T

T

sábado, 30 de abril de 2011

Si lloras y estás triste

Si lloras y estás triste, mereces comprensión y contención; un abrazo y palabras que te sanen el alma. Quien no comprende esto, ni te ama ni es tu amiga/o.
Aunque te ahogue una pena, aunque llores, aunque estés sola/o siempre habrá un amiga/o. Alguien que te quiere, te comprende y contiene. Alguien que de te fuerzas para seguir luchando y para volver a creer en tí y en tus sueños. Y si estás totalmente sola/o busca en tu alma a tu amiga/o y encuéntrate a ti misma/o. Al encontrarte sabrás quién eres y encontrarás la fuerza necesaria para seguir luchando y concretar tus sueños.

Conocer y conservar el pasado

Las tradiciones ayudan a crear lazos entre las familias y estos lazos crean unidad e historia familiar.

Una de las mejores formas de conocer la historia de un pueblo es a través de sus costumbres, fiestas, tradiciones, lenguaje, indumentaria, que nos dicen sin palabras cómo se vivía, cuáles eran sus esperanzas y temores, qué había en su pasado, qué esperaban del futuro.
También cuando los adultos hacen memoria del pasado, recuerdan actividades que les brindaban alegría y felicidad, que han pasado de generación en generación y todo esto representa las tradiciones familiares que se consideran un tesoro.
En la sociedad de hoy, pluritécnica y multicultural, asume una gran importancia la recuperación de las tradiciones y el conocimiento de las diversas culturas que están presentes en el territorio.
Las colonias han demostrado, no obstante la industrialización y la sociedad de consumo, estar muy apegadas al propio bagaje folclórico, en el cual sobresalen muchas fiestas y celebraciones que se proponen hacer conocer las raíces de las tradiciones para lograr así compartirlas con otras culturas distintas.

Recolección de lluvia

Por Pamela Degele


Es tres veces maravillosa la lluvia.
¡Y no te aburras!
sino obsérvala más.
Si tú te concedes acercarte
(en este momento no estudio)
podremos mirar juntos
por esta ventana.
Es algo tarde,
el día se agrieta.
El cielo está abrigado
de espesas frazadas grises.
y en el fondo al horizonte,
donde asoma su nariz,
se ve la claridad
de su ya prendida
lámpara de noche.
Mira bien,
mientras el cielo
en ese estado sí se encuentra,
lo que sucede aquí abajo.
Los colores de los árboles
son gloriosos, más verdes,
y las casas, sus paredes,
son horribles tres veces.
Es bueno saber que esto
es corrompible y nada cierto.
Si el campo
se abriría enfrente,
la muerte sería grata,
no se ensuciaría todo
como aquí pasa.
Vemos, con la lluvia,
lo poco que importa esta ciudad.
Generaliza ella todo,
¡piensa que esta agua
en los trigales también cae!
Pero tú, se me franco,
¿qué opinas?
Es bello tres veces
este momento de paz.
La gente se inquieta cuando llueve:
un cambio en la rutina,
¡que tremendo infortunio!
Pero luego quedan
o durmiendo o leyendo
o bebiendo o tejiendo.
Es hermoso pasear
en un día de éstos:
nadie,
sólo cielo, autónomo,
severo, pero en el fondo bueno.
Que llueva, porque reflexionamos,
que llueva, que aclara el sentimiento,
que llueva que pierdo el miedo.
Si gustas, di conmigo:
‘Cielo nublado,
que lluvias nos traes,
bendecimos esta agua,
para que todo lo que toque
resplandezca siempre más.
Cielo, aquí estamos,
ten presente que apreciamos
aquello que nos das.
Regulas tú nuestros encantos,
revelas la santidad.
Hacedor de catástrofes también,
confiamos’.
Nada más.
¿Mejor?
Al advertir
lo expuesto que estamos
a lo bueno, a lo malo,
y la escasa capacidad para modificarlo,
sabio sería entregarnos
a este cielo, hoy arrebujado.
Por eso digo ‘que llueva’,
Y si es a cántaros ‘que sea’.
Lluvia, santificada eres.

Die Lebensalter

Zehn Jahr – ein Kind,
zwanzig Jahr – ein Jüngling,
dreissig Jahr – ein Mann,
vierzig Jahr – ist wohlgetan,
fünfzig Jahr – geht auch noch an,
sechzich Jahr – geht’s Alter an,
siebzig Jahr – ein Greis,
achtzig Jahr – schneeweiss,
neunzig Jahr – gebückt zum Tod,
hundert Jahr – ein Gnad’ von Gott.



......................................................................

Las etapas de la vida



10 años – un niño
20 años – un adolescente
30 años – un hombre
40 años – una vida hecha
50 años – las cosas todavía marchan
60 años – comienza la vejez
70 años – en la ancianidad
80 años – (la cabeza) blanca como la nieve
90 años – inclinado hacia la muerte
100 años – en la gracia de Dios.

Una fotografía inédita de Pueblo San José


La imagen rememora el momento en que se estaba erigiendo el ahora ex internado de Pueblo San José. Cuánta nostalgia y cuánta historia nos viene a la mente al observar esta fotografía. Todo un tiempo que se fue para siempre y que no volverá. Por los años que se marcharon nada podemos hacer, pues es pasado y el pasado no retorna jamás. Pero sí podemos rescatarlo de la memoria y perpetuarlo en el recuerdo a través de archivos o de trabajos literarios como el que está desarrollando Periódico Cultural HIlando Recuerdos y legarlo a las generaciones futuras para que tengan presente el sacrificio que alguna vez realizaron sus antepasados para construir la patria que tenemos.

¿Qué es nuestra vida?

Nuestra vida es lo que haccemos de ella. Tan claro como el agua. Tan fácil y tan difícil a la vez.

jueves, 28 de abril de 2011

Nadie puede dar lo que no tiene

Nadie puede dar lo que no tiene... Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás. Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación. Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer, respetarte para respetar y aceptarte para aceptar, ya que nadie puede dar lo que no tiene dentro de sí. Ninguna relación te dará la paz que tu mismo no hayas creado en tu interior. Ninguna relación te brindará felicidad que tu mismo no construyas. Sólo podrás ser feliz con otra persona cuando seas consciente que eres feliz incluso cuando no está a tu lado. Sólo podrás amar siendo independiente, hasta el punto de no tener que manipular ni manejar a los que dices querer. Dos personas que se unen por el deseo de hacerse feliz la una a la otra, fracasarán con el tiempo… Dos personas que se unen con el fin de compartir su felicidad propia, lograrán una felicidad duradera, y sin ser su fin, harán feliz a la otra. Para amar necesitas una humilde autosuficiencia, necesitas autoestima y la práctica de una libertad responsable. Pretender que otra persona nos haga felices y llene todas nuestras expectativas es una fantasía narcisista que sólo trae frustraciones. Por eso, ámate mucho, madura, y el día que puedas decirle al otro: “Sin ti también estoy bien”… ese día estarás más preparado para vivir en pareja.

Muestra cultural en Buenos Aires de los pueblos alemanes

A partir del martes 3 de mayo, a las 18 horas, las puertas del Archivo y Museo Histórico Dr. Arturo Jauretche del Banco Provincia, en Sarmiento 362 de la ciudad de Buenos Aires, se abrirán de par en par para dejar pasar toda la historia, la cultura, gastronomía, costumbres, tradiciones y religiosidad de los Pueblos San José, Santa Trinidad y Santa María. (Fuente: http://www.lanuevaradiosuarez.com.ar/)

La oportunidad será propicia para presentar los tres libros que ha elaborado el CITAB, organismo del Banco Provincia que dirige el Dr. Alfredo Grassi y que es producto del relevamiento arquitectónico - histórico que hicieron hace un tiempo atrás profesionales enviados para tal fin.
Estos libros, que luego serán presentados en Coronel Suárez, serán una muestra de cada una de las Colonias Alemanes, para todos quienes quieran visitar y apuntan a contribuir al desarrollo turístico y la valoración de la cultura y la historia de los Pueblos Alemanes.
En cuanto a la exposición que se abrirá el día martes 3 de mayo en el Museo Jauretche del Banco Provincia, contendrá obras pictóricas de artistas de los Pueblos Alemanes, vestimentas típicas, elementos que representan la religiosidad de su gente, un completo muestrario de la cultura y de la historia de cada una de las Colonias, como así también su gastronomía.
La gente que concurra al momento de la apertura de la muestra podrá degustar comida típica alemana, como por caso panes, cocinados de la manera tradicional, en horno de barro.
Sobre las características de esta exposición y las particularidades de su preparación, hablaron con La Nueva Radio Suárez la Coordinadora del área de Turismo de la Municipalidad, Gisella García, y la Coordinadora del Instituto Cultural, Nora Schwab.
El día martes estará partiendo hacia Capital Federal una nutrida delegación de suarenses y gente de los Pueblos Alemanes para estar presentes en esta muestra.
De la misma participarán, entre otros, el Presidente del Banco Provincia, el Embajador alemán en la Argentina y el Intendente Municipal Ricardo Moccero.

miércoles, 27 de abril de 2011

Fotografía antigua de los alemanes del Volga

Alicia Pailman, Zulema Duckardt, Susana Dukart, Selmira Dukardt, Ely Dukart y Jorge De Lucas





¡No te rindas nunca!

Comparte lo que tienes. Ama sin exigencias. Perdona sin cicatrices. Acepta sin perfecciones. Agradece lo que te dan. ¡Y no rindas nunca!

Para no perder el optimismo

Para no perder el optimismo frente a las adversidades, no importa lo que los otros le digan a uno, sino lo que uno se dice a sí mismo.

Recuerdos de escuela primaria (Segunda Parte)

Cada año, cuando el otoño empezaba a mostrar sus tibios colores y las faenas agrícolas de verano concluían, la escuela comenzaba sus trabajos y docentes y alumnos retomaban la rutina diaria: cálculo, lectura, escritura, lecciones, geografía, historia, dibujo, trabajos manuales, y, sobre todas las cosas: catecismo.
Algunas familias eran muy humildes por lo que las Hermanas tenían que hacer un esfuerzo extra para adquirir libros de lectura, catecismo, cuadernos, tiza, tinta, y algún mapa o lámina didáctica. Y hasta, a veces, la clásica pizarra y plumines que se utilizaban por aquellos años.
Los comienzos fueron difíciles, de esfuerzo cotidiano y permanente. Educar y ayudar a los educandos en su vida diaria era alguno frecuente. Colaborar con los padres en la manutención de los hijos, y vestirlos, también.
Pero las religiosas dieron ejemplo de constancia, lucha y entrega. Y educaron a todo un pueblo. Todo un pueblo y su gente que les debe mucho de lo que es.


Recuerdan las mañanas de invierno, las manos escarchadas, las orejas rojas de frío, los labios titiritando, yendo a la escuela, rompiendo charcos de escarcha. El corazón contento; el alma feliz palpitando de expectativa ante un nuevo día que asomaba con el sol del amanecer… Y la maestra esperándonos en el patio.
La camp...ana, con su badajo de bronce, llamando a formar fila; a cantar “A mi bandera”. Y “entrar en silencio y sin hacer ruido” al aula. Sacar los útiles de los portafolios, sentir en el aire el aroma a tiza y pensar: “Ojalá que la maestra se olvide de tomarnos lección”.
Y de pronto llegaba la Directora Antonia. Nos poníamos de pié. Saludábamos: “¡Buenos días, Señora Directora!”. Comenzaba a formular algunas preguntas que la mayoría respondíamos con cierto temor a equivocarnos.
En esos momentos aprendimos lo que es el respeto a una autoridad y también que una autoridad puede manifestarse con su sola presencia, basada en conocimientos y experiencia. Que no necesita hacer abuso de poder ni ser autoritaria para ocupar el cargo. Que sólo basta con respetar y hacerse respetar. Dar y recibir amor. Por eso es que aprendimos a quererla tanto y a valorar todo lo que nos enseñó desde su lugar de Directora.
¡Gracias, Antonia, por los años que le dedicó a la Escuela y gracias por todo lo que nos enseñó!

……………………………………………………………………………..

Eran otros tiempos...

El aroma atiza, los antiguos pupitres de madera, y todo un universo de reminiscencias poblando las aulas de la Escuela. La presencia de las Hermanas, tiernas y dulces. El libro de lectura. De catecismo. La Biblia. Las lecciones. La aritmética.; la gramática; el lenguaje... Los recreos jugando a la payana o a decenas de divertimentos que el tiempo se llevó y solamente perduran en el ayer de algún recuerdo. Los grupos de amigos tramando travesuras. Y una inocencia increíble. Niñas y niños que creían en la pureza de la vida, en los ángeles, en las hadas, en los reyes magos, y en un mundo de fantasía que la misma existencia se encargó en trocar en cruda realidad.
Eran otros tiempos, otro estilo de vida, más simple, más sencillo, quizás más feliz, porque se compartía lo que se tenía, porque los sueños se podían realizar, porque nada parecía imposible y porque en la niñez no existen los “no se puede”.

.......................

La maestra

Es en la escuela otra madre
que orienta con sus consejos;
es experta sembradora
de nobles conocimientos;
es mano suave que guía
y es luz que alumbra senderos.
Es, en suma, la maestra,
manojo cálido y tierno
de bondadosa paciencia
y de maternal afecto.

Publio A. Cordero

martes, 26 de abril de 2011

Los ojos no mienten

Sí, los ojos no mienten. Eso lo sabemos todos. ¿Entonces por qué nos mentimos a nosotros mismos, haciéndonos los distraídos para no ayudar y dejamos que la persona de los ojos tristes continué sufriendo y, a veces, muriendo ahogada en la angustia de su sufrimiento? ¿Por qué solamente nos damos cuenta que pudimos haber hecho algo cuando los que estamos tristes somos nosotros?

Recuerdos de escuela primaria (Primera parte)

Para los que están, para los que se fueron, para los que regresaron, para los que se fueron y ya no pudieron regresar; para los que murieron antes de concretar sus sueños, para los que lo logaron, para los que lo intentaron y no pudieron; para los que son felices, para lo que lo fueron y ya no lo son, para los que esperan serlo; para los niños, los jóvenes, los adultos, los ancianos; para los que llevan grabados en el alma (y los recuerdan con cariño) sus años de estudio en las escuelas de las colonias, para los que los olvidaron y los desean recordar. Para todos ellos está página.
Las puertas están abiertas de par en par, sólo es cuestión de animarse e ingresar y leer. Las manos están tendidas y el corazón abierto. Sean bienvenidos para recordar a las Hermanas religiosas, docentes, ex docentes, alumnos, ex alumnos, colaboradores, padres, amigos…

…………………………………………………………………………………

Ángeles de guardapolvo blanco

Uno crece. Los años transcurren. La vida nos golpea, nos enseña. Se da cuenta que todo pasa por algo. Va acumulando experiencias. Tal vez forma pareja, tiene hijos… Logra concretar sueños, objetivos… A veces se siente triste; otras plenamente feliz. Y sin embargo, nunca olvida lo que vivió en su niñez y en sus años de escuela primaria. Más aún, con el paso del tiempo, estos recuerdos parecen reforzar su legado: por las enseñanzas que nos dejaron esos años, por las maestras que nos enseñaron no solamente a sumar y restar y dividir y escribir, sino también porque nos enseñaron lo que está bien y lo que está mal. Esas maestras que educaron con el ejemplo. Y forjaron nuestro espíritu. Nos hicieron comprender que ser mujeres y hombres de bien era lo que debía ser. Y se hicieron nuestras amigas, nuestras compinches… porque nos comprendían, nos entendían… porque sabían cómo pensábamos, cómo sentíamos… porque sabían de nuestra idiosincrasia particular de ser de las colonias alemanas… porque eran madres antes que nada… y porque eran ángeles de guardapolvo blanco.

……………………………………………………………………..

Los libros de lectura

No sé por qué uno olvida los títulos de ciertos libros de lectura que usa en la escuela y por qué a otros los recuerda con tanto afecto y ternura. Pero esta mañana me dio cierta añoranza al rememorar mis libros de lectura. Esos libros que antaño pasaban de hermano en hermano y luego continuaban acompañando a los primos, amigos, etc. Eran libros eternos. Los cuidábamos porque tenían que perdurar varios años.
El que más recuerdo, diría que puedo repetir de memoria todas las páginas, incluyendo las imágenes, es “Flores y espigas”, el libro que utilicé en cuarto grado. No tenía una sola fotografía, como los libros de ahora, pero tenía unos dibujos que transmitían, al menos a mí, cierta dosis de melancolía, con sus trazos y sus colores apagados, entre mezcla de nostalgia de un mundo perdido y un mañana todavía lejano.
Lo llevé durante muchos años conmigo hasta que en una de las tantas mudanzas se perdió en el ayer de mi niñez.
¡Cuánto daría por volver a ojear uno y ver surgir ante mis ojos los recuerdos de un tiempo que ya no regresará como no regresarán los sueños que soñaba mientras lo leía sentado en mi pupitre del aula de cuarto grado!

…………………………………………………………………..

Mi primer amor

Risas y llantos. Alegrías y tristezas. Arrullos del alma que acunan el recuerdo de mis años de estudiante. Un pupitre de tercer grado y dos iniciales grabadas: el primer amor. El primer suspiro, la primera lágrima y una espera interminable de algo que todavía no sabemos qué es.
Los años pasaron. Transcurrió la vida. Soñamos. Trabajamos. Concretamos proyectos. Vivimos. Y hoy recordamos. No importan las distancias en tiempo, no importan los otros amores que llegaron después, quizás más importante y trascendentes, las dos iniciales en el pupitre seguramente perduran en algún lugar como en mi memoria, de manera perenne y sagrado.
Y ella, hoy mujer, nunca sabrá que un día la amé como sólo puede amar un niño de 8 años.

………………………………………………………………….

Las docentes

En cada ex alumno sobrevive la imagen de una docente que nos guía en la vida y un cúmulo de remembranzas que nos dejó nuestro paso por la escuela. La docente nos ilumina el alma, y en momentos difíciles, todavía nos aconseja, con aquellos ejemplos y consejos que nos dio cuando éramos sus alumnos. Y las remembranzas brillan en nuestra memoria como un tesoro que nunca dejaremos en el olvido, porque forman parte de lo más importante que vivimos en nuestra humilde niñez de niños de la colonia. Porque la escuela fue nuestro hogar, nos instruyó pero también nos educó y nos formó como seres humanos. Nunca olvidemos esto. Y nunca olvidemos todo lo que le debemos a las docentes que tuvimos durante nuestro paso por la Escuela Parroquial.

lunes, 25 de abril de 2011

No temas

No temas. Porque ni quien te ama; ni quien te odia; ni quien te critica; es capaz de torcer tu destino una vez que te has propuesto una meta. Nadie te doblegará, a menos que tú se lo permitas. Sólo tú y nadie más que, decides cómo vivir tu vida.

Epidemia

Por Martha Schiel
Temperley


Provincia de La Pampa. Fines de la década del ‘30. Un pueblo que recién comienza a hacerse notar en el mapa: Gral. Manuel Campos, poblado por un grupo de familias de espíritu intrépido que trabaja de sol a sol esperando poder arrancarle a la tierra el alimento necesario para sus hijos, en medio de la incertidumbre, sin saber si su esfuerzo se lo iba a llevar la sequía o el granizo.
Los más pequeños comienzan a enfermar ¿Qué será? El médico sentencia: difteria. Una enfermedad difícil de combatir en esa época, extremadamente contagiosa y que se llevaba a la mayoría de quienes la padecían. La casa de mi padre no fue la excepción. Él y algunos de sus hermanos enfermaron. Mi abuelo montó su caballo, recorrió una larga distancia con la esperanza de conseguir el remedio para una de sus hijas, que ya mostraba signos de debilidad y empeoraba día a día. Cuando regresó a su casa mi padre mostraba los mismos síntomas. Se lo llevó para hacerlo ver... El médico, sin poder hacer demasiado y ante la falta de medicamentos recomendó a mi abuelo: "Dele los remedios que se llevó para su hija al más chico, tiene más posibilidades de sobrevivir" Y así hizo mi abuelo. Debió elegir entre sus dos hijos y decidió seguir las instrucciones del médico. Mi padre salió adelante, su hermana, Paulina, de unos 11 o 12 años, falleció.
¿Por qué recordar? ¿Por qué recrear historias tan duras? Porque esas vivencias forjaron espíritus inquebrantables ante la adversidad, sabían que no contaban más que con ellos mismos para superarse, y no se rindieron. Con su dolor a cuestas, la fe puesta en Nuestro Señor, con esperanzas en la tierra y en su trabajo, enterraron y lloraron a sus muertos (mi abuela hoy descansa junto a su hija) y siguieron, con la fuerza de un tornado que arremete con todo lo que se atraviesa en su camino, abriéndose paso entre dificultades, lagrimas y penurias. ¡Y lo lograron! Sembraron una semilla en el corazón de sus hijos, la semilla del tesón, de no dejarse caer, de insistir y perseverar sin perder el rumbo cuando de alcanzar una meta se trata. ¿Cuál es esa meta? Nuestros hijos, nuestra familias, los vivos y los muertos (no por nada las civilizaciones de la antigüedad rendían culto a sus antepasados). Recordar. Memoria. O corremos el riesgo de convertirnos en hojas secas que el viento se lleva sin rumbo a cualquier parte.

Foto 1:
Leoncio Schiel, a la izquierda, Martha, en el centro, Adriana y a la derecha Alejandra.

Foto 2:
Arriba: Ana y Catalina Schiel; de pie a la izquierda Paulina Schiel; sentada Margarita Merkel (mi abuela) con su primer hijo José, en brazos; Catalina Konrad de Schiel (mi bisabuela); a su lado su hijo Juan (mi abuelo); Matias Schiel; abajo, sentados, de izquierda a derecha, Amadeo y Adán, es decir mi bisabuelo con sus hijos, nuera y su primer nieto.

domingo, 24 de abril de 2011

En la vida nada es casual

En la vida nada es casual. Todo tiene un por qué. Está en nosotros descubrir el secreto de cada experiencia para transformarla en sabiduría.

sábado, 23 de abril de 2011

La costumbre del conejo de pascua entre los alemanes del Volga

“El conejo de Pascua traía huevitos multicolores preparados por mamá. Nuestras madres hervían huevos de gallinas durante siete u ocho minutos. Después procedían a pintarlos, dándoles motivos decorativos y muy vistosos. Y pese a que no tenían colorantes ni ningún tipo de pigmentos a su alcance, se las arreglaban muy bien. Por ejemplo, para obtener el color rojo, colocaban a macerar el huevo en agua donde habían hervido remolachas; para obtener el color amarillo, hervían las cáscaras de cebollas; para el color azul, las hojas de malva. Y para que los colores adhirieran perfectamente, agregaban un poco de vinagre a la cocción. Una vez pintados los huevos –tarea que realizaban con primor y mucho arte- los untaban con tocino para lograr un efecto brillante y una mejor presentación”.

Der Osterhas

Los huevos de Pascua formaban una sólida tradición en la colonia, y los traía la liebre pascual (Osterhas). Una antiquísima leyenda cuenta que fue una liebre de campo (no un conejo) la primera, que vio la resurrección del Señor, en aquella madrugada gloriosa de Jerusalén, y valida de la velocidad de sus patas, salió apresuradamente a correr por el mundo anunciando la gran nue¬va. Por eso la liebre, trae un don, si bien extemporáneo, consecuente; los huevos de Pascua, que las madres, en el silencio de la noche pintarán de varios colores, para dejarlos junto a las camas de sus niños, quienes habrán tenido buen cuidado de preparar un nidito de suaves pajas, y de asegurarse que los perros de la casa, quedaran esa noche atados.
Y cuando despierten al día siguiente y vean alborozados el regalo multicolor, la madre les explicará el significado del huevo pascual. Así como el polluelo rompe por propia fuerza la cáscara del huevillo y sale al exterior, vivo, en la misma forma Nuestro Redentor, rompió por propia virtud el cascarón de piedra de su sepultura, para aparecer vivo entre los suyos, en el día de la Re¬surrección . . .
¡Cuánta Teología en un humilde huevito de colores!...
Y los niños esperarán ansiosos el paso de la liebre familiar de sus campos, arrastrando penosamente una canastilla de vistosos huevitos, como en un cuento animado de Walt Disney.
Buscar el origen de esa tradición legendaria, netamente cris¬tiana, es remontarse al medioevo, en medio de los pueblos sajo¬nes nórdicos, donde su pista se pierde; pero es tanta la fuerza de su simbolismo, que hasta lo han adoptado los pueblos latinos, si bien en forma de huevos de chocolate, como han copiado tan¬tas bellas cosas de los pueblos teutones.

……………………

Orígenes del Conejo de Pascua

Los persas y los egipcios coloreaban los huevos con colores brillantes y luego los comían durante el festejo de año nuevo, que comenzaba en primavera.
Uno de los símbolos más conocidos en Pascua son los famosos "Huevos", que en la antigüedad significaban la fecundación y la nueva vida.
A raíz de esta tradición, se hizo costumbre dar huevos como regalo en los festivales de primavera.
Hoy en día la gente sigue coloreando y decorando huevos de Pascua con distintos símbolos y colores. Uno de ellos es el sol que significa la buena fortuna. También el gallo que simboliza la concreción de deseos y las flores que representan el amor y caridad.
En Grecia, se utiliza mucho el color carmesí en honor a la sangre de Cristo. Una tradición en el festejo de la Pascua de este país es estrechar los huevos pintados de colores variados, tal cual como se brinda con las copas. En algunas Iglesias europeas se realiza una ceremonia en la que se bendicen los huevos, así como los Ramos de Olivo, y acompaña a este acto el dulce canto de un coro de niños.
En Alemania y Austria el Jueves Santo se utiliza el color verde para pintar los huevos. Los alemanes cocinan los huevos y luego quitan su contenido perforándolo con una aguja. Cuando el huevo está hueco los cuelgan en árboles y arbustos durante toda la Semana Santa.
En otros países, como por ejemplo Armenia, también vacían el huevo y en este país en particular, además los adornan con imágenes de Cristo, de la Virgen María y otros diseños religiosos.
Los eslavos pintan los huevos con especiales decorados en oro y plata.
En Inglaterra, en los pueblos de montaña, la celebración comienza en el amanecer del Domingo de Pascua. Hombres y mujeres suben a lo alto para ver nacer el Sol de la Resurrección. Al día siguiente, desde allí hacen desliza huevos de diversos colores que ruedan por las laderas y se pierden entre la vegetación de valles y llanuras.
Los artistas australianos diseñan los huevos con helechos y pequeñas plantas.
Los polacos y ucranianos, en cambio, los decoran con simples diseños y colores. Elaboran los llamados "Pysanki", que son una obra maestra de la habilidad y la mano de obra.
A pesar de todas estas variadas costumbres para adornar los huevos de Pascua que existen en muchos países europeos, la República Checa es el país donde más desarrollada tiene la técnica de ornamentación de los huevos.
El conejo era considerado el animal más fértil y era un signo de nueva vida durante la primavera. Sin embargo, el conejo como símbolo de Pascua fue originado en Alemania. En el 1800 fueron hechos los primeros conejos comestibles de pasta y azúcar.
Los alemanes fueron quienes incorporaron el conejo de Pascua en América del Norte, donde fue ignorado hasta poco después de la Guerra Civil norteamericana. La misma Pascua no era ampliamente celebrada en América hasta después de este tiempo.
El Conejo de Pascua también tiene un gran significado para los niños, quienes creen que el conejo es quien trae el huevo de Pascua. Esta creencia parte de una leyenda que comienza con la historia de una mujer que pintaba huevos para sus hijos en la Pascua y los escondía en nidos. Cuando los niños los encontraron un conejo saltó del nido y pensaron que el conejo les había traído los huevos.

La tradición de los huevos de Pascua

Todo comienza en Semana Santa y culmina con el Domingo de Pascua, que se presenta como una de las más importantes fiestas religiosas.
La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos, una de las conmemoraciones más importantes para la cristiandad. Muchos fieles van a misa con ramos de olivo -símbolo del recibimiento de Cristo en Jerusalén- para que sean bendecidos.
En esta semana se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Con el Domingo de Ramos se evocó la entrada de Cristo en Jerusalén. Según la fe católica, el pueblo judío le dio la bienvenida agitando ramos de olivo.
A partir del jueves próximo -día que se conmemora la Ultima Cena- la liturgia religiosa adquiere mayor importancia. El viernes santo se evoca el tormento de Cristo en su marcha hacia el Calvario y el domingo, con la Pascua de Resurrección, se festejará el paso de la muerte a la vida del Hijo de Dios.
La Pascua constituye el fundamento sobre el cual se asienta y gira toda la vida del cristianismo. Es festejada por millones de fieles en todo el mundo y el Papa da la bendición en una misa urbi et orbi desde la Basílica de San Pedro.
Desde los comienzos de la humanidad, el huevo fue sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento. El huevo adquirió importancia dentro de la mitología egipcia cuando el Ave Fénix se quemó en su nido y volvió a renacer más tarde a partir del huevo que lo había creado en un principio. También los hindúes sostenían que el mundo había nacido de un huevo.
Los huevos de pascua en la antigüedad eran de gallina y de pato, y en la Edad Media les eran regalados a los chicos durante las celebraciones. Al tiempo, los cristianos comenzaron a obsequiarse huevos durante la Semana Santa con regalos y al principio del siglo 19, en Alemania, Italia y Francia, aparecieron los primeros huevos hechos con chocolate con pequeños regalos adentro.
En cuanto a la decoración, los huevos de pascua siempre han representado un desafío para los reposteros. Pero las diversas culturas fueron decorando de manera diferente los huevos. En sus comienzos, eran pintados a mano con colores estridentes que representaban la luz del sol.
Los huevos se hacían uno a uno con un molde prefabricado, lo que dificultaba mucho su elaboración masiva. Los colores estridentes fueron apareciendo con las grandes producciones de huevos, por los años 20 y 30 del siglo XX.

viernes, 22 de abril de 2011

Reflexión para Pascua

Es una lástima que en el mismo instante que nosotros estamos viviendo esta solemne fiesta en paz y rodeados de nuestros seres amados, lluevan bombas sobre las cabezas de inocentes, hombres, mujeres y niños. Es una lástima que en alguna parte del mundo haya personas llorando de hambre mientras nosotros estamos pensando en el huevo de chocolate más grande que vamos a comer. Es una lástima que niños en alguna parte trabajen 16 horas por día sin ser pagados, sin escuela, sin esperanza y sin futuro. Es una lástima que la humanidad sufra de la soledad porque los hombres han aprendido a construir muros más bien que puentes.
Es una lástima que muchos de nosotros no hagamos nada. Es una lástima que muchos de nosotros ni siquiera tengamos un minuto para detenernos a pensar en todos estos seres desamparados. Es una lástima que muchos de nosotros, que verdaderamente pueden hacer algo, no hagan absolutamente nada. Es una lástima que el hombre se haya vuelto tan individualista y egoísta.
Ojalá que esta Pascua nos haga reflexionar y tomar consciencia que no estamos solos sobre este planeta tierra y que podemos ayudar ayudando a la persona que tenemos al lado. Siempre se puede colaborar para cambiar el mundo. No es necesario ser presidente de un país o líder de ejército. Basta con dar lo que uno puede para que otro mejore su calidad de vida.
¡Feliz Semana Santa y Feliz Pascua!

¿Cómo celebraban la Pascua los alemanes del Volga?

“La Semana Santa comenzaba con el Domingo de Ramos, cuando se bendecían las palmas y ramos de olivo. Portando esas palmas y ramos se organiza una procesión, en recuerdo de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén. En tanto que durante la Semana Santa propiamente dicha, se celebraban tres ritos solemnes para evocar la pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo. El Jueves Santo: la institución de la eucaristía; el Viernes Santo: las lecturas de las Sagradas Escrituras, oraciones solemnes, y la veneración de la cruz rememoraban la crucifixión de Cristo; y el Sábado Santo: conmemoraban el entierro de Cristo; los oficios de vigilia de medianoche inauguran la celebración de la Pascua de Resurrección”. (Memorias de August Brost)

Semana Santa

Durante la Semana Santa, las colonias cambiaban totalmente su aspecto. No se oían los suaves acordes de los “Schnerorgellier” y los colonienses que an¬daban por las calles lo hacían en profundo silencio.
El Jueves Santo, durante la Misa, en que se celebraba la Ultima Cena de Cristo y la ceremonia de lavar los pies para rememorar el lavado de pies de los discípulos de Cristo, el templo quedaba de pronto en silencio y a oscuras: súbitamente los fieles comenzaban a entonar el himno sagrado Gloria in excelsis al tiempo que comenzaban a repicar todas las campanas (que se “volaban” y permanecerían mudas hasta el sábado a la noche, cuando “regresarían”, haciendo el mismo estruendo que ensordecía a toda la colonia). Desde ese momento, solamente las matracas (Klapperer) de los campaneros anunciaban el inicio de la misa, durante los dos días subsiguientes.
El Viernes Santo, los fieles concurrían a misa vestidos de colores oscuros o de negro. Se conmemoraba la muerte de Jesucristo. Era un día dedicado a la penitencia, el ayuno y la oración. La liturgia se componía de cuatro partes diferenciadas: lecturas bíblicas y oraciones solemnes, incluyendo la lectura de la Pasión según san Juan, la adoración de la cruz, la comunión de los fieles y las devociones populares. También se realizaban procesiones por las calles, en las que los niños iluminaban su camino llevando en las manos farolitos (fackellier), adornados con papel crepé, entonando cánticos religiosos y orando devotamente. En muchas esquinas se instalaban pequeños altares preparados por los vecinos.
El Sábado Santo por la noche, se hacía el remedo de quemar a Judas, el traidor de Jesús. Y el Domingo de Pascua se asistía a misa con los corazones alborozados para celebrar la resurrección del Señor.
Al atardecer se organizaban animadas tertulias y bailes. Hecho que se reiteraba los lunes y martes. Siempre con una masiva participación popular.

jueves, 21 de abril de 2011

Tradición de Semana Santa: Los campaneros de la colonia

“Los chicos de la colonia soñaban con ser "campaneros de Semana Santa" (Klapperer) y hasta los más pequeños importu¬naban a sus padres para sonsacarles el permiso, e iban confiados a algún amigo mayor que ellos. Y ahí se desplazaba el grupo, siguiéndole a prudencial distancia los perros fíeles, cuyos amos eran una máquina de ruido. La muchachada se la pasaba en la calle matraca al hombro, anunciando a viva voz los horarios de las misas, y comunicando que su llamado correspondía a los tres consabidos toques de las campanas, rubricando el pregón con: Zum ersten mal, zum zweiden mal, zum dritten mal!" (¡Primera, segunda y tercera!) y cerrando el todo, con un ensordecedor ruido de los instrumentos especiales” (Padre José Brendel )

Die Klapperer

La Semana Santa llamada aún con el vocablo del alemán an¬tiguo Karwoche, tenía a mal traer con mucha anticipación a to¬da la muchachada coloniense de los primeros años de las colonias.
Ya meses antes, se trabajaba en la fabricación de matracas e instrumentos de propia invención (Raschpel), para intervenir en la Agrupación de campaneros que suplirían el silencio de las cam¬panas entre el Jueves y el Sábado Santo, o como se decía "die Klocken fliegen fort" (se vuelan las campanas).
Llegado el momento, se reunía el grupo en la Parroquia, para ser admitido oficialmente con derechos y obligaciones en la Co¬fradía, y para recibir las instrucciones de caso, y presentar al sacerdote las armas de combate, que eran poderosas matracas, capaces de hacer callar a una chicharra. En número de hasta cua¬renta se salía a anunciar los diversos actos del programa y el Án¬gelus, que era especialmente importante, porque había que le¬vantarse de madrugada, recorriendo las calles en penumbras, can¬tando el Ave Maria Gracia plena! Con ese motivo, fuera de las horas rituales en el templo, la muchachada se las pasaba en la calle matraca al hombro, anunciando a viva voz los horarios, y comunicando que su llamado correspondía a los tres consabidos toques de las campanas, rubricando el pregón con: Zum ersten mal, zum zweiden mal, zum dritten mal!" (¡primera, segunda y tercera!) y cerrando el todo, con un ensordecedor ruido de los instrumentos especiales.
De madrugada, el punto de reunión era el viejo y abandona¬do salón capilla, y allí al alba, y a la luz de una vela, medio dor¬midos aún, esperaba la trupp el momento de salida, que daría el Schulmeister. El salón distaba un buen tiro de honda de la iglesia, lo que atemperaba el bullicio de los muchachos, a pesar de los que gritaban más, exigiendo a veces la dictatorial intervención del Padre, con algún "sopapo" perdido, con lo que a la postre no se remediaba nada.
Los chicos de la colonia soñaban con ser "campaneros de Semana Santa" (Klapperer) y hasta los más pequeños importu¬naban a sus padres para sonsacarles el permiso, e iban confiados a algún amigo mayor que ellos. Y ahí se desplazaba el grupo, siguiéndole a prudencial distancia los perros fíeles, cuyos amos eran una máquina de ruido.
Todo ese trabajo —pues no dejaba de serlo— tenía una re¬compensa. El Domingo de Pascua y después de la Misa Mayor, volvía a congregarse la trupp, ya fuera de servicio, y arrastrando un carrito no mayor que un coche de bebé, rehacían el habitual recorrido, interesadamente, para recoger su recompensa. Se iba de casa en casa, entrando en todos los patios, para desear las Fe¬lices Pascuas a la gente que se divertía con ellos y los esperaba, e inclusive les pedía la repetición de sus pregones, sobre todo el del ÁNGELUS, que cantaban a voz en cuello, mientras el ruido subía en crescendo y al ritmo de las dádivas de monedas y huevitos de Pascua que daban los dueños de casa, y los que al fin del re¬corrido, eran repartidos en total entre los componentes de la agrupación.
Ya antes de entrar en un patio, el encargado de las finanzas hacía cálculos de lo que dará Don Fulano, si mucho o poco, y se¬gún la intención se atacaba en tono mayor o menor, con todas las repeticiones que se pidieran, y que a veces eran muchas y pro-vechosas. De paso se iba comiendo torta pascual, entre canto y canto, ruido y ruido . . . por primera, segunda y tercera vez.

miércoles, 20 de abril de 2011

Los murmullos de mamá

Recuerdo a mi madre, sentada junto a la ventana, con su rodete blanco, su vestido negro, sus dedos sobre el regazo, entrelazadas por el rosario, crucifijo en mano, murmurando interminables oraciones, en las no menos interminables horas de verano. Viejecita y arrugada. Tierna y dulce. La mirada perdida. Los ojos vueltos hacia el alma. La mente en el recuerdo. Viendo pasar los minutos eternos subida a un lento tren rumbo a la estación terminal de la muerte.
Hablaba poco. Lo necesario. Siempre estaba triste. Los ojos llorosos. El alma melancólica. El cuerpo sufrido. Muy anciana. Rezaba y rezaba. Por los hijos, los nietos, los bisnietos… por los que habían nacido, por los que todavía no habían venido al mundo. Por el pasado, por el presente, por el futuro. Pedía por todos. Generaciones enteras fueron bendecidas por sus oraciones. ¿Será por eso que fuimos tan felices con tan poco? Teníamos lo indispensable para vivir pero nunca nos faltaron la risa ni los momentos felices.
Sus murmullos eran el cantar del tiempo que transcurría. Las horas que pasaban. La voz que adormecía. La canción que apaciguaba los ánimos. La comunicación con alguien superior. Alguien que nos cuidaba porque ella se lo pedía.

Ya está a la venta la segunda edición del libro “Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga”, del escritor Julio César Melchior.

Luego de alcanzar un éxito de ventas extraordinario está a la venta la segunda edición del libro “Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga”, del escritor Julio César Melchior.


El libro rescata antiguas tradiciones y costumbres de los alemanes del Volga. Relatos inéditos, vivencias, anécdotas… y cincuenta fotografías antiguas. Se puede adquirir desde cualquier punto del país vía contra reembolso. Para ello, enviar dirección postal a juliomelchior@hotmail.com y la obra será despachada. Al momento de recibirla en su hogar, abonará al correo el valor del libro. También se puede adquirir desde cualquier lugar del mundo a través de western Union. (El valor del libro es de $48).


¡¡¡Muchas gracias a todos los que hicieron posible este éxito!!!





.....................................................................



Es un libro de una belleza poética inigualable, puesta al servicio del corazón nostálgico y el alma melancólica de remembranzas. Un homenaje a los alemanes del Volga que un día llegaron a la Argentina a hacerse la América y terminaron construyendo un próspero y hermoso país. Entrañables recuerdos que hacen al alma y a la identidad de los descendientes de alemanes del Volga, que el escritor Julio César Melchior recupera en esta obra, para que la guardemos como una valiosa joya que no debe faltar en ninguna biblioteca, escribe el profesor Desiderio Walter.


“Aprendimos a vivir sin tener en cuenta que los recuerdos no mueren. Nos formamos en el andar de la vida dejando en el camino del ayer historias que luego lamentamos haber perdido. Acontecimientos cotidianos que delinearon nuestro carácter, que forjaron nuestra voluntad sobre el yunque de la existencia, con martillazos de alegrías y tristezas, o que nos hicieron hombres dándonos una lección. Pequeñas vivencias, que de tan sencillas, simples y triviales, en la niñez y juventud, nos parecían hechos insignificantes, sucesos a los que no vale la pena tener en cuenta siquiera. Y así, en el diario vivir, en el minuto a minuto, olvidamos una palabra dulce dicha al oído por un ser querido, un gesto o un abrazo fraterno, una caricia, un consuelo, un beso suave y tierno, un te amo de alguien que con los años dejamos de amar, y hasta, a veces, un adiós que nos hizo llorar. Perdimos en la vastedad de la memoria, inmersos en la era del consumismo, imágenes de la colonia que un día fue una localidad distinta, con casitas de adobe y hornos de barro y chimeneas humeando aroma a pan casero horneado en frías madrugadas de invierno; con mamá, papá, la abuela y el abuelo vistiendo ropas tradicionales que nos parecían anacrónicas y fuera de moda; con sus tradiciones y costumbres que le conferían identidad; con sus campanas en la torre de la iglesia tocando a rezar el Ángelus o llamando a asistir a misa; con sus procesiones solemnes y fastuosas; sus fiestas religiosas: Kerb, Pascua, Navidad... y el Pelznickel deambulando en Nochebuena por las calles de tierra, buscando ingresar en las viviendas para castigar a los niños que se portaron mal durante el transcurso del año”.

Cree en ti misma/o

Cree en ti misma/o. Cree en tus sueños. Cree en el futuro sin importar lo que digan los demás. Nunca dejes de creer ni en ti misma/o ni en tus sueños y llegarás a la meta que te has propuesto. No importa cuán alta ni quien lejos parezca en este momento. Con coraje, esfuerzo, lucha y confianza en uno misma/o siempre pero siempre se llega.

martes, 19 de abril de 2011

Todo por haber amado

Era la luna
reflejada en la laguna,
y las estrellas
antiguas querellas:
lágrimas muertas
que llevo a cuestas
en mi corazón,
sin tino y sin razón.
Todo por haber amado.
Todo por haber fracasado.

Nadie puede dar lo que no tiene

Nadie puede dar lo que no tiene... Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás. Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación. Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer, respetarte para respetar y aceptarte para aceptar, ya que nadie puede dar lo que no tiene dentro de sí.

Fotografías antiguas de los alemanes del Volga



lunes, 18 de abril de 2011

Scherzfragen

Ein Müller war in seiner Mühle,
die vier Ecken hatte.
In jeder Ecke standen vier Säcke,
auf jedem Sack sassen vier Katzen,
jede Katze hatte vier Junge bei sich.
Wieviele Füsse waren in der Mühle?

Zwei, nämlich die des Müllers.
Die Katzen haben Pfoten.


.....................................

Wie kann man Wasser
in einem Sieb tragen?

Wenn es gefroren ist

............................................................

Traducción

Un molinero estaba en su molino,
que tenía cuatro esquinas.
En cada esquina había cuatro bolsas,
cada bolsa contenía cuatro gatos,
cada gato tenía cuatro crías consigo.
¿Cuántos pies había en el molino?

Dos... porque solamente el molinero tiene pies.
Los gatos poseen patas.


...............................

¿Cómo se puede llevar agua
en un colador?

Cuando está escarchada

Se responsable de tus actos

Se responsable de tus actos. El mañana puede ser muy cruel en remordimientos. Todo lo que lleves a cabo hoy forjará tu futuro y serán tus recuerdos del mañana. Un presente honesto y fiel contigo mismo, dará como resultado una vida feliz y un mañana satisfecho. En cambio, un presente deshonesto, generará tristeza, desasosiego y soledad y remordimientos.

El principio del amor

El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de cambiar con nuestra propia imagen, porque entonces sólo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos.

Pueblo San José distinguió a vecinos de la comunidad.

El Intendente Ricardo Moccero valoró sus trayectorias y los puso como ejemplo del esfuerzo, vocación y profundo servicio solidario. Gaspar Desch, Erminda Schwab y Tienda Herr fueron los reconocidos. Para más información visitar: http://www.lanuevaradiosuarez.com.ar/

Antonella Werbag, Reina del Pueblo San José



Pueblo San José conmemoró sus 124 años de vida.



Ceremonia religiosa en acción de gracias, homenaje al fundador Don Eduardo Casey y acto protocolar en el salón parroquial con entrega de distinciones. Hablaron la docente de la Escuela Nº 3 Inés Yumplut y el Intendente Ricardo Moccero. Fotos Alberto García para La Nueva Radio Suárez.


Como es habitual los Pueblos Alemanes, respetuosos de sus más caras tradiciones, no solamente celebran las Fiestas Patronales sino que en los últimos años las fechas fundacionales son muy tenidas en cuenta y hacen posible el agradecimiento fraterno a través del oficio religioso y destacan a los vecinos más antiguos de cada comunidad. El sábado pasado las autoridades se dieron cita en el Pueblo San José para compartir la celebración e inicialmente, después del torneo de kosser, participaron de la celebración litúrgica que se ofició en el Templo San José Obrero y que estuvo a cargo del Padre Luis Williesko, quien ofreció la santa misa en acción de gracias por los fundadores, los pioneros, quienes trabajando de sol a sombra, bajo una profunda fe religiosa, fueron capaces contra todas las adversidades de hacer realidad este presente promisorio que hoy vive la segunda Colonia. El Delegado Municipal, Daniel Schwindt, dio la bienvenida a las autoridades presentes, encabezadas por el Intendente Municipal Ricardo Moccero, miembros de su Gabinete, representantes del Concejo Deliberante y Consejo Escolar, mas los referentes, vecinos que representan a las instituciones, como el Club Independiente, Club Germano Argentino, Comisión Directiva del salón parroquial, Escuela Nº 4, Escuela Parroquial, Centro de Jubilados, Rotary Club de las Colonias, entre otras que forman parte del quehacer general del Pueblo San José. El acto formal se llevo a cabo en el salón Parroquial con la presencia del Coro Las Voces del Corazón dirigido por Albino y Mariana Lang interpretándose los Himnos de Argentina y Alemania respectivamente. Hablaron el Intendente Municipal Ricardo Moccero quien destaco el crecimiento de Pueblo San José, las condiciones de vida favorables y las gestiones impulsadas por la Municipalidad para extender la red cloacal a la localidad, mientras que anuncio respecto al tema laboral que próximamente en el Molino Harinero San José se instalara una fabrica de elaboración de fideos que generara mano de obra para la localidad. La docente Inés Yumplut perteneciente a la Escuela Nº 3 y que este año cumple 125 años, dejo un calido mensaje calificando al Pueblo San José como “un paraíso con un profundo legado histórico encontrándose actualmente en vía de desarrollo con una historia de fe y trabajo” expresó.- Después del acto y ante al monumento a Don Eduardo Casey, que se encuentra emplazado frente al Templo sobre la avenida principal que lleva su nombre, se rindieron honores depositando, en nombre de la población, una ofrenda que testimonia la gratitud por la fecunda tarea colonizadora que le correspondió a Casey. Portaron la ofrenda el Intendente Moccero, Juan Hippener, el Delegado Daniel Schwindt, la Presidente del Consejo Escolar Susana Previsdomini y el Secretario de Gobierno Ernesto Palenzona. Posteriormente, ya en el anochecer del sábado, las autoridades y vecinos en general se trasladaron al gigante de Independiente donde se llevó a cabo un gran desfile de modas y la elección de la reina del 124º aniversario del Pueblo San José.

Ganadores del Torneo de Kösser 124º Aniversario Pueblo San José



José Schmidt y José Siben de Santa Maria se consagraron ganadores. Participaron más de 40 jugadores. Coordinaron Julio y Tito Hartman.


Como parte de los actos conmemorativos de un nuevo aniversario del Pueblo San José se llevo a cabo el sábado pasado un torneo de Kosser en las canchas ubicadas en el Parque Deportivo de Club Independiente y que contó con más de 20 parejas. Se produjo la entrega de premios a los cuatro mejores de la ronda ganadores y los dos mejores de la ronda perdedores además de dos reconocimientos especiales. Recibieron los competidores calzado deportivo donado por la empresa VDA, seis pares y otros 4 aportados por Socaya el gremio que representa a los trabajadores del caucho, por lo cual agradecieron a Héctor Adamoli gerente de la planta y a Claudio Streitenberger dirigente del Sindicato. Resultaron ganadores José Schmidt y José Siben del Pueblo Santa Maria. En la segunda colocación se ubicaron Ramón Schwab y Leandro Hartman de Coronel Suárez. Terceros se consagraron Pablo Sewaldt y Gustavo Beilman del Pueblo San José y el cuarto lugar le correspondió a Julio y Tito Hartman del Pueblo San José. La ronda de perdedores se la adjudicaron Santiago Arzer y Oscar Santarelli y el segundo puesto Marcelo Melchior con Alejandro Hegt. En el momento de la premiación los organizadores entregaron también un presente recordatorio a modo de agradecimiento para la Señora Julia Ruffa constante colaboradora y para nuestro compañero de trabajo Miguel Desch por su permanente acompañamiento en cada evento que se organiza rescatando un juego bien tradicional de los Pueblos Alemanes

sábado, 16 de abril de 2011

Edición Nº56 de Hilando Recuerdos


Herbst

Bunt sind schon die Wälder,
gelb die Stoppelfelder,
und der Herbst beginnt.
Rote Blätter fallen,
graue Nebel wallen,
kühler weht der Wind.

Von Johann Gaudenz von Salis-Seewis

…………………………………..

Otoño

Coloridos ya están los bosques,
de amarillo pintados los rastrojos,
y el otoño comienza.
Rojas caen las hojas,
oleada de niebla gris,
sopla el viento frío.

Sé fiel a tus principios y a tus sueños.

Sé fiel a tus principios y a tus sueños. Nunca te avergüences de ellos. Ni en la pobreza ni en la abundancia; ni en la amistad ni en la soledad; ni en el amor ni en la orfandad. Porque ellos conforman tu identidad, tu personalidad, tu carácter, y le dan sentido a tu existencia. Sin ellos no eres nadie. Simplemente serás un barrilete que el viento del deseo de los demás llevará a volar a su antojo, sin rumbo ni horizonte. Terminarás extraviado, desorientado y desolado. Y en la vejez mirarás hacia atrás y no verás más que los pasos de una sombra que deambuló por la vida sin dejar más huella que el olvido de una tumba que el tiempo borrará para siempre ni bien cierres los ojos.

jueves, 14 de abril de 2011

Schlaflieder

Schlaf, Kindlein, schlaf!
Der Vater hüt die Schlaf.
Die Mutter hüt die Lämmerlein
und bringt ein Sack voll Blämerlein.

Schlaf, Kindlein, schalf!
Der Vater hüt die Schaf.
Die Mutter hüt eine rote Kuh.
Kindlein, mach die Aeuglein zu!

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-..-.-..-.-.-..-.-.-.-

Schlaf, Kindlein, schlaf!
Der Vater hüt die Schaf.
Kommt ein weisses, will dich beissen;
kommt ein schwarzes, will dich kratzen;
und das gele will dich quälle,
und das rote will dich brote.

---------------------

Duerme, niño, duerme!
Papá protege las ovejas.
Mamá protege los corderitos
y trae un saco lleno de florcitas.

Duerme, niño, duerme!
Papá protege las ovejas.
Mamá protege una vaca roja.
Niño, cierra los ojitos!

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Duerme, niño, duerme!
Papá protege las ovejas.
Viene una blanca, quiere morderte;
viene una negra, quiere rascarte;
y la amarilla te quiere atormentar
y la roja te quiere hornear.

El juego de las bolitas

En cada época los niños han elegido sus juegos. Ahora se ha generalizado el juego “de las figuritas”, pero los chicos de antes y los de ahora no han olvidado un juego común: las bolitas. Resulta casi imposible no ver en alguna calle de los pueblos alemanes, a cualquier hora, un grupo de chiquilines disfrutando de los placeres que les brinda “la cancha”, preferiblemente de tierra para poder aplicar la ley del “sucio” o “limpio”, luciendo habilidades en el triángulo o en el hoyo que, sin descartar el casi desaparecido “choclón”. Alegra el corazón ver a los pequeñuelos, algunos que no levantan una cuarta del suelo, jugando y discutiendo acaloradamente por una contingencia del juego, y finalizando el mismo con la acusación categórica de “tramposiento”. Alegra el corazón y afloran los recuerdos de décadas atrás, cuando una jugada de bolitas se prolongaba por más horas que las que el permiso materno autorizaba y se volvía lo más tranquilo al hogar gritando todavía por la calle casi desierta “¡A la bolita que raye!” y al final la que “rayaba” era la madre, que tras una tunda disciplinaria obligaba a comer de parado, pero sintiendo la víctima, más que la paliza habitual, la pérdida de la bolsita llena de bolitas “de las lindas” ganadas a costa de sudor y una costra de tierra estampada en la rodilla y los nudillos de las manos. Juegos viejos que son siempre nuevos y que señalan que el nuevo evoluciona, pero que los sueños siempre son sueños.


Fuente: El Imparcial

Nadie más que tú eres responsable de tu felicidad

Tienes una sola vida. Ámala. Cuídala. Vívela lo mejor que te sea posible. No la destruyas con remordimientos ni reproches ni sueños que ya no puedes realizar. El pasado ya no existe y el futuro no sabes si vendrá. Lo único real, concreto y tangible es este presente. Por lo tanto siente cada cosa que hagas, disfruta de cada acto que lleves a cabo, y haz solamente lo que amas para que mañana no haya motivo de remordimientos ni reproches. Toma tus propias decisiones; no te dejes influir por nadie para no tener que endilgarle la culpa de tus errores a persona alguna.
No temas. Porque ni quien te ama; ni quien te odia; ni quien te critica; es capaz de torcer tu destino una vez que has propuesto una meta. Nadie te doblegará, a menos que tú se lo permitas. Sólo tú y nadie más que, decides cómo vivir tu vida.

miércoles, 13 de abril de 2011

Evita los encasillamientos

La superación personal implica estar abierto a la posibilidad del cambio, no encasillarse ni encasillar a los demás. El encasillamiento es una manera de rehuir a las experiencias nuevas, de seguir siempre en la vieja rutina. Evita hacer ésto y lograrás una vida plena, en la que conseguirás concretar tus sueños.

Foto antigua: Fiesta familiar en Pueblo San José, en 1953...

Los esposos Catalina Sehel y Juan Siegeman conformaron un hogar basado en los sólidos valores morales y cristianos. Edificaron una familia unida en el amor. Tuvieron varios hijos, una numerosa descendencia. Legaron al porvenir sus ejemplos de vida. Por eso ambos sobreviven en la memoria y los corazones perpetuados en sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos, etc. Hilando recuerdos los rememora durante la conmemoración de sus cincuenta años de casados, celebrados en 1953, junto a sus familiares: Francisco Millenpeier, Jorge Futch, Mercedes Schmidt, Francisco Siegeman, Miguel Fensel, Juan Millenpeier, Antonio Simon, Lucía, Ziegemann, Celestina Sejas, Anita Ziegemann, Alejandro Ziegemann, Elisa Hejt, María Salvadora Ziegemann, Catalina Ziegemann, María Schmidt, Florentina y Catalina Ziegemann.

Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga

El libro rescata antiguas tradiciones y costumbres de los alemanes del Volga. Relatos inéditos, vivencias, anécdotas… y cincuenta fotografías antiguas. Se puede adquirir desde cualquier punto del país vía contra reembolso. Para ello, enviar dirección postal a juliomelchior@hotmail.com y la obra será despachada. Al momento de recibirla en su hogar, abonará al correo el valor del libro. También se puede adquirir desde cualquier lugar del mundo a través de western Union.


No se lo pierda. ¡Adquiéralo Ya!

Rätsel

Im Lenz erfreu ich dich,
im Sommer kühl ich dich,
im Herbst ernähr ich dich,
im Winter wärm ich dich.

Der Baum

Ein rotes Gärtlein,
ein weisses Geländer,
es regent nicht hinein,
es schneit nicht hinein
und ist doch immer nass.


Der Mund

Zwei Köpfe,
zwei Arme,
vier Augen,
sechs Füss:
Sag mir schnell an,
was ist denn dies?

Der reiter

.......................................................................................................................................................................


Traducción:

En primavera te alegro,
en verano te doy sombra,
en otoño te prodigo sustento,
en invierno te caliento.

El árbol

En un rojo jardincito,
existe un blanco campito,
donde no ingresa la lluvia,
tampoco la nieve,
y sin embargo, está siempre mojado.

La boca

Dos cabezas,
dos brazos,
cuatro ojos,
seis pies:
dime pronto...
¿qué es eso?


El jinete y su caballo

Los chorizos del cura

El sacerdote observó con satisfacción y deleite la gran cantidad de chorizos que la comunidad le había acercado como primicias de la carneada que los colonos habían realizado durante los últimos días y que colgaban en hilera en el techo del galpón construido al lado de la casa parroquial.
Pero el orgullo se desvaneció rápidamente, cuando con el correr de las jornadas notó que los embutidos comenzaban a desaparecer de los travesaños del techo donde colgaban.
Puesto a investigar y vigilar desde las tinieblas de las horas más tempranas del amanecer y oscuras del anochecer, descubrió al osado personaje que se atrevía a violar sus sagradas posesiones que, según su creencia personal, contaban con la protección divina y todo aquel que se atrevía a tomar aunque sea un solo embutido, por más hambre que tuviera, estaba cometiendo una de las violaciones más ultrajantes contra la fe cristiana: le robaba el alimento al representante de Dios sobre la tierra, lo que significaba –según la sabiduría del cura- hurtarle el sustento a Dios. Situación que se complicaba porque el autor de la audaz fechoría era el sacristán. A quien la parroquia abonaba tres pesos para cumplir con las tareas de servir durante los servicios litúrgicos y mantener limpia y en orden la iglesia. Dinero que, sin embargo, no le alcanzaba al pobre hombre para sobrevivir con su familia. Pero este razonamiento ni se le cruzaba por la cabeza al humillado sacerdote: el sacristán era culpable y merecía un escarmiento y él se encargaría de dárselo. No ahora, claro que no, sería demasiado sencillo. No. Actuaría con sutileza, acorde con su inteligencia. No por nada todos los feligreses acudían a él cuando algún problema ocurría en la pequeña localidad. Lo tenía decidido: lo haría declararse culpable en los próximos días cuando todos debían confesarse, porque era obligación cristiana de la colonia concurrir al confesionario y sentarse frente al religioso para contarle los pecados cometidos y solicitarle el perdón, una vez al mes.
Con paciencia monacal, aunque a veces perturbada por la desagradable incertidumbre de tener que observar como sus chorizos desaparecían por las noches, el sacerdote esperó el día de la confesión.
Las personas se fueron confesando una a una hasta que llegó el turno del sacristán que, pese a la avidez del representante de Dios sobre la tierra por conocer los pecados que el hombre iba a contar, concluyó de referirlos sin hacer mención al robo de los chorizos.
-¿Es todo?, preguntó el cura.
-¡Sí!, respondió el sacristán.
-¿Estás totalmente seguro que es todo?, volvió a interrogar el cura.
-¡Sí!, completamente.
El sacerdote, no pudiendo creer que alguien se atreviera a mentirle y lo que aún consideraba más grave, callarse un pecado que consideraba mortal, decidió preguntarle:
-¿Quién se roba los chorizos del cura?
-No le escucho, Padre, adujo el sacristán.
El sacerdote repitió la pregunta.
A lo que el sacristán volvió a excusarse pretextando que no lo escuchaba.
-¡Pero cómo puede ser!, -estalló el párroco-, si yo te escucho perfectamente de este lado del confesionario. Hagamos un cambio –propuso-, sentate vos en mi lugar que yo ocuparé el tuyo.
Así lo hicieron.
El sacristán se sentó dentro del confesionario y al comprobar que el cura ya se había arrodillado cómodamente en el lugar que él ocupara previamente, le preguntó:
-¿Quién se acuesta con la mujer del sacristán cuando el sacristán no está en casa?
-¡Tenés razón!, -respondió nervioso el cura-, de este lado no se oye nada, dando por concluida la confesión y perdonados todos los pecados del sacristán.

martes, 12 de abril de 2011

La felicidad depende de tí

Observa el amanecer; escucha el trinar de los pájaros; siente el latido de la vida. Disfruta del día. Porque aunque estés triste o feliz, el día seguirá estando allí con toda su belleza. Y al final de cuentas, la tristeza o felicidad, es simplemente un estado de ánimo que depende de ti.

lunes, 11 de abril de 2011

CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES POR EL 124º ANIVERSARIO DE PUEBLO SAN JOSÉ

El Delegado de Pueblo San José, Daniel Schwindt, invita a toda la comunidad a participar de las diferentes actividades que se llevarán a cabo en conmemoración del 124º aniversario de dicha colonia alemana, a saber:

Sábado 16 de abril:

14 hs: Gran torneo de Kosser en el predio de la cancha del Club Independiente.

18 hs: Santa Misa de acción de gracias en el Templo San José Obrero.

Una vez finalizada la misa, se llevará a cabo el Acto Protocolar en el Salón Parroquial. En el mismo, se colocará un presente floral en homenaje a Don Eduardo Casey, con entrega de distinciones y palabras alusivas.

20.30 hs: Desfile de modas y elección de la Reina de la comunidad, en el Salón del Club Independiente. Organiza: Subcomisión de Hockey del Club Independiente. La entrada tendrá un costo de $10 y la mesa un valor de $5. Habrá servicio de cantina.

sábado, 9 de abril de 2011

¿Eres quién realmente deseas ser?

Piensa en lo que estás haciendo en este momento y plantéate las siguientes preguntas: ¿Es lo que realmente deseas hacer o solamente sigues el camino que un familiar, amigo o la sociedad señalan como el mejor para ti? ¿Cambiarías algo? Y si es así…. ¿Por qué no lo haces? ¿Por miedo, por temor al qué dirán, a ser criticado, señalado con el dedo? ¿Acaso nunca te has puesto a pensar que no hay peor soledad que el estar rodeado de personas, aún las que más nos aman y amamos, y sentirnos profundamente desolados porque no estamos con la persona que más desearíamos estar: nosotros mismos. Ese nosotros que ahogamos en nuestro interior para conformar a los demás.

viernes, 8 de abril de 2011

Ella era mi madre

Ella estaba sola, sola en su casa sin fin. Sola en su jardín. Sola entre sus recuerdos. Sola entre sus fotos amarillas. Sola entre sus muebles viejos. Vestida de luto. Velando muertos. Ella tenía un rosario negro. Negro como la noche sin estrellas. Y la vida sin seres queridos que la cuidaran. Un crucifijo y un ramito de aromo bendecido el Domingo de Ramos en la pared. Una botella de agua bendita con la que santificaba la casa en noches de insomnio y tormenta. Ella era toda ternura. Viejecita y ajada. Anciana y cansada. La espalda cargada de años. El alma de alegrías y penas. Miraba el mañana con desdén y el pasado con ilusión. Ella era mi madre. Mi madre que ahora está muerta. Igual de viejecita. Igual de anciana. Igual de sola y abandonada dentro del ataúd.

El amor llega siempre

El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aún cree, aunque haya sido traicionado. A aquel que todavía necesite amar, aunque antes haya sido lastimado, y a aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo.

jueves, 7 de abril de 2011

La infancia de los alemanes del Volga: "¡Éramos tan felices!"

“El tiempo de la niñez en las colonias era una época dichosa para nosotros. Vivíamos en un universo que no estaba afectado por ningún tipo de problemas ni inquietudes. Los niños nunca nos enterábamos de nada. Los mayores, tanto padres como abuelos, mantenían todas las dificultades que aquejaban a la familia en secreto y conversaban buscando las soluciones de los mismos, cuando estaban solos. Recién mucho más tarde nos explicamos los niños de ayer, por qué, después de una reunión secreta salía nuestra madre secándose alguna lagrimilla: es que allí se había discutido un procedimiento, una influencia, o un método, como quizás tam­bién se había corregido un error. Ellos tenían su mundo y nosotros el nuestro. De la misma manera, ellos poseían su trabajo y nosotros teníamos nuestros juegos. Algunos muy ancestrales, que heredábamos de generación en generación, como los Koser, die Loftipier, die Fohreiter, por citar tres de los más populares, y otros que inventábamos imitando las tareas rurales que desarrollaban nuestros padres en el campo. Al respecto recuerdo haber leído en el libro del Padre Brendel que “La niñez, como pude comprobar por propia experiencia, era totalmente feliz. No había ambiciones de cosas imposibles, ni sueños irrealizables. Los juguetes como hoy se conciben, eran muy raros en esa época, lo que no quiere decir que los niños no tuvieran los suyos, fabricándoselos, y su tema siempre eran o máquinas de trillar o de segar, o carros de diversos tamaños . .. pero siempre "made in home" industria doméstica”.

miércoles, 6 de abril de 2011

La clave para triunfar en la vida

La clave para triunfar en la vida es tomar el control de tus estados mentales y por lo tanto de tu comportamiento. Si quieres amor, seguridad, libertad, ser dueño de tu propia vida, debes contar (entre otras cosas) con un sistema de creencias positivo y no con uno negativo, que te ayude y no que te perjudique. Sólo de esta manera lograrás concretar todo lo que te propones.

martes, 5 de abril de 2011

Fotografías acto de presentación del libro de Julio César Melchior, "Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga"

La presentación del libro del escritor Julio César Melchior, "Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga", se realizó en la Sala Bicentenario del Mercado de las Artes "Jorge Luis Borges", organizado por el Instituto Cultural de la Municipalidad de Coronel Suárez, que presiden Julio Losada y Nora Schwab.


Fórmula para ser feliz

Comparte lo que tienes. Ama sin exigencias. Perdona sin cicatrices. Acepta sin perfecciones. Agradece lo que te dan. ¡Y no te rindas nunca!

lunes, 4 de abril de 2011

Perfumados recuerdos que nos ayudan a sonreír

Caminando por la colonia me pregunto: ¿de dónde viene este aroma tan particular que me seduce de nostalgia y me embriaga de pasado? ¡Me resulta tan conocido y me trae tantos recuerdos!


Caminando por la colonia me pregunto: ¿de dónde viene este aroma tan particular que me seduce de nostalgia y me embriaga de pasado? ¡Me resulta tan conocido y me trae tantos recuerdos! Seguí caminando, disfrutando de los maravillosos jardines de mi querida colonia. Cada jardín era un asombro nuevo, cada perfume otro recuerdo querido. Hasta que encontré la punta de la línea que me iba llevando de la nariz. Y allí las vi, increíble, racimos y racimos de glicinas que, con un color que las hacía confundir con el cielo, adornaban un paredón que parecía pintado por Miguel Ángel. Detuve mi caminata a mirar, oler, disfrutar con todos mis sentidos de este regalo inesperado que me brindaba mi pueblo. ¡Es tan difícil encontrarlas! Al ver el caserón, tan viejo, no pude evitar que me asaltara el temor lógico: ¿Qué pasará cuando tiren esta casa abajo? El cambio de dueños, el progreso edilicio, el crecimiento de la colonia, todo se conjuga para suceda pronto. Todos perderemos, ya no podremos disfrutar de estas maravillosas flores color celeste cielo que parece haber sido sembrada por ángeles. Y en mi recorrido y al cruzar las calles, también pensé en las enredaderas que siempre creciendo solas a lo salvaje, daban a los alambrados el tapiz azul y blanco de Las Campanitas. Recuerdo que cuando era chico en el patio se encontraba una flor que a nosotros los chicos nos dejaba sorprendidos por su hermosura pero también por su nombre. La llamábamos Los Clavos de Cristo, su diseño era espectacular y era una flor que por respeto no dañábamos, su nombre era para nosotros, una señal de verdadera admiración. Mi camino me sorprendía a cada instante, los jardines rebosaban de flores de todas clases y colores, pero los perfumes exquisitos me llevaban de un lado a otro de los recuerdos con pinceladas nostálgicas por lo vivido y sentido a través de cada uno de ellos. Perfumados recuerdos que nos ayudan a sonreír y que un día, como todo, dejarán de existir sepultados bajo la tumba del progreso.

(Sinopsis de un relato de Norma Gramano)

La más linda manera de ser feliz

No olvides que la más linda manera de ser Feliz es ocuparse de que otros lo sean. Da mucho de ti mismo y la felicidad llegará SOLA.

No temas

No temas. Porque ni quien te ama; ni quien te odia; ni quien te critica; es capaz de torcer tu destino una vez que has propuesto una meta. Nadie te doblegará, a menos que tú se lo permitas. Sólo tú y nadie más que, decides cómo vivir tu vida.

Pueblo Santa María rindió homenaje a la gesta de Malvinas y honró a los Veteranos de Guerra.

Emotivo encuentro de la comunidad, autoridades y quienes formaron parte del frente de batalla el 2 de abril de 1982.Rubén Brodsky, Rubén Rowhein, Héctor Sauer y otros veteranos de la región ingresaron al acto en un carro bien típico de las colonias recibiendo el afecto de la población.Banda Municipal y una guardia de honor del Regimiento mecanizado General Belgrano participaron de la ceremonia frente al primer monumento suarense erigido en honor a Malvinas.

(Fuente: http://www.lanuevaradiosuarez.com.ar/). Honor y gloria a nuestros héroes.



En el atardecer del sábado pasado la Delegación Municipal, a cargo de Jorge Gregorio Streitemberger, y la Municipalidad de Coronel Suárez llevaron a cabo el acto oficial para el Distrito en el Día del Veterano de Guerra de Malvinas.Presidió la conmemoración el Intendente Municipal Ricardo Moccero, quien, acompañado de los integrantes de la Asociación de Veteranos de Guerra de Coronel Suárez, compartió la emotiva ceremonia que congregó sobre la Avenida 11 de Mayo a referentes de la comunidad, autoridades municipales, educacionales, abanderados de los establecimientos de la localidad, familiares de los Veteranos y una participación admirable de vecinos en general.Pueblo Santa Maria tienen un significado muy especial, teniendo en cuenta que tanto Rowhein como Sauer son oriundos de esa Colonia, son amigos desde chicos y sus familiares vivieron la misma incertidumbre en abril de 1982, cuando se produjo el desembarco de las tropas argentinas en las Islas Malvinas.Después vino la capitulación, el regreso al Continente, el reencuentro, los años de silencio, de dolor, de angustia por la experiencia vivida con tan solo 18 años, donde de un día para otro se encontraron en el frente de batalla, como es el caso de Rowhein, y como sobreviviente del hundimiento del ARA General Belgrano, en el caso de Sauer.El Dr. Rubén Luis Brodsky es el Presidente de la Asociación y después de la experiencia del año pasado, junto al empresario Miguel Angel Margiotta, a Oscar Teves y al Padre Vicente Martínez, Malvinas comenzó a tener un sentido y una comprensión mayor, sobre todo como se maneja el dolor, el homenaje a los que quedaron allí sepultados, como también la actitud de la población que se reencontró con sus Veteranos de Guerra, revindicando mas fuertemente la causa Malvinas.Bajo la coordinación del Director de Ceremonial de la Municipalidad Marcelo Castorina, se inicio la ceremonia con la entrada de los veteranos de guerra en un carro bien típico de los Alemanes del Volga y escoltado por una representación de jinetes perteneciente a la Peña Don Gregorio.Además de los tres veteranos de Malvinas de Coronel Suárez, estuvieron presentes en el acto Marcelo Coco, Alfredo Arlet, Suboficial Principal Carlos Ortiz, Hugo Abel Coronel de La Colina, Gustavo Ortiz, la Señora Edith González, viuda de un veterano y Néstor Luis Gonzáles de Casbas respectivamente.El Intendente Moccero estuvo acompañado del Presidente del Concejo Deliberante Roberto Palacios, la Presidente del Consejo Escolar Susana Previsdomini, concejales, consejeros escolares, miembros del Gabinete Municipal, representantes del sector educativo del Distrito, inspectores, fuerzas Policiales locales y una delegación del Regimiento de Infantería Mecanizado 3 General Manuel Belgrano con autoridades y una guardia de Honor.



Sinceras expresiones de tres niñas, Gabriela Schaab de la Escuela 4, Mayra Sauer, hija de Rubén Sauer y Antonela Rohwein, hija de Rubén Rohwein.Los mensajes centrales fueron pronunciados por el Intendente Municipal Ricardo Moccero y Héctor Sauer respectivamente.Fue evidente en todo momento el fuerte contenido emotivo de la ceremonia.



Rubén Luis Brodsky “Malvinas sigue siendo usurpada por el enemigo”El Presidente de la Asociación de Veteranos de Malvinas Dr. Rubén Luis Brodsky, agradeció la masiva presencia de público, valoro el apoyo de siempre de la comunidad después de recibir una bandera de ceremonias de manos de la Presidente de la Fundación Voluntades compartidas Carlos Hippener.Fue categórico al expresar que “Malvinas sigue siendo usurpada por el enemigo, hoy es una colonia Británica” pero reconoció la sensación de alivio que represento la reciente visita pisando tierra Malvinense, donde se rezo, se desplegó la bandera nacional, se compartió la eucaristía y se canto como nunca el Himno Nacional Argentino.Mas tarde y en la continuidad del acto, se pronunciaron mensajes, muy sinceros y entrañables de partes de tres niñas, dos de ellas, hijas de Veteranos de Guerra de Malvinas y de una alumna de la Escuela Nº 4 del Pueblo Santa Maria.Gabriela Schaab, leyó una poesía que resalta el significado de Malvinas, su geografía y su soberanía Nacional, mientras que Antonella Rohwein y Mayra Sauer emocionaron al numeroso publico asistente al expresar que “el 2 de abril, es un día muy especial, marca el comienzo en 1982 de una historia y de un calvario para los valientes guerreros que con coraje y valor defendieron la patria”.Inclusive en sus palabras, las niñas dejaron en claro la actitud de quienes entregaron sus vidas y hasta hablaron “del mayor crimen de guerra en la historia que fue el hundimiento del “Ara General Manuel Belgrano” en las frías aguas del Atlántico Sur”.Reflejaron asimismo la deuda pendiente para convertir a Malvinas, en una tierra liberada como compromiso de los argentinos, a modo de merecido galardón de los combatientes en el conflicto del Atlántico Sur.Posteriormente el veterano de Guerra Héctor Sauer en su carácter de Vicepresidente de la Asociación Veteranos de Guerra de Malvinas de Coronel Suárez agradeció a todas las instituciones de Santa Maria por la organización del emblemático acto, honro la memoria de los caídos en las Islas, “por quienes debemos mantener viva la memoria” e invito a toda la población a sumarse al objetivo para lograr el Bosque de la Gloria en la ruta 85 el año próximo al cumplirse 30 años de la gesta.Cerro el Intendente Municipal Ricardo Moccero, enfatizando que “Coronel Suárez, siente de una forma muy particular, la causa Malvinas, la constante lucha de nuestros veteranos con quienes lograremos el año venidero contar con el ansiado Bosque de la Gloria” expreso el jefe comunal sin ocultar la emoción que cada año representa para los suarenses, recordar la fecha y estrecharnos en un abrazo que expresa nuestros respetos y admiración por los veteranos.