperando una espera inútil: las vocaciones religiosas no alcanzan para estar presente en tanto pueblo alemán del Volga fundado en la vasta  tierra Argentina.
Y yo sigo recorriendo la colonia buscando a ese niño que un día fui. A ese niño que aprendió a ser hombre a una edad muy temprana. A ese niño que vivió una infancia ingenua y humilde, es cierto, pero sumamente feliz. A ese niño que jamás olvidó a su querida colonia y a su gente, su amada gente que hoy regresó a buscar para volver a sus raíces.

jueves, 28 de julio de 2016

Amanecer en la colonia rubia

Los pájaros trinan en el amanecer, surcando el cielo de la colonia rubia. Se escucha el pregón del lechero, carnicero, panadero… Las voces de las amas de casa que salen a la vereda a realizar su compra diaria. La algarabía de los niños conversando en alemán. Los ruidos melodiosos que salen de la herrería, carpintería… El silencioso parlotear de la tijera del sastre y el habla cansino del martillo del zapatero.
El sacristán echa a volar las campanas de la torre de la iglesia llamando a misa. El sacerdote se apresta en la sacristía. Los monaguillos preparan sus enseres.  Las velas del altar arden. Doña Agüeda reza el rosario sentada en el primer banco, junto a Doña Ana, ataviadas de negro, las cabezas cubiertas con un pañuelo del mismo color, y las miradas fijas en Jesucristo.
En el campo, los hombres labran la tierra bajo un cielo estrellado de gaviotas. Abren surcos en la tierra virgen para sembrar trigo. El trigo que florecerá en espigas de harina, pan y hostias.
Y en la inmensidad, los ojos de Dios velando a su pueblo: inmigrantes peregrinos que llegaron de allende el Volga para hacer fructificar el suelo argentino.

Una excelente noticia: comienzan a dictarse clases de alemán en Pueblo Santa María

El Taller de Alemán comienza el 3 de agosto y las clases se dictarán todos los miércoles de 17.30 a 19.30hs. Para conocer mayores detalles acercarse a las instalaciones del Centro Cultural de la localidad, ubicado en Avda. 11 de Mayo 1263 o comunicarse al teléfono 02926 494196.

miércoles, 27 de julio de 2016

Los pueblos alemanes del Volga en el pasado

Los pueblos alemanes, en otros tiempos, otros días, otras horas, allá lejos en la historia, eran localidades totalmente diferentes. Con otras tradiciones. Otras costumbres. Las personas vestían y vivían de otra manera. La existencia se desarrollaba apacible y tranquila. Por las calles de tierra trajinaban su pregón el vendedor de pan, carne, verduras, frutas y otros productos domésticos, cada uno con su carro característico: el carro lechero, carnicero, verdulero, etc. Se conversaba en alemán a toda hora y en todo momento. En los hogares, en la escuela, en la iglesia, en las calles... Para comprar; para vender; para celebrar; para reír contando un chiste; para llorar relatando un recuerdo; siempre se recurría a la lengua alemana. No había otra; no se precisaba ni era necesario.
Sí, eran pueblos diferentes. Pueblos en los que la familia se reunía en torno a la mesa después de la cena a compartir relatos de trabajos que habían realizado durante la jornada, para después rezar en comunión y unidad; o cantar canciones tradicionales al ritmo del acordeón; saborear Kreppel; en fin, vivir la vida con sencillez y profundidad, disfrutando de cada momento. Sin tanto lujo, tanto consumismo, sin pretender tener más que el vecino, sin tantos utensilios innecesarios que sólo llenan el hogar de artefactos eléctricos y lujo material pero lo vacían de lo esencial: la solidaridad.

lunes, 25 de julio de 2016

El tiempo de la niñez en época de nuestros abuelos

Por Padre Brendel

“El tiempo de la niñez en las colonias era una época dichosa para nosotros. Vivíamos en un universo que no estaba afectado por ningún tipo de problemas ni inquietudes. Los niños nunca nos enterábamos de nada. Los mayores, tanto padres como abuelos, mantenían todas las dificultades  que aquejaban a la familia en secreto y conversaban buscando las soluciones de los mismos, cuando estaban solos. Recién mucho más tarde nos explicamos los niños de ayer, por qué, después de una reunión secreta salía nuestra madre secándose alguna lagrimilla: es que allí se había discutido un procedimiento, una influencia, o un método, como quizás también se había corregido un error. Ellos tenían su mundo y nosotros el nuestro. De la misma manera, ellos poseían su trabajo y nosotros teníamos nuestros juegos. Algunos muy ancestrales, que heredábamos de generación en generación, como los Koser, die Loftipier, die Fohreiter, por citar tres de los más populares, y otros que inventábamos imitando las tareas rurales que desarrollaban nuestros padres en el campo.
La niñez, como pude comprobar por propia experiencia, era totalmente feliz. No había ambiciones de cosas imposibles, ni sueños irrealizables. Los juguetes como hoy se conciben, eran muy raros en esa época, lo que no quiere decir que los niños no tuvieran los suyos, fabricándoselos, y su tema siempre eran o máquinas de trillar o de segar, o carros de diversos tamaños... pero siempre "made in home" industria doméstica”.

jueves, 21 de julio de 2016

Todo esto en este libro...

Los aromas de nuestro hogar,
el calor de la cocina a leña,
el sabor entrañable de los Kreppel,
los chorizos caseros de la carneada,
el amor inconmensurable de mamá,
la sabiduría infalible del abuelo,
los amigos de la infancia,
los patios inmensos con huertas,
vacas lecheras para ordeñar,
el Nuschnick, allá lejos, en el fondo,
bien lejos de la casa…
y la colonia, la hermosa colonia,
y su gente, su bella gente,
el dialecto alemán,
las tradiciones,
las costumbres,
la fe en Dios…
y la familia,
siempre la familia,
el sostén de nuestra existencia.
¡Todo esto en este libro!
“Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga”.
¡No se lo pierda!

La anciana hila que te hila en la rueca, recuerda su aldea natal

Hila que te hila
su vellón de lana,
en la rueca
la anciana.

Hila que te hila,
los recuerdos van,
los recuerdos vienen,
en su memoria.

Hila que te hila,
surca el mar,
llora el adiós,
deja el hogar.

Hila que te hila,
llega a la Argentina
desolada y triste,
y sin embargo no se detiene.

Hila que te hila
su vellón de lana,
en la rueca
la anciana.

Mientras llora su ayer,
su aldea natal,
que dejó allá lejos,
allende el mar.

Se viene la XV Fiesta de la Carneada


Gran acontecimiento tradicional el sábado 13 de agosto, en Pueblo San José, Coronel Suárez, Provincia de Buenos Aires. Menú típico: entrada morcilla blanca, morcilla negra, queso, salame, jamón, más una ensalada rusa. Luego se sirve chorizo hervido con ensalada, carne de vaca al horno con papas, Füllsen y finalmente se la carne de cerdo. Postre, bebidas y servicio de cantina.

Hugo Schwab, integrante de la Asociación Alemanes del Volga, recordó que estas particulares fiestas, que celebran una de las actividades más tradicionales de los alemanes del Volga para la época invernal, que era faenar cerdos para realizar las codiciadas facturas, se inició en el año 2000.
 “Las tarjetas han salido a la venta recién ahora, pero ya anticipadas teníamos cerca de 10 mesas vendidas. Están a la venta 600 entradas más 50 más que son prensa e invitados especiales. Será el 13 de agosto, con el Grupo Astral. Ya Juan Hippener y su gente tiene todo elaborado, lo que son los salames y los jamones para el evento. Los salames y los chorizos fueron hechos hace un mes, los jamones crudos vienen de la carneada del año pasado. En la misma semana de la fiesta, dos días antes de la fecha, se hace lo que es la morcilla blanca, morcilla negra y queso de chancho”, explicó Hugo Schwab.
¿Cómo hacen el cálculo?, considerando que es superlativo lo que se come siempre en esta fiesta, y en este sentido dijo que “hay un promedio de un kilo por persona, contando todo. Hay gente que come el kilo, hay gente que no y hay quienes superan esa cantidad. El plato de entrada es morcilla blanca, morcilla negra, queso, salame, jamón, más una ensalada rusa. Luego se sirve chorizo hervido con ensalada, carne de vaca al horno con papas, y finalmente se sirve la carne de cerdo con papas. A esto hay que sumarle el helado de postre”.
Para esta fiesta viene mucha gente de toda la zona, que sabe del evento y encarga con anticipación las tarjetas.
Será, nuevamente, un gran acontecimiento para celebrar una antigua tradición de los alemanes del Volga, que está muy arraigada en la memoria de la mayoría. (Para más información comunicarse con Hugo Schwab 02926 404899 - Juan Hippener 2923 697540).

Organiza un té con tortas el Taller Protegido de Pueblo Santa María


Preparando el té con tortas para el domingo y detalles de exitosas actividades desarrolladas por esta entidad que tanto trabaja por la comunidad.

Zully Kippes, la Presidente de la Comisión Directiva del Taller Protegido del Pueblo Santa María, habló con La Nueva Radio Suárez sobre las diferentes actividades que están llevando adelante.
El día 9 de julio hicieron una venta de ‘Floshkreppel’, “es como el Kreppel que ustedes conocen, pero relleno como si fuera una empanada. Es una empanada con masa de Kreppel, y adentro con relleno de carne picada, morrón, huevo, pasas de uva y que se frita en grasa. Hicimos 120 docenas. Es para los alemanes un plato muy típico. El año pasado se nos ocurrió hacer una venta y nos fue muy bien. Es un muy buen trabajo porque se hace el día anterior el relleno y el día de la venta se fríe. Estuvimos el día sábado desde las 6 de la mañana hasta las 18 horas, 12 horas trabajando. Por momentos había 10, 12 personas esperando por su pedido. Éramos más de diez personas trabajando. Estamos muy contentos, porque todos los trabajos se hacen en equipo y eso es muy bueno”.
Relató que buena parte de los productos utilizados para esta venta se hizo con donación de la gente y esto les permitió reunir más de 10 mil pesos, por lo que lo recaudado viene muy bien para la obra que lleva adelante la entidad.
“Para nosotros es una fortuna. Antes con la venta de los pollos nos fue muy bien también, por lo que vamos bárbaro, la gente está colaborando muchísimo”, dijo la Presidenta de la entidad.
Por otra parte informó que está en venta un bono contribución, a un valor de 1.000 pesos, que se puede pagar en cuotas y que tiene premios mensuales y premios generales muy importantes.
Además comunicó que este domingo está previsto un té con tortas, cuyas tarjetas se venden a muy buen ritmo: “será el último te del año, con chocolate, Kreppel y tortas, esperamos a todos los que quieran ir a que reserven su tarjeta”, dijo Zully Kippes, Presidenta del Taller Protegido de Santa María.

miércoles, 20 de julio de 2016

Cumple 68 años “mi-bar”, un lugar tradicional de los pueblos alemanes

Por Juan Carlos Roht

Hace 68 años, exactamente un 20 de Julio, nacía “Barroute”,  “El bar de Roht , de Jorge Roht , en la actualidad y desde varias décadas: “mi-bar.

Pueblo Santa María acababa de cumplir sus jóvenes 61 años y Club El Progreso, la institución emblemática de la comunidad, estaba próxima a conmemorar su primera década de vida. No existía el camino asfaltado a la ciudad de Coronel Suarez. Los habitantes se movilizaban con carros tirados con caballos, tampoco la nomenclación de calles: para orientarse algún vecino reconocido por diversas razones servía como punto de referencia. La estafeta de correo es el medio de comunicación. Se llevaban a cabo la juntada de maíz, lúpulo, la cosecha de trigo…
Y en medio de ese escenario, Jorge Roht, un joven de 34 años , cansado de la vida de carrero, pero no de la lucha por el bienestar y el futuro de su familia, se instala en la que es hoy la tradicional esquina de Salta y 9 de Julio.
 Paredes de 45 cm de ancho, de ladrillos levantado sobre barro y sin revoque exterior, techo con cabreadas y machimbre, puertas de 3 metros de alto y ventanas del mismo tenor, hacen a un edifico solido e imponente, construido a fines del siglo XIX, en pleno corazón de la manchurria.
Jorge Roht, mi viejo, toma posesión del lugar, en el cual lo antecedieron aproximadamente 10 inquilinos, junto a su esposa Rosa Kramer y sus hijos Lidia Angélica y Enrique (fallecido). Más adelante vendrían Juan Carlos, Rosa Elisa y Jorge Raúl (fallecido).
Aun no existía el Día del Amigo, jornada tan significativa en la actualidad. Por aquel entonces era simplemente el 20 de julio de 1948, cuando mi viejo, quizás por cuestiones del destino y sus ansias de progreso, se Inicia en la actividad comercial.
 Un castigado mostrador de madera, con su frente machimbrado y sobre el mismo, una balanza de dos platos con sus pesas y la caja al lado. Refrigerando las bebidas, el sótano ya existente, la bomba de sapo, algún balde fuentón o batea , mientras que la calefacción es el brasero a carbón, la luz la hace el kerosene , la bordalesa cuidando al vino, el decalitro la medida, las Glacial la Bilz, la caña Globo, Pineral Hesperidina .
Una enorme y moderna radio a baterías, irradiaba en la voz de Fioravanti, los goles de Maschio, Sivori y Angelillo, mientras que a los Grandes Premios de Turismo de Carretera, Luis Elias Sojit les daba vida. Los dramas gauchescos, la hora suiza, los chamame de Musimessi al atardecer dominguero, y toda una vida de sueños compartidos, entre copas, clientes y bolichero.
Jorge Roht, mi viejo, empezó con este comercio familiar el año 1948, y a los efectos de poder sumarle bienes y muebles, fue una temporada a la Provincia de Rio Negro a trabajar en la cosecha de manzanas, como así también durante muchos años trabajó de bolsero y estibador en la Estación Bathurts, siendo mi madre la responsable de la atención durante su ausencia.
Con el paso del tiempo, la suma de mercaderías y la dedicación permanente de mi padre, el comercio se convierte en un bar que además vendía artículos comestibles .
En los años 60’, se agrega el local de venta de comestibles y anexos, quedando para uso exclusivo del expendio de bebidas el local de bar, pasando a ser en esa época el único en el pueblo en contar con locales separados. Tiempos de bolicheros casi obligados a compartir las copas con los parroquianos, ser el comodín para completar la mesa de naipes y de cuántas cosas sea necesarias.
Transcurre el tiempo y son tantas las historias hasta llegar a la noche del 2 de septiembre de 1964. Mi padre próximo a cumplir sus 51 años, sufre un derrame cerebral, el que le impide seguir en actividad. El comercio tenía 16 años y yo 14!
Sesenta y ocho años con altas y bajas comerciales, alegrías, tristezas y hasta angustias personales, dentro de una actividad en la que supe cosechar amigos más que clientes, de compartir desde mi niñez con adultos mayores y con jóvenes.
Hoy en la curva de la vida, con el alegre, triste, malhumorado, el político, artista, funcionario, compartir 52, de mis 66 años.
 Como papá y mamá se han ido tantos. Si Chiquita! Tus viejos. Schuarts Luisie, Alejandro Maier, Gabriel Fogel, Manuel Suppes, Alejandro Andes, Adan Kilp, Cristobal Kippes, Juan Urban, Juan Gerk, Pedro Gertner, Juan Sieben, Pancho Weimann, Miguel Gunter, Benito Graff y seguramente algunos más, y que pocos hemos quedado!!! Pelé, César , Tato. A Don Jorge Streitenberger, por su ejemplo de vida, su caridad y amor a El Progreso, a sus 96 años, y a los 36 con alma de bolichero. Gracias!! Por hacerme reflexionar. A mi amigo Titi , Jorge Omar Gallinger, hermano y compañero de tantos años, simplemente Gracias, Gracias, Gracias!!!
Al principio fueron papá y mamá, mis hermanas Lidia y Rosita. Hoy son mis hijas, Natalia y Diana, los nietos, Dianita, Martina Dylan , Pilar y Aaron, la verdadera razón de mi vida.
A mis clientes y amigos, de toda una vida de sueños compartidos, los que están y de tantos que se han ido, el pescador, cazador, bolsero, tractorista, maquinista, albañil, pintor, carpintero, taxista, operario industrial , administrativo, comunicador, camionero…
Levanto bien alta la copa para brindar por nuestra amistad y por estos 68 años de “mi-bar”…
Feliz 68º Aniversario “mi-bar”.
¡Feliz día del Amigo!

lunes, 18 de julio de 2016

Un libro que rescata la vida cotidiana de los alemanes del Volga

Para conocer, recordar o profundizar las tradiciones, costumbres, momentos familiares capturados en fotografías, leer anécdotas, y todo lo que encierra la vida alemana del Volga, este libro recién editado en su cuarta edición es uno de los libros más buscados para conocer la vida cotidiana de las colonias.
¡No se lo pierda!

Club Independiente, de Pueblo San José, festejó su 78º aniversario: más de 650 personas colmaron el Gigante Rojo



Hermosa ambientación para una cena con gran calor popular. Se entregaron reconocimientos a colaboradores, el premio honor al merito, se eligió la reina, muy buena cena y gran baile. Brindis, torta, baile y un panorama espectacular. A la noche roja no le faltó nada.

Con un gran esfuerzo de la Comisión Directiva que preside Antonio Rogel, más las diferentes Subcomisiones, pero además con un “gran batallón” de colaboradores, se llevó a cabo el último sábado la cena y baile del 78º aniversario de Independiente del Pueblo San José.
El “Gigante” Rojo se vistió de fiesta, espectacular ambientación donde sobraron las telas rojas y blancas que hicieron de una iluminación especial, pero el toque de distinción se lo dio las mesas redondas perfectamente vestidas y con centros de mesa en alusión a este aniversario, mas toda la vajilla y las sillas, todo con el servicio de Antonio Resch, que hicieron que el salón gimnasio de Independiente se presentara de manera espectacular, siendo el gran comentario de la noche.
Hubo menú típico con choricitos, ensaladas varias, carne al horno, papas, filsen, postre helado, bebidas, torta aniversario, brindis, y como es característico la gran atención de quienes con mucho esfuerzo preparan este tipo de acontecimientos sociales y donde hay que atender a más de 650 personas que se dieron cita en este aniversario.
El baile estuvo amenizado por el Grupo Revelación y no faltaron los mensajes tradicionales, que estuvieron a cargo del Presidente del Club, Antonio Rogel, además de un representante de las entidades hermanas, el Presidente de Club El Progreso, Juan Carlos Roht, del Presidente de la Liga Regional, Doctor Ernesto Palenzona y el Intendente Municipal Roberto Palacio.
Otros hechos destacados de la noche roja fue cuando se entregaron una serie de reconocimientos especiales a quienes de una u otra manera han venido colaborando con la institución a lo largo de todos estos años, además de entregar la distinción “Independiente honor al mérito Miguel Weingardt” a una personalidad destacada del club, es decir, personas que hayan sido colaboradores, deportistas o en definitiva han formado o forman la vida de la entidad roja.
La noche de Independiente finalizó con un gran baile, además de la elección de la reina y el característico brindis con el “Feliz cumpleaños”.
78 años de vida, 78 años de historia para una entidad que sigue creciendo día a día y que nuevamente contó con todo el apoyo popular de la comunidad, pero especialmente el acompañamiento de la gente, el vecino del Pueblo San José, siendo este el claro mensaje de que el Rojo está en el corazón de su gente.

Más detalles sobre la "Filsen Fest", que se llevará a cabo en Pueblo San José


Domingo 13 de noviembre sobre la Avenida Fundador Eduardo Casey. Degustación y venta de varios tipos de Füllsen, patios de comidas, show artísticos y paseo de artesanos.

Las instituciones de Pueblo San José se han asociado con el objetivo de darle una fiesta a la comunidad que se convierta en tradicional e integre la grilla de fiestas provinciales. 
Los colegios primarios y secundarios, los jardines de infantes, la junta vecinal, el Club Independiente, Asociación Cultural Germano Argentina, la biblioteca Sankt Joseph's, Rotary Club Las Colonias, el Rancho Móvil Club y la Cooperativa Eléctrica San José son las trece instituciones asociadas para esta "Fiesta del Filsen" que se programa para el próximo domingo 13 de noviembre sobre la avenida Fundador Eduardo Casey, con entrada libre y gratuita.
Desde hace muchos años San José es reconocido por sus fiestas de la carneada, salchicha y la cerveza que con gran eficacia coordina Juan Hippener pero esta vez las instituciones educativas, culturales, deportivas y sociales de la segunda colonia alemana se han agrupado con el firme objetivo de promover la cultura gastronómica tradicional de los pueblos alemanes, en este caso haciendo eje central en el exquisito Füllsen.
Los medios de prensa y la Municipalidad de Coronel Suárez fuimos invitados a participar de una de las reuniones quincenales que los organizadores tienen y en la misma nos brindaron detalles de la organización del evento.
La "Filsen Fest" comenzará el domingo 13 de noviembre por la mañana con la elaboración de un gran Füllsen que será servido gratuitamente como degustación, continuará con la apertura de los patios de comidas que pondrán a la venta platos típicos, hamburguesas, panchos, papas fritas, entre otros platos, sumado al paseo de artesanos y manualistas, y show artísticos con músicos y artistas que en principio serán del propio San José, en tanto que la inauguración oficial del evento contará con la actuación de la Banda Municipal "Bartolomé Meier".
Cada una de las trece instituciones elaborará para la venta un tipo distinto de Füllsen pero los valores y tamaños de los productos comercializados se mantendrán iguales en cada uno de los puestos institucionales, y lo mismo ocurrirá con todos los demás productos comercializados.
A modo de previsión, los organizadores han hecho gestiones con una empresa mayorista que instalará en el patio del Germano una especie de supermercado para el reabastecimiento de bebidas y productos alimenticios, si es que la demanda agota el stock que cada institución adquirió previamente, lo que demandará además la instalación de camiones térmicos que mantendrán la temperatura de los productos cárnicos, embutidos y las bebidas.
Finalmente los organizadores invitaron oficialmente al municipio a participar del evento mediante la instalación de un stand productivo y/o turístico, comprometiéndose el Presidente del Instituto Cultural Alberto Guede a hacer extensiva la invitación a los demás funcionarios, a su vez que elevará un informe a Cultura provincial donde ya se está trabajando con el Patrimonio Inmaterial de los pueblos de la Provincia y su revalorización.

domingo, 17 de julio de 2016

Las instituciones de Pueblo San José presentaron la Füllsen Fest


Un evento multitudinario que se llevará a cabo el 13 de noviembre.

En el club Germano de Pueblo San José se realizó una conferencia de prensa donde se dieron a conocer los detalles de lo que será la Füllsen Fest.
“Esto hace dos años que lo venimos planeando entre todas las instituciones” -aseguro Hugo Schwab.
La misma se va a desarrollar el próximo 13 de noviembre al aire libre en la avenida principal, organizado por todas las instituciones del pueblo. 
Habrá música, artesanos, inflables, y muchas cosas más.
“La comida solo lo harán las instituciones y previendo que uno no sabe el consumo que habrá ya tenemos una empresa mayorista que se va a instalar con tres camiones aquí y a cada institución que se le termine va ir proveyéndose, cosa de que no tengan que salir corriendo a Suárez” -aseguró Schwab y agregó: “La idea entre todas las instituciones es hacer un Füllsen gigante para la degustación de todos”

sábado, 16 de julio de 2016

El eterno e inolvidable amor de nuestros padres

Mamá y papá despidieron seis hijos. Seis veces se quedaron en el portal de casa agitando la mano viendo como uno de sus hijos se iba de la colonia para hacer su vida. Seis veces lloraron en silencio el amargo sentimiento de perder a un ser querido que, aunque no fallecía, se iba para no volver. Seis veces experimentaron la triste orfandad de contemplar otra cama vacía. Seis veces sintieron desangrarse y seis veces descubrieron, cada vez mas azorados y melancólicos, como la casa parecía volverse más inmensa y la soledad más dolorosa e insoportable.
Mamá y papá no supieron o no quisieron aprender a vivir sin la presencia y la compañía de sus hijos. Los extrañaban demasiado. Por lo que decidieron llenar la casa de recuerdos y la convirtieron en un santuario dedicado a venerar el ayer. Desempolvaron antiguos objetos que habían sido descartados por el uso y el paso de los años y los atesoraron como reliquias. Buscaron en el desván y en vetustos baúles, hasta dar con los juguetes del nene: sus soldaditos de plomo, la vieja pelota de fútbol, los autitos de lata, las ya amarillentas revistas Patoruzú; los chiches de la nena: sus muñecas, sus trapitos que simulaban ropa de bebé. El traje que usaron el día que tomaron la Primera Comunión; los útiles escolares, manchados de tinta y gastados por el tiempo; las primeras cartas de amor cuando adolescentes soñaban con el mañana compartido con un querer que pronto olvidaron. Y tantas cosas más que los regocijaba en el recuerdo y los hundía cada vez más en el olvido del presente,
Mamá y papá envejecieron sin darse cuenta ni importarles el transcurso de los años y de la vida. Su ciclo vital había concluido con la marcha de los hijos. Les dieron vida, los criaron, los educaron, les entregaron lo mejor de sí mismos, y les dieron alas. Y los hijos volaron. Se fueron como todos los hijos, sin volver la mirada, dejando a los pobres padres soñando un regreso que nunca se produjo.

Club Independiente, de Pueblo San José, comenzó a festejar su 78 aniversario




Hubo brindis en su sede social, fue presentada la remodelación de los vestuarios de fútbol, se impusieron nombres a dos sectores del predio rojo y se presentó el libro con recopilación histórica escrito por Pablo Arzer. El Delegado Municipal Diego Schneider entregó una bandera de ceremonias. Este sábado gran cena y baile con más de 650 personas.

La noche del jueves sirvió para que la Comisión Directiva de Independiente del Pueblo San José organizara un acto, recorrida y brindis en sus instalaciones de la Avenida Alemanes del Volga en la previa de un nuevo aniversario, el número 78, que los cumple este sábado 16 de julio.
Con el acompañamiento de socios, colaboradores, allegados, deportistas y la mayoría de los ex Presidentes, todos concentrados en la confitería del club, se procedió, por la condiciones del tiempo que reinaban a esa hora en la ciudad, a imponer el nombre de José María Paraje al campo de deportes de la institución.
Según explicó Mario Rollheiser el Secretario de la entidad roja, Paraje fue el socio que hace mas de 70 años atrás donó un predio de cuatro hectáreas y a partir de allí se comenzó a transitar el camino de crecimiento de la institución es ese espacio físico.
Fue el ex Presidente, Don José Valentín Schwuab, quien indicó que José María Paraje era un hombre de nacionalidad española que trabajaba en la Casa Valea de ramos generales, él fue quien adquirió el terreno de cuatro hectáreas y a la Comisión Directiva de aquel entonces, año 1940, decidió entregar en donación el mismo, motivo por el cual se contactó con el Tesorero de aquella época, el padre de José Valentín Schwab para entregar la donación.
Justamente fue este ex Presidente quien se contactó con los actuales directivos para que se considere la posibilidad de denominar con este nombre, el de José María Paraje al campo de deportes, motivo por el cual a partir de ahora llevará esa denominación además de la fecha de fundación de la entidad, es decir, 16 de Julio.
Luego de esto se procedió a recorrer la zona de los vestuarios de la cancha de fútbol los que fueron remodelados gracias al trabajo intenso y colaborativo de jugadores de fútbol de la institución que adquirieron los cerámicos, los veteranos de fútbol aportaron materiales para la instalación de agua y la Comisión Directiva adquirió los materiales faltantes.
La mano de obra estuvo a cargo de Nicolás Bauman, Antonio Rogel, Juan Gayoso, Eduardo Heuman, Fernando Beilman y Julián Rogel, por ese motivo para todos ellos hubo un agradecimiento.
Hubo otro hecho destacado en la noche del jueves ya que el actual Delegado Municipal del Pueblo San José, Diego Schneider procedió a la entrega de una bandera de ceremonias para la institución roja, recibiendo el aplauso y agradecimiento de toda la gente que se dio cita en el brindis por el aniversario de la institución.

La Secretaría de Independiente llevará el nombre de Valerio Herr

En reconocimiento a su intensa labor como directivo de la institución roja, donde en dos oportunidades ocupó la Presidencia del club y esa ocasión decidió trasladar la Secretaría al lugar que hoy ocupa, pero además porque continúa siendo un activo colaborador de la institución, la Comisión Directiva que preside Antonio Rogel, decidió imponer el nombre de Presidente Valerio Herr a la Secretaría de Independiente del Pueblo San José.
El descubrimiento de la placa estuvo a cargo de los ex presidentes que estuvieron presentes tal es el caso del propio Valerio, Juan Hippener, Valentín Schwab, Ezequiel Duckwen, Mauricio Fíbiger, Carlos Robein, mas el actual Antonio Rogel, momento en el cual Valerio se mostró muy emocionado ante la sorpresa, ya que no se imaginaba este reconocimiento, agradeciendo casi entre lagrimas este homenaje, compartiéndolo con toda la gente de Independiente de San José, con su familia y con su amigo personal y Presidente de la Liga Regional, el Doctor Ernesto Palenzona, quien estuvo presente en los actos del 78 aniversario.

Club Independiente tiene su libro

El socio e integrante de la actual Comisión Directiva de la Institución, Pablo Arzer fue recopilando datos escritos y orales que le han permitido plasmar en un libro los hechos que a lo largo de estos 78 años marcaron la rica historia de este club.
“La vida deportiva e institucional de la comunidad ha girado alrededor de los grandes momentos que ha vivido Independiente con mucho esfuerzo y trabajo para tener este presente, y vislumbrar un promisorio futuro que estará marcado por lo que nosotros mismo podramos generar”, indicó el Secretario de la entidad Mario Rolahiser.
Luego Pablo Arzer agradeció a quienes colaboraron con él para recopilar datos, como Don José Valentín Schwab, Manuel Valea, Valerio Herr y Armando Schwab quien cuenta con una gran cantidad de historia fotográfica de Independiente, parte del cual está plasmado en el libro.
Luego de las breves palabras de agradecimiento de Pablo Arzer se entregaron algunos libros a colaboradores, para posteriormente compartir un brindis y ágape, especialmente preparado por la Comisión Directiva, momento en el cual hablo el actual Presidente y a la espera de una exitosa cena que va a congregar 650 personas estando agotadas todas las tarjetas, día en el cual también se entregaran una serie de reconocimientos.

viernes, 15 de julio de 2016

Se organiza un Torneo de Koser en Pueblo San José



La comisión directiva de Club Atlético Independiente comunica que en el marco de los festejos del 78º aniversario se desarrollará el sábado 16 del corriente, a las 13,30 hs., un torneo de Koser, en las instalaciones del club. Se invita a todos los interesados a participar.

Festival de poesía, música, fotografía y teatro en Club El Progreso, en Pueblo Santa María


Este sábado, en el Club El Progreso de Pueblo Santa María, tendrá lugar una actividad especial: se denomina “Ruseadas” y será una oportunidad de disfrute de diferentes lenguajes artísticos que estarán reunidos en un gran festival.

Consultada Carolina Rack, de Acción Creativa, explicó que “es un festival de poesía, música, fotografía y teatro. Nos reunimos varios artistas para compartir lo que hacemos, esa es la idea. Lo estamos organizando desde Acción Creativa y con el Club El Progreso, que está colaborando muchísimo para que el festival salga bien, tenga un buen lugar. Estamos trabajando muchas personas para que esta propuesta salga bien”.
Será a partir de las 20 horas, habrá espectáculos de circo, lectura de poesías, teatro, dos bandas de música, con invitados de la zona. La entrada es libre y gratuita y habrá servicio de cantina. 
“Va a ser una propuesta interesante y diferente, porque no suelen integrarse muy seguido todas estas áreas. Habrá una muestra de fotografía estenopeica (con máquinas fotográficas artesanales), que damos en el Barrio Rosario para niños y adultos, a cargo de Acción Creativa”.
Habrá un colectivo disponible, que saldrá del playón del ferrocarril a las 19:30 horas del día sábado, para todos los que quieran concurrir a este festival.

Muy buena promoción de la Strudelfest de Pueblo Santa María en Capital Federal


El fin de semana pasado en la Feria Caminos y Sabores, en Buenos Aires.

El sábado pasado, en una feria que tiene relevancia a nivel nacional, que se lleva a cabo cada año en el predio de Palermo, en Buenos Aires, la Feria Caminos y Sabores, se produjo la promoción de la Strudelfest de Pueblo Santa María.
La propuesta vino desde el área de Turismo de la Provincia de Buenos Aires, ya que Santa María es Pueblo Turístico, y se concretó con el apoyo de la Municipalidad de Coronel Suárez y la Secretaría de Producción.
El chef Javier Graff, propietario del restaurante Weimannhaus, en Santa María, y quien fue uno de los organizadores de la Strudelfest, tuvo a su cargo la elaboración en vivo, en uno de los auditorios dispuestos en el predio, de un Strudel. Asistieron alrededor de 120 personas.
Mientras el chef trabajaba en la elaboración –habían llevado Strudel elaborado, que sirvieron a los presentes para degustar- Patricia Mellinger, oriunda de Santa María y también organizadora de la Fiesta del Strudel, explicaba sobre usos y costumbres en los Pueblos Alemanes.
Consultada Patricia Mellinger dijo que “fue una experiencia muy linda, muy enriquecedora. Compartimos con el público; Javier hizo un Strudel en vivo y yo conté un poco la historia de mi querido pueblo. Fue una experiencia muy linda y aprovechamos la oportunidad para invitarlos para la segunda Strudelfest”.
La segunda edición se prevé para los días 4 y 5 de mayo del año 2017 y ya se está trabajando intensamente en la organización de este evento, para que el que se estima habrá mucha más gente con ganas de probar y comprar esta exquisitez de la gastronomía alemana, que tiene varias versiones, no solamente la más conocida de manzana y masa filo.
Contó Patricia Mellinger que “lo lindo que tuvo esta actividad es que interactuamos con el público. Nosotros contábamos nuestra experiencia, nuestra forma de vida, ellos nos preguntaban, se sacaban sus dudas. Pensábamos con Javier que una hora era mucho tiempo, pero pasó rapidísimo y nos quedamos con ganas de contar más cosas. Javier terminó a tiempo el Strudel y también llevamos elaborado para que la gente pueda degustar. La gente que estaba presente conocía el Strudel, el que hicimos en vivo con Javier, el de la masa filo, no conocían las otras versiones. Nos preguntaron mucho sobre todo esto. Tanto lo que era gastronomía y la cultura, nos consultaron mucho sobre esto. Julio César Melchior, nuestro escritor, nos dio una sorpresa, porque no sabíamos que iba a estar presente y también nos acompañó”.
Fue una oportunidad de mostrar a Pueblo Santa María como Pueblo Turístico, con todo lo que esto significa.

miércoles, 13 de julio de 2016

Historia cotidiana de Doña Elisa Gareis Bohn

Abuela desayunó. Rezó su rosario, murmurando las plegarias en susurros suaves y dulces. Con paso lento y cansino –tenía noventa años- caminó hacia la ventana. Corrió la cortina y miró hacia la calle. Estaba desierta. El sol apenas asomaba en el horizonte. La luz era un crisol de colores eclosionando en la lejanía del campo.
Volvió a su silla. Abrió la Biblia, escrita en letra gótica, y leyó, concentrada y con profunda fe. Transcurrieron los segundos, los minutos… Conversaba con Dios, solía decir cuando leía la Biblia. Estaba tan concentrada en ese menester que no veía ni oía nada de lo que ocurría a su alrededor.
A las diez levantó la vista de las Sagradas Escrituras. Miró el reloj. “Hora de tomar mate”, pensó fiel a su costumbre de todas las mañanas. Tenía sus ritos que mantenía desde años tan remotos que ni ella recordaba cuando los puso en vigencia.
Preparó el mate sin apenas hacer ruido. Ella y la casa eran silencio. Un silencio opresivo e indescifrable. La gente –que habla y se mete a opinar donde no debe- decía que vivía en el pasado. Poco le importaba a abuela lo que pensaran los demás. Ella vivía como le enseñaron sus ancestros. Vestida de negro; rezando; conservando costumbres y tradiciones milenarias… Mientras afuera los tiempos cambiaron y la modernidad trajo nuevas vestimentas, costumbres y modas y nuevos inventos de los cuales desconocía la mayoría, un poco por pereza y otro poco por desinterés.
Se sentó a tomar mate, cavilando recuerdos. Reflexionando. Sí, pensó, reflexionar y pensar y recordar era todo lo que hacía desde hacía muchos pero muchos años. Desde que su esposo murió, desde que sus hijos se casaron y se fueron de casa, desde que la vida y la sociedad cambió, desde que, lentamente, fue envejeciendo sin darse cuenta de que ya no tenía sueños ni tampoco anhelos por cumplir. Se sentía satisfecha. Deseó ser esposa y madre. Como manda Dios. Y cumplió. Lo demás son trivialidades, solía decir cuando sus hijos, alguna vez la instaron, hace muchos años, a buscar un nuevo motivo para seguir viviendo, por ejemplo, viajar.
Con el compás de las horas preparó el almuerzo. Durmió una siesta. Repitió el ritual de todos los días.
Llegó la noche. Cenó. Rezó. Y se fue a dormir. Como todos los días, como siempre.

lunes, 11 de julio de 2016

El Chef Javier Graff, de Pueblo Santa María, se presentó en Caminos y Sabores, en la Rural de Palermo, en Capital Federal

El Chef Javier Graff, junto a Patricia Mellinger,
 en plena actividad.
Como habíamos anunciado, el Chef Javier Graff, creador y propietario de Waimanhauss y  uno de los principales artífices de la Strudelfest, que con tanto éxito se desarrolló en Pueblo Santa María en el mes de marzo de este año, se presentó en la Feria Caminos y Sabores, que se llevó a cabo durante el último fin de semana en la Rural de Palermo, en Buenos Aires, acompañado de Patricia Mellinger y el Secretario de Producción de la Municipalidad de Coronel Suárez Ingeniero, Juan Ignacio Fidelle. Allí elaboró frente a un numeroso auditorio, un exquisito Strudel y promocionó la Strudelfest 2017. (Fotografías de Dirección de Turismo de la Municipalidad de Coronel Suárez).
  
El escritor Julio César Melchior los acompañó en tan importante evento.
¡El Strudel listo para degustar!
Porciones de Strudel que se distribuyeron y degustaron durante el evento.

¡Llegamos al millón de lectores!

Gracias por acompañarme en este camino. Unidos en rescatar y conservar nuestro origen, historia y cultura.

domingo, 10 de julio de 2016

Cuatro libros que rescatan la historia de los alemanes del Volga

Historia de los alemanes del Volga, La gastronomía de los alemanes del Volga", Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga y La vida privada de la mujer alemana del Volga. Se pueden adquirir por correo, desde cualquier lugar del país. Consultar: juliomelchior@hotmail.com.

Las rogativas: una tradición milenaria de los alemanes del Volga

Las Rogativas se definen como la visita en procesión para celebrar una ceremonia litúrgica frente a tres cruces enclavadas en tres puntos cardinales en las afueras de la colonia y que, en su conjunto, representan a la Santísima Trinidad. La procesión, precedida por un sacerdote, los monaguillos y el Schulmeister, portando una cruz, parte de la iglesia durante las tres mañanas siguientes a la conmemoración del Día de los Fieles Difuntos, para dirigirse a una de las cruces, en tres jornadas sucesivas, erigida a uno de los laterales de las calles de acceso a la localidad, para celebrar una ceremonia religiosa en Acción de Gracias por los dones recibidos durante el año fenecido y solicitar que la próxima trilla sea buena y que Dios prosiga bendiciendo a la comunidad con su gracia divina. La procesión retorna, cantando y rezando, a la iglesia, donde el sacerdote oficia una misa.
Un antiguo cuadernillo rememora que “los colonos se dirigen en procesión a las cruces, imbuidos de un profundo misticismo, y acompañados de las letanías de los santos; mientras que ya en el lugar, frente a Jesús crucificado, el sacerdote, luego de expresadas las letanías, oraciones y cantos, rocía con agua bendita los campos en señal de gratitud por los dones recibidos y en solicitud de buena cosecha. Y al término de la procesión oficia una misa en la parroquia.
La tradición proviene de antaño –continúa revelando el texto-, cuando San Gregorio Magno en el 590, las fijó para otorgarle mayor trascendencia a los festejos de la conmemoración de la entrada de San Pedro a Roma. Otros relatos, sin embargo, sostienen que el Papa lo hizo para sustituir las celebraciones paganas llamadas “Robigalia” (en honor al dios “Robigus”) que antiguamente efectuaban los labradores romanos, con procesión por los campos, para interesar la deidad a favor de los sembrados”.