T

T

viernes, 27 de marzo de 2015

Historia de la música tradicional de los alemanes del Volga

“Aún recuerdo la voz de mamá y papá cantando canciones en alemán, con los ojos llorosos de tristeza. También recuerdo las misas en la que se cantaba el Grosser Gott y los entierros en el que se entonaba el desgarrador Schicksal. Los bailes en los hogares, las reuniones familiares... el sonido melodioso de la verdulera y el acordeón. Me acuerdo de todo ello y una lágrima resbala de mi mejilla mientras mis labios comienzan a cantar ‘Wen ich komm... Wen ich komm…’”, cuenta un abuelo alemán del Volga a Periódico Cultural Hilando recuerdos.

La música fue la luz del alma de los inmigrantes alemanes del Volga; con ella iluminaron las oscuras noches de insomnio aguardando que naciera el sol de un mañana mejor; alabaron al Señor con himnos milenarios; cantaron al momento de nacer sus hijos, de bautizarlos, de impartirles la Primera Comunión, de confirmarlos en la fe, de casarlos... y también cantaron llorando, tristes himnos de adiós al sepultar a sus muertos.
Cantaron  en casamientos, en reuniones de amigos y cientos de fiestas más. La música los acompañó en el trabajo. Glorificaron a Dios y a la nueva patria con letras de gratitud. Cantando oficiaron misas en acción de gracias.
Sus voces, sus melodías, sus canciones y sus sentimientos, sobreviven en el tiempo y al olvido. Versos y música rememoran el desgarrador exilio de Alemania, la forzada despedida de la aldea volguense; el difícil afincamiento en la República Argentina; y la miseria y sufrimiento de mil infortunios, guerras, hambrunas, epidemias y esperanzas inciertas esperando, siempre esperando el mañana mejor.
Un mañana mejor que hallaron aquí en la Argentina, en esta tierra bendita que los recibió con los brazos abiertos, donde fundaron aldeas, colonias y pueblos; donde volvieron a cantar con alegría y donde volvieron a resurgir los clásicos instrumentos y las voces melodiosas de los descendientes de los inmigrantes del mítico y lejano Volga. Y volvieron a cantar en coro las nostálgicas y románticas canciones de amor, de dolor, de angustia, de fe en Dios... pero esta vez también cantaron de felicidad, una felicidad plena y total. 

Origen 

Las tradicionales canciones de los alemanes del Volga poseen un origen remoto que se diluye en la Edad Media, cuando la música, al igual que el resto de las artes, tiene básicamente un carácter religioso, puesto que los músicos y muchos otros artistas trabajaban para la Iglesia Católica. La música profana continuaba vigente fuera de las iglesias gracias a los juglares, únicos transmisores de la música popular, pero perseguidos por la Iglesia debido a la vinculación de su oficio con el antiguo paganismo romano. De clase social más alta eran los trovadores, surgidos en el sur de Francia, que generalmente componían y cantaban sus propias obras, también alejadas de los temas religiosos. En Alemania realizaban una labor similar losminnesänger. Sólo al final del periodo medieval hubo una mayor atención a la música profana, desarrollándose las llamadas «chansons» («canciones»), composiciones a dos o tres voces que seguían las pautas de los avances melódicos.

domingo, 22 de marzo de 2015

Persecución a los alemanes del Volga


Bibliografía:
Stéphane Courtois, 
El Libro Negro del Comunismo
“Capítulo 12. El reverso 
de una victoria”, 
Ediciones B (2010), p. 287-291
http://es.wikipedia.org/wiki/
Alemanes_del_Volga
Los alemanes del Volga era una etnia característica de la Unión Soviética al descender de los colonos germanos que trajo a Rusia la Emperatriz Catalina la Grande para que poblaran las zonas vacías del inmenso territorio ruso. De cultura puramente alemana o prusiana, estos inmigrantes se integraron desde el principio con la sociedad rusa, aprendiendo el idioma, pero manteniento el alemán también. Nunca hubo problemas, ni durante la Primera Guerra Mundial que prestaron el apoyo a los rusos contra la Alemania del Káiser Guillermo II, ni en la Revolución Bolchevique. De hecho, fue dentro de la etapa bolchevique cuando Vladimir Lenin aprobó la fundación de la República Autónoma de los Alemanes del Volga en 1924, área junto al Río Volga habitada por 370.000 germanos. Pero fuera del Volga todavía se dispersaban otro millón más de alemanes repartidos por Moscú, Leningrado, Voronezh, Stalingrado, Saratov, Krasnodar, Ordzhonikidze, Stavropol, Cisacaucasia, Georgia, Crimea y en especial Ucrania donde habitaban 390.000 siendo la colonia mayoritaria. Justo antes de la Segunda Guerra Mundial, eran 1.427.000 los inmigrantes alemanes que vivían en la URSS.

Con la invasión de Alemania a la URSS en 1941, Iósif Stalin obsesionado ante una “quinta columna” que trabajase para el Tercer Reich de Adolf Hitler en la región del Volga, ordenó que todos los alemanes del Volga e inmigrantes diseminados por la URSS fueran arrestados y deportados a gulags. Como excusa el Politburó redactó un texto en el que se consideraba a la operación “medida humanitaria preventiva”. Comenzaba la trágica persecución étnica de los alemanes del Volga.
Catastróficamente mientras el Ejército Rojo era derrotado en todos los frentes, aquello no impidió que el jefe de la NKVD, Lavrenti Beria, junto al vicecomisario Iván Serov, aparecieran en la región del Volga con 14.000 soldados dispuestos a cambiar las vidas de los habitantes de la zona. Sin dar más explicaciones, entre el 3 y 20 de Septiembre de 1941, 446.480 alemanes del Volga fueron sacados a la fuerza de sus hogares y encerrados en 230 trenes de 50 vagones, entre los que había 2.000 hombres, mujeres y niños por cada uno. El viaje vía ferroviaria duró de seis a ocho semanas muriendo millares por el camino. El destino final fueron los gulags de Omsk, Novossibirsk, Barnaul y Krasnoyarsk, todos ellos en Siberia. Sobrevivirían pocos al infierno helado.
Aquel mismo Septiembre de 1941, también se procedió a deportar a los inmigrantes alemanes de las principales ciudades rusas. En Ordzhonokidze se deportaron a 77.570 personas, en Rostov a 38.288, en Krasnodar a 38.136, en Zaporozhie a 31.320, en Moscú a 9.640, en Gorky a 3.162 y en Tula a 2.700.
Entre las ciudades previstas a vaciar estaba Leningrado, urbe en la que Beria tenía la intención de deportar a 96.000 inmigrantes alemanes y finlandeses. Pero ocurrió un milagro para esta gente, ya que cerca de allí las tropas alemanas cruzaron el Río Neva, cortando de este modo el único ferrocarril por el que podían ser deportados. La solución de la NKVD fue deportarlos por vía fluvial, pero sólo se pudo hacer con 11.000 alemanes, ya que la flota germano-finlandesa bloqueó las puertos, haciendo imposible el traslado. Gracias a aquellos acontecimientos se salvaron la mayoría, aunque de los supervivientes muchos perecerían en el asedio de Leningrado bajo las armas alemanas, las de sus propios compatriotas.
Para Octubre de 1941 las deportaciones se extendieron a los lugares lejananos. Más de 100.000 alemanes sufrieron la represión de ser deportados por el aparato soviético en Ciscaucasia, Georgia, Armenia, Azerbayán y Crimea. Para el año 1942 ya habían sido enviados a gulags en Siberia y Kazakhstán más de 894.000 personas.
Dentro del Ejército Rojo se expulsó y arrestó a todos los oficiales y soldados cuya nacionalidad fuese alemana del Volga. Miles de soldados alemanes del Volga que habían combatido valientemente a las tropas de Hitler en los primeros días de la “Operación Barbarroja”, fueron represaliados sin piedad. A todos ellos se los deportó a batallones de trabajo y castigo que operaban en las zonas esclavistas de Vorkuta, Kotlas y Kemerovo. Fue Cheliabinsk la región que más soldados alemanes del Ejército Rojo fueron internados, más de 25.000 que trabajaron como esclavos en fábricas metalúrgicas.
Como no se avisó a las autoridades soviéticas en los gulags de que iba a llegar un inmensa cantidad de millares de personas, no existían alojamientos preparados para ellos. Cuando descargaron a los prisioneros en los gulags de Siberia, se los hubo de albergar en barracas, establos o al aire libre, pues no había ni barracones convencionales títipos de campos de concentración. Esta mal estado de las intalaciones mató por frío o enfermedad a decenas de miles de alemanes del Volga. Los principales gulags en los que murieron tantos alemanes del Volga fueron Novossibirsk con 116.612 presos, Omsk en Altai, Alma Ata en la frontera con China y Chelyabmetallurgstroy que fue uno de los más duros.
Un total de 1.209.430 alemanes del Volga fueron deportados durante la Segunda Guerra Mundial, es decir el 82% de la población total de esta etnia, pereciendo cerca de 1 millón de ellos en campos de concentración o ejecutados.
Hasta 1955 los supervivientes alemanes del Volga permanecieron en gulags. Ese año el Presidente Nikita Jruschov denunció los crímenes de Stalin sobre los alemanes del Volga en el mismo Politburó de Moscú. A todos se les pidió perdón formalmente y se les liberó, aunque no se les devolvieron las antiguas propiedades. No sería hasta la caída de la URSS a finales del siglo XX, cuando la nueva Rusia indemnizaría económicamente a los supervivientes y los reconocería oficialmente como víctimas de un genocidio.

Bibliografía:
Stéphane Courtois, El Libro Negro del Comunismo. “Capítulo 12. El reverso de una victoria”, Ediciones B (2010), p. 287-291
http://es.wikipedia.org/wiki/Alemanes_del_Volga

Preguntas más frecuentes sobre los alemanes de Rusia

 

Fuente Consultada:
AHSGR (American Historical
 Society of Germans From Russia)
Traducción, Adaptación y Diseño
administrado por Raúl A. Wagner 
1. ¿Cómo puedo iniciar mi investigación familiar relacionada con los Alemanes de Rusia?
Los principiantes deberían hacer dos cosas a la hora de comenzar una investigación familiar: entrevistar a parientes y leer un libro sobre la realización de la investigación genealógica. Es muy importante hablar con familiares mientras están aún vivos, ya que saben más acerca de la familia que cualquier otra fuente. Dar un vistazo a un libro sobre investigación genealógica en una biblioteca, le dará una base para su investigación y para familiarizarse con los diferentes documentos utilizados en la investigación genealógica.
Junte toda la información que ya tiene de diversas fuentes. Si utiliza una computadora, puede que desee adquirir un software genealógico para ayudarle a organizar su información. Hay muchos sitios en Internet que pueden ser útiles en la investigación de su historia familiar también. Utilice todas las fuentes de Documentos, ya que esto le ayuda a dirigir su investigación de manera más eficiente.
Tenga en cuenta una regla general en genealogía, es ir de lo conocido a lo desconocido y no al revés. Comience su investigación con usted y la historia de familia de la cual sabe o puede obtener de parientes vivos. Use las Libretas de Familia, censos o registros de nacimiento para llenar huecos que usted pueda tener en su árbol genealógico. Intente averiguar cuando sus parientes inmigraron a las Américas y donde vivieron en Rusia antes de procurar obtener información desde Rusia.
Otra regla general es hacer la mayor cantidad de investigación a nivel local como sea posible. Utilice su Centro de Historia Familiar LDS más cercano, bibliotecas, préstamos interbibliotecas, sociedades genealógicas, etc, en su posibilidad antes de escribir o viajar a lejanos archivos o iglesias. Por lo general, es más barato y, a menudo, más eficiente, y hará que la investigación posterior sea más productiva.

2. ¿Cuál es la correcta ortografía de mi nombre familiar?
Es a menudo muy difícil determinar la ortografía original de un apellido o nombre, por ciertas razones. Si uno investiga registros rusos, frecuentemente el apellido alemán de un individuo fue registrado por un funcionario ruso en el alfabeto cirílico. El dialecto hablado por los Alemanes en Rusia también contiene variaciones de ortografía tanto en el alemán como en ruso. Tomando la transcripción en otro idioma de esta ortografía alemana o rusa, comúnmente ocurren más cambios y, desde luego, cuando los individuos vinieron a América los nombres fueron escritos como era entendido por el funcionario de inmigración.
En la investigación de los nombres de nuestros antepasados, también es útil examinar el segundo nombre, así como apodos y la ortografía alterna, ya que muchas familias dieron el mismo nombre a más de un hijo o hija.

3. ¿Cuándo y por qué los Alemanes de Rusia fueron a Rusia?
Aunque Alemania no fuera unificada como una nación hasta 1871, los principados alemanes y los reinos históricamente han compartido un estrecho vínculo con Rusia. Durante siglos, los alemanes han vivido dentro de las fronteras de Rusia. Los Alemanes eran sobre todo prominentes en los Estados Bálticos donde ellos eran los propietarios de las tierras. Durante el tiempo de Pedro el Grande, muchos Alemanes fueron nombrados para puestos de asesoramiento del gobierno. Sin embargo, bajo Elizabeth I, los puestos de gobierno fueron depurados de extranjeros, principalmente alemanes, oficiales.
El 4 de diciembre de 1762, Catalina la Grande emitió un manifiesto invitando a los europeos occidentales a establecerse en Rusia. Sin embargo, fue su segundo Manifiesto del 22 de julio de 1763, que ofrece transporte a Rusia, autonomía religiosa y política, la tierra incitó a muchos europeos occidentales, principalmente alemanes, a emigrar a Rusia. Este Manifiesto fue publicado después del final de la Guerra de los Siete Años en la cual los campesinos alemanes sufrieron muchas pérdidas. Las condiciones entre el pueblo alemán eran muy inestables. En aquel momento, el área que ahora es Alemania era un conglomerado de más de 300 principados y ducados, que con frecuencia cambiaban de manos y, por tanto, también de religión. Muchos campesinos alemanes, buscando una manera de practicar su religión elegida y mejorar su posición social, aceptó la oferta para establecerse en Rusia.
La primera oleada de migración se produjo en la región del río Volga a partir de 1764. Antes de finales de los años 1760 algunos establecimientos aislados ya fueron fundados en el sur de Rusia. Los primeros Hutterites se asentaron en Rusia en 1770 y los Menonitas comenzaron a asentarse en Rusia por 1789. En 1803, Alexander volvió a publicar el Manifiesto de Catherine II, lo que impulsa otra ola de migración, principalmente en el sur de Rusia. A mediados del siglo XIX las áreas de Volhynia, Crimea, el Cáucaso estaban siendo colonizadas por alemanes. A partir de finales del siglo XIX y siguiendo en la primera década del siglo XX, los asentamientos estaban siendo fundados por alemanes en Siberia. A finales del siglo XIX Rusia tenía una población de aproximadamente 1,8 millones de alemanes.

4. ¿Cuándo y por qué los Alemanes de Rusia abandonaron Rusia?
Cuando Alexander II revocó los privilegios ofrecidos a los alemanes que se habían asentado en Rusia más de un siglo antes, tales como la exención del servicio militar, comenzó la emigración de los alemanes de Rusia a las Américas. 1872 fue el comienzo de una gran ola de emigración de los alemanes procedentes de Rusia como resultado de las condiciones sociales en Rusia. Había un creciente sentimiento de hostilidad hacia los extranjeros, especialmente alemanes, y una política de rusificación fue adoptada para que la población del imperio sea más rusa. Emigrantes posteriores abandonaron Rusia debido a las condiciones de vida que empeoran, causadas por la guerra y el hambre.

5. ¿Dónde se establecieron los Alemanes de Rusia en América?
Los colonos vinieron a la región norcentral de los Estados Unidos, luego estos inmigrantes se extienden hacia otros lugares de éste país. También llegan a la Rep. Argentina asentandose en zonas como la Provincia de Buenos Aires, Entre Ríos y demás. La inmigración también siguió rápidamente a Canadá y Brasil, siempre en busca de tierras aptas para el cultivo y asentamiento de sus aldeas, conforme a las propagandas de las políticas inmigratorias en los países de acogida. Muchos de los que inmigraron a Sudamérica primero habían intentado instalarse en Norteamérica, pero fueron rechazados debido a enfermedades.

6. ¿Dónde está la aldea xyz sobre un mapa actual de Rusia?
Muchas aldeas alemanas ya no aparecen en los actuales mapas de Rusia, ya que la mayoría fueron destruidas como consecuencia de la deportación en 1941 de la población alemana de Rusia a los campos de trabajo en Siberia y Asia Media. Las aldeas que no fueron destruidas o bien se deterioraron con el tiempo o fueron repobladas por gente no alemána. Debido a los numerosos cambios que han tenido lugar en Rusia en el siglo XX, estas aldeas rara vez aparecen como lo hicieron cuando estaban habitadas por pobladores alemanes.
Sin embargo, hay algunos mapas e índices de mapas que indican los asentamientos alemanes en Rusia y su (antigua) ubicación, así como algunos mapas de aldeas específicas con representación de la disposición de la aldea, en ocasiones listando los apellidos de antiguos habitantes.

7. ¿Por qué hay tantos alemanes en Polonia?
La gente de origen germánico vivía en todas las regiones que ahora son Polonia y los Estados bálticos. Gran parte de Polonia estuvo una vez dentro de las fronteras de Prusia, y hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, la frontera oriental alemana de tierras se extendía mucho más allá de la actual frontera. Los alemanes se asentaron en la antigua área Polaca de Volhynia desde mediados del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, debido en granparte a que Rusia abolió la servidumbre y segundo a la insurrección Polaca.

8. ¿Qué conexiones tienen los Alemanes de Rusia con Prusia?
Prusia inicialmente fue habitada por tribus eslavas y más tarde por tribus germánicas. Estas tribus, a su vez, fueron conquistadas por la Orden Teutónica que el cristianismo trajo a la región. Prusia en un tiempo se incorporó a Polonia, pero nunca fue parte de Rusia. Prusia creció significativamente bajo la influencia y el poder de Federico el Grande en el siglo XVIII. Las regiones delimitadas por las fronteras de Prusia bajo el mandato de Federico incluyen Brandeburgo, Pomerania, Silesia, Danzig, Prusia Occidental y Oriental. El Primer Ministro de Prusia, Otto von Bismarck, puso en práctica la unificación de los estados alemanes tras la victoria de Prusia en la guerra Franco-Prusiana de 1871, estableciéndose el Imperio Alemán.
Después de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, el corredor Danzig de Prusia se concedió a Polonia, por lo tanto, dividió Prusia. Después de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de las tierras que alguna vez estubieron dentro de las fronteras de Prusia se concedieron a Polonia.

9. ¿Por qué no hablaron mis abuelos de su herencia Ruso-Alemána?
Durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial hubo mucha animosidad hacia los inmigrantes alemanes e inmigrantes de habla alemána en este país. Muchos estados aprobaron leyes que restringieron el uso de la lengua alemana como una medida para limitar la influencia de sus poblaciones alemanas. Incluso voluntariamente, muchos ciudadanos de habla alemána restringieron u ocultaron su "alemán". Después de la Segunda Guerra Mundial vino la Amenaza Roja, y aunque la mayoría de los Alemanes de Rusia inmigrantes entraron en este país antes de la Revolución bolchevique y la aplicación del comunismo, el hecho de que eran de Rusia fue razón suficiente para que se presente un rechazo contra ellos. Muchas familias de Alemanes de Rusia encuentran más fácil ocultar sus orígenes en lugar de soportar los prejuicios de una gran parte de la sociedad hacia su idioma, la cultura y el país. Por consiguiente, muchos descendientes de alemanes procedentes de Rusia están aprendiendo, a finales de la vida, de su herencia y orígenes.

10. ¿Por qué mis parientes hablan alemán en lugar de ruso?
Una de las disposiciones del Manifiesto emitido por Catalina la Grande en 1763 fue que los colonos puedan mantener su idioma alemán y la cultura, así como sus propias escuelas e iglesias. Por lo tanto, hasta el siglo XX, cuando una política activa de "Rusificación" fue aprobada, el alemán era el habla principal de los colonos alemanes, a menudo exclusivamente. El dialecto hablado por los distintos grupos de alemanes en Rusia es un tema interesante ya que estos dialectos son muy distintos de los dialectos hablados actualmente en Alemania. Cuando los colonos alemanes emigraron a Rusia, su idioma no estuvo sujeto a las mismas influencias que otros dialectos alemanes, estaba más o menos aislado, resultando ser un dialecto que ha sobrevivido por más de 200 años.

11. ¿Qué libros me ayudarían en mi investigación genealógica de los Alemanes de Rusia?
Hay un número elevado de libros que abarcan temas relacionados con la historia y la cultura de los alemanes de Rusia. Muchos de edición agotada, otros en idoma inglés, alemán entre otros. La digitalización de los libros es una forma de ponerlos al alcance masivamente, pero organizaciones que se dedican a digitalizar, ven en éste recurso un medio para obtener ingresos y solventar gastos de investigación y demás. Dichos costos, a veces, no son accesibles.

12. ¿Qué le pasó a los alemanes que vivían en la Unión Soviética antes y durante la Segunda Guerra Mundial?
El 12 de agosto de 1939, Stalin y Hitler firmaron un pacto de no agresión. Como resultado de esto, los alemanes que vivían en Besarabia, Bucovina, Dobruja, Galitzia y la polaca Volhynia fueron repatriados a Alemania. Ellos primero se instalaron en la parte occidental de Polonia, pero como el Ejército alemán se retiró, se trasladaron más hacia el oeste de Alemania occidental. A causa del acuerdo anterior y el hecho de que ellos tenían la ciudadanía alemana, no fueron obligados a volver a la Unión Soviética al final de la guerra.
Comenzando con los alemanes de Crimea el 20 de agosto de 1941, los alemanes que vivían en zonas no invadidas por el Ejército Alemán, fueron deportados a Siberia y las Repúblicas Asiáticas. Allí fueron enviados a campos de trabajo forzado y mantenidos bajo estrecha vigilancia hasta 1956. Estos alemanes fueron deportados desde la zona este del río Dnieper, la región del Volga (septiembre de 1941), el Cáucaso meridional (octubre de 1941), y de Leningrado (actualmente San Petersburgo, marzo de 1942). Los alemanes que vivían en las ciudades también fueron deportados a campos de trabajo forzado.
Los alemanes que vivían en la zona sur de la Unión Soviética, que fue invadido por el Ejército Alemán, se retiraron con el Ejército Alemán, ya que estaban perdiendo la guerra. Al final de la guerra, aproximadamente 300.000 de estas personas se encontraban en Alemania, 200.000 de ellos fueron repatriados por la fuerza a la Unión Soviética, donde se unieron a los demás alemanes en los campos de trabajo forzado Soviéticos.
"Una Luz en la oscuridad" es una presentación en vídeo que representa la difícil situación de estos alemanes en ese momento.

13. ¿Qué debo hacer para ponerme en contacto con mis parientes que se quedaron en Rusia? ¿Cómo puedo saber si tengo algún pariente allí?
Muchas personas han tenido gran éxito al poner anuncios en idioma alemán en un periódico de Rusia, así como en una publicación de Alemanes de Rusia llamada "Volk auf dem Weg" publicada por la "Landsmannschaft der Deutschen aus Russland" (Sociedad de los alemanes de Rusia), con sede en Stuttgart, Alemania . Puede pedirles que pongan un anuncio en su publicación solicitando "a las personas con cualquier conocimiento de la familia ABC de la aldea XYZ" ponerse en contacto con usted. El editor de "Volk auf dem Weg" habla un inglés fluido y es capáz de traducir su solicitud. La dirección de contacto es la siguiente:
Landsmannschaft der Deutschen aus Russland e.V
Raitelsbergstraße 49
70188 Stuttgart
Die Bundesgeschäftsstelle der LMDR e.V
Internet: deutscheausrussland.de oder lmdr.de
e-Mail: lmdr-ev@t-online.de

14. ¿Las aldeas Alemanas de Rusia todavía están allí y se pueden visitar?
Todavía hay aldeas en Rusia que tienen poblaciones étnicas alemanas. Estas aldeas están situadas en el Mar Negro y regiones del Volga, Siberia y Asia Media. Antes de viajar a Rusia esperando visitar una aldea, tendrá que investigar la situación actual de la aldea que desea visitar. Contacte con los coordinadores del tour que va a realizar para ayudarle a determinar la accesibilidad a la aldea.

15. ¿Hay tours a Rusia para visitar los lugares donde vivían mis antepasados?
Si, hay tours para ese fin. Pero como muchas de las aldeas alemanas fueron destruidas o abandonadas en 1941 a raíz de la deportación de los alemanes a Siberia y Asia Media, ahora los habitantes típicos de la aldea no son alemanes, a pesar de que muchos alemanes étnicos en Rusia se trasladan a los asentamientos originales de sus antepasados.

16. ¿Qué otras herramientas de investigación sobre los Alemanes de Rusia tengo disponibles en Internet?
Internet ofrece mucha información de orientación para introducirlo en la investigación de los Alemanes de Rusia. Con sólo escribir en los Buscadores las palabras "Alemanes del Volga" o "Alemanes de Rusia", aparecerá una gran cantidad de Sitios en los cuales podrá rescatar información. Varios de éstos Sitos hacen esfuerzos importantes para mantenerse en línea y otros cobran por su información.

17. ¿Qué debo hacer para obtener registros de familiares en Rusia?
Investigadores independientes en Rusia, también pueden ser contactados para obtener información desde Rusia, principalmente de la región del Volga. Existen Archivos de Documentos rusos que es otro de los recursos disponibles. También hay investigadores que se ponen en contacto con el Coordinador de las aldeas como otra de las opciones que pueden estar disponibles.

18. ¿Qué es un coordinador de aldea?
Existen Asociaciones, como AHSGR (American Historical Society of Germans From Russia) con miembros que atúan de Coordinadores de aldeas, son voluntarios relacionados con otras personas interesadas en aldeas ancestrales que están investigando. Esto establece una red de investigadores que pueden compartir información, por lo tanto, mejora el conocimiento de las comunidades alemanas en Rusia. Muchos coordinadores trabajan juntos en grupos para obtener información de Rusia y muchos también publican sus propios boletines, compilan bases de datos, y mantienen sitios web. El servicio que realizan los coordinadores generalmente no es gratuito.
Aquí puede ver una lista de coordinadores de aldeas de la AHSGR, donde figuran sus direcciones postales y direcciones de correo electrónico.

19. ¿De que parte de Alemania proceden mis antepasados?
Esta es la pregunta que la mayoría de las veces, los investigadores de genealogía de los Alemanes de Rusia, procuran contestar. Existen algunas listas de colonos originales para muchas de las aldeas en Rusia, las cuales catalogan los orígenes de los colonos en muchos casos. No es una tarea fácil, debido a que las guerras y la animosidad contra alemania, destruyeron registros importantes para acceder a la investigación.

20. ¿Qué listas de censos están disponibles para la investigación?
Están disponibles listas de censos de 1775 y 1798 para muchas aldeas de la región del Volga. Una lista de estas listas de censos puede ser encontrada en la página de Censos de la AHSGR.
AHSGR también posee microfilmes del censo de 1834 para las aldeas del Volga de Basilea, Orlovskaya, Paulskaya, Pobochnya, Schwed, Straub, Yagodnaya Polyana, Zuerich y Zug, pero no se permiten copias y traducciones de estas listas por acuerdos de archivo.
Listas de censos para el siglo XX no están disponibles por completo debido a las condiciones del Archivo ruso. Estos archivos tienen muchos problemas económicos, y debido a esto, obtener la información puede ser muy difícil. Algunos individuos utilizan un contacto de investigación en Rusia para investigar tales registros que no están aún disponibles fuera de Rusia. Ver la pregunta 18 para más información sobre tales contactos.

21. ¿Por qué no es esta la información de los Archivos de Rusia disponible ahora?
Debido a los numerosos cambios que han tenido lugar en Rusia en el siglo XX, la obtención de información de los archivos de Rusia es una tarea difícil por una variedad de razones. Actualmente, el trabajo de los archiveros en Rusia es de poca o ninguna remuneración. Los archivos tienen limitados recursos, a menudo sólo una fotocopiadora y a veces éste equipo no funciona. Muchos archivos cobran precios muy elevados para la obtención de registros o la utilización de sus servicios, debido a la inestabilidad de la economía. Por estas razones, es importante establecer y mantener amistosa y mutuos beneficios con los archivos de Rusia, con el fin de obtener la mayor cantidad de información pertinente para la investigación de los alemanes de Rusia como sea posible. Algunas personas utilizan contactos con investigadores de Rusia para la investigación de tales registros que todavía no están disponibles fuera de Rusia. Ver la pregunta 18 para más información de esos contactos.

22. ¿Hay alemanes que aún viven en Rusia y, en caso afirmativo, dónde?
Hay muchos alemanes que viven en Rusia, sin embargo, estas personas, aunque étnicamente alemanas, están más asimilados en la cultura rusa que en siglos anteriores. Muchos de estos alemanes, con la excepción de las generaciones mayores, ya no hablan alemán y no viven en regiones del Mar Negro o regiones del Volga, que fueron una vez densamente pobladas por alemanes, sino que están dispersos en toda Rusia. Alemania concede la ciudadanía a Alemanes étnicos de Rusia y les proporciona la asistencia social necesaria para el traslado a Alemania, incluida la vivienda, becas, y enseñanza del idioma.

Fuente Consultada:
AHSGR (American Historical Society of Germans From Russia)
Traducción, Adaptación y Diseño de www.alemanesdelwolga.com.ar

www.alemanesdelwolga.com.ar © administrado por Raúl A. Wagner 2007-2015. 

viernes, 20 de marzo de 2015

Amarga y solitaria vida de una anciana que sembró amor y cosechó dolor

Abuela desayunó. Rezó su rosario, murmurando las plegarias en susurros suaves y dulces. Con paso lento y cansino –tenía noventa años- caminó hacia la ventana. Corrió la cortina y miró hacia la calle. Estaba desierta. El sol apenas asomaba en el horizonte. La luz era un crisol de colores eclosionando en la lejanía del campo.
Volvió a su silla. Abrió la Biblia, escrita en letra gótica, y leyó, concentrada y con profunda fe. Transcurrieron los segundos, los minutos… Conversaba con Dios, solía decir cuando leía la Biblia. Estaba tan concentrada en ese menester que no veía ni oía nada de lo que ocurría a su alrededor.
A las diez levantó la vista de las Sagradas Escrituras. Miró el reloj. “Hora de tomar mate”, pensó fiel a su costumbre de todas las mañanas. Tenía sus ritos que mantenía desde años tan remotos que ni ella recordaba cuando los puso en vigencia.
Preparó el mate sin apenas hacer ruido. Ella y la casa eran silencio. Un silencio opresivo e indescifrable. La gente –que habla y se mete a opinar donde no debe- decía que vivía en el pasado, que estaba loca. Poco le importaba a abuela lo que pensaran los demás. Ella vivía como le enseñaron sus ancestros. Vestida de negro; rezando; conservando costumbres y tradiciones milenarias… Mientras afuera los tiempos cambiaron y la modernidad trajo nuevas vestimentas, costumbres y modas y nuevos inventos de los cuales desconocía la mayoría, un poco por pereza y otro poco por desinterés.
Se sentó a tomar mate, cavilando recuerdos. Reflexionando. Sí, pensó, reflexionar y pensar y recordar era todo lo que hacía desde hacía muchos pero muchos años. Desde que su esposo murió, desde que sus hijos se casaron y se fueron de casa, desde que la vida y la sociedad cambió, desde que, lentamente, fue envejeciendo sin darse cuenta de que ya no tenía sueños ni tampoco anhelos por cumplir. Se sentía satisfecha. Deseó ser esposa y madre. Como manda Dios. Y cumplió. Lo demás son trivialidades, solía decir cuando sus hijos, alguna vez la instaron, hace muchos años, a buscar un nuevo motivo para seguir viviendo.
Con el compás de las horas preparó el almuerzo. Durmió una siesta. Repitió el ritual de todos los días.
Llegó la noche. Cenó. Rezó. Y se fue a dormir. Como todos los días, como siempre. Sin saber que ese había sido el último.

jueves, 19 de marzo de 2015

Warten (Esperar)

Es eterno el caminar de quien camina esperando el amor imposible. Se pierde en depresiones que lo hunden en amargas soledades y orfandad. Cansado llora buscando la muerte que no se apiada de su dolor. Se desgarra en esperas interminables soñando sueños de loco. Encuentros que nunca suceden. Palabras que jamás se pronuncian. Y respuestas que nunca obtiene. Soñando caricias y besos que no da y consuelos que no encuentra, con el alma llena de amor y, sin embargo, vacía del calor de otra alma.
Nada lo vence. Nada lo aparta de su espera inútil. Ni la realidad, ni los hechos, ni saber que ella ama a otro hombre. Ni siquiera comprender que se le va la vida en una espera sin sentido.

Allein (Solo)

Lo inevitable llega. Es inaplazable. Los segundos, minutos, horas… transcurren irremediablemente y nos van acercando a la muerte. Y lamentablemente, por más sincero y fuerte que sea nuestro amor, siempre es uno de los dos el que se marcha primero y deja desolado y sin consuelo al otro. Y así ha sucedido. Me he quedado solo, llorando un recuerdo. Ella se ha ido con el tiempo. La vejez se la ha llevado de la mano, paulatinamente, casi secretamente. Fue tan furtivo y sorpresivo que apenas atiné a llorar. Nunca imaginé que podía dejarme solo en esta tierra. Solo en esta casa, que fue nuestro hogar en horas felices. Solo en esta cama que ahora se volvió inmensa y fría. Solo conmigo mismo y mi profunda soledad.

An Tagen wie heute (En días como hoy)


Allá fuera hace frío, mucho frío. Cae una lluvia fina y lenta. Es el otoño que ha llegado. Las hojas de los árboles caen como lágrimas amarillas sobre el césped helado. Los pájaros se han ido siguiendo otros rumbos, allá lejos dónde está la primavera, el añorado y los amaneceres llenos de esperanza.
Y aquí dentro, en mi pecho, también hace frío y llueven lágrimas de llanto. Sopla un viento helado y las ilusiones, como pájaros, se han ido para no regresar. Se marcharon al pasado. A aquel tiempo en que fui feliz y tuve a quién amar.
Mis manos tienen entre sus dedos una fotografía gastada por el paso del tiempo. En ella una pareja mira hacia el futuro con la mirada perdida en un punto incierto. Mira buscando el mañana sin saber que ese mañana era la separación y la muerte de uno de sus integrantes.
Ella se me fue una tarde igual a la de hoy. Melancólica. Tristeza. Aciaga. Llovía. Era otoño. Los árboles perdían sus hojas con el mismo llanto que lloraba yo al verla en la cama dormida para siempre.
La sepulté. Lloré. La extrañé. Y todavía la extraño. Pasaron los años. Pasó la vida. Y no pude olvidarla.
Y es en días como hoy, cuando llueve, y el otoño llora conmigo, cuando más la extraño.

lunes, 16 de marzo de 2015

Kosser en Pueblo San José: el juego tradicional del pueblo de los alemanes del Volga


Se jugó en las cancha de Independiente. Ganaron Omar Rauch y Jorge Waigel. Participaron 50 jugadores.

Exitoso certamen de kosser se jugó el último sábado en las canchas de Independiente, que fue organizado por la Subcomisión de esta disciplina roja, siendo sus referentes los hermanos Julio y Tito Hartmann.
La actividad se cumplió el sábado por la tarde y contó con la participación de 50 jugadores de los tres Pueblos Alemanes y nuestra ciudad.
El torneo, además, marco el inicio de la temporada oficial de esta disciplina y que tendrá continuidad a lo largo de todo el año en las diferentes canchas donde habitualmente se juega, como en el anfiteatro de Pueblo Santa Trinidad, en Club El Progreso del Pueblo Santa María y en Independiente de San José.
Resultó ganadora la pareja integrada por Omar Rauch y Jorge Waigel, el segundo lugar fue para el Cholo Sanferreiter y Carlos Eberle, ubicándose en el tercer lugar Daniel Waibender y Facundo Loos.
La ronda repechaje se la adjudico el binomio compuesto por Carlos Urban y Carlitos Schmidt, mientras que el segundo puesto fue para Juan Carlos Hagg y José Siben.
Hubo trofeos para las cinco parejas, además de otros premios que fueron donados por Supermercado Alfer y Ferretería JAR.
Los organizadores informaron que el próximo certamen en Pueblo San José será el sábado 11 de abril en adhesión al aniversario del Pueblo que se recuerda el 13 de abril.
En tanto que el sábado venidero se jugara un torneo en Pueblo Santa Trinidad organizado por Los Entusiastas de Kosser.

sábado, 14 de marzo de 2015

Colonia Hinojo se prepara para la 5ª Kreppelfest


La fiesta se realizará el domingo 22 de marzo en la avenida principal de la localidad de Colonia Hinojo, según informaron integrantes de la Comisión Organizadora de la Kreppelfest.
Entre las actividades complementarias a la fiesta, se realizarán visitas guiadas al Colegio Santa Teresa y habrá una muestra en el Museo Municipal de los Alemanes del Volga "Ariel Chiérico" de Colonia Hinojo.
La fiesta cuenta con el apoyo del Gobierno Municipal y ofrece un variado programa para pasar un día en familia y aprovechar para disfrutar de comidas típicas, artesanías y música.
Como años anteriores habrá estacionamiento en diferentes sectores, y baños químicos en todas las esquinas de la avenida.

Programa
- 11hs. Santa Misa dominical, al aire libre, en el escenario principal, oficiada por el párroco del pueblo, Pablo Lodeiro. Breve reseña de la fiesta. Apertura de los puestos de comida y artesanos, a lo largo de toda la Avenida de los Fundadores, con el toque de campanas del templo.
- 12hs. Actuación y presentación de las danzas típicas. Desde las 12 horas, en la esquina de Fundadores y Avellaneda, el artista local Juan Carlos Banegas actuará con su peña, y además, ofrecerán danzas típicas los grupos invitados hasta las 17 horas.
- 13.30hs. Actuación y presentación del conjunto "Los Alegres del Volga" y danzas típicas.
- 14.30hs. Visita guiada al Colegio Santa Teresa.
- 15.30hs. La Banda Militar entonará el Himno Nacional y Alemán, dando comienzo a la apertura oficial junto al "Grupo Organizador", con la presentación del cuadro alusivo de danzas alemanas local, del "Deutsche Tanz Gruppe", y se desarrollará la segunda actuación del conjunto musical "Los Alegres del Volga".
- 17hs. Gran desfile de entidades, instituciones, grupos, colectividades, autos, motos, carruajes, carrozas. Al finalizar el desfile, será el gran cierre musical con el show de Daniel "El Facha" Lezica.

Visitas
Durante todo el evento, se podrá visitar el Museo Municipal de los Alemanes del Volga "Ariel Chiérico", la Iglesia "Nuestra Señora de la Natividad", el Monumento a los primeros pioneros, como así también conocer las instalaciones del Colegio Santa Teresa en el marco de una visita guiada.

Muestra "Guten Abend"
La Red de Museos Municipales de los Pueblos se encuentra organizando la muestra de cunas y sillas, denominada en alemán "Guten Abend" (Buen Anocher o Buenas Noches), en el marco de la realización de la Kreppelfest. Además se expondrán fotografías de niños de las colonias, como así también postales.

Inscripción puestos de comida, y desfile

Los interesados en participar con puesto de venta de comidas o artesanías, pueden comunicarse telefónicamente al 15561397 (Norma Schwindt). También se encuentra abierta la convocatoria para todas las instituciones, colectividades, agrupaciones, y asociaciones que quieran participar del desfile central. Para una mejor organización comunicarse al 15-324138 (Mariela Schwindt).

Los Alemanes del Volga: su gente, su cultura, su dialecto


viernes, 13 de marzo de 2015

Los colonos alemanes del Volga le temían a los gauchos

"Era risueño –rememora el historiador Alejandro Guinder- cuando a veces en el campo llegaba algún paisano que no era alemán y no estaba el pa­dre de familia. Entonces la madre, que no hablaba ni comprendía el castellano, como primera medida gritaba: "Kinder, unter das Bett;"("¡Hijos, abajo de la cama!"), "das kommt ein Schwartz!" ("¡Viene un negro!) o: "ein Spanier" ("un español"). Esto era un resabio de la vida del Volga, en que venían las hordas salvajes de cosacos, calmucos y quirguizes y se llevaban no pocas veces a los niños, que vendían en los mercados de China y Mongolia co­mo esclavos. De allí el temor de estas madres por sus hijos. A Dios gracias en nuestra patria ningún "Schwartz" se llevó chico alguno y esto es uno de los agrade­cimientos que tenemos a la República Argentina...".

"Los colonos –cuenta Matías Seitz- preferían vivir en grupos de fa­milia por temor a los pampas, gauchos matreros que pululaban por doquiera en los campos abier­tos y que, leales con sus amigos, eran feroces y traicioneros con sus enemigos. Sus mismos ami­gos debían cuidarse mucho de cualquier palabra, chanza o gesto equívoco, pues en la mano del gaucho, cual chispa eléctrica, aparecía el facón del que no se salvaban enemigos ni amigos, dado su temperamento impulsivo, irascible e irrefle­xivo.
"En general, el rey de las pampas (las llanu­ras) por una parte era leal, altivo, bravo y va­liente, muy avezado en el uso del facón y audaz compañero en las lides pendencieras, inclinán­dose a favor del más débil; por la otra, con vis­ta clara, cauta, escrutadora y recelosa, era des­confiado, desafecto al trabajo, pues aguantaba hasta tres días la labor de la trilla. Su afición predilecta era asistir a las yerras sin paga. Irre­flexivo en su furor y rencoroso, enemigo de los colonos y de los extranjeros, nos odiaba conside­rándonos como usurpadores y expoliadores de sus tierras y derechos, sin vacilar en perjudicarnos, principalmente ejerciendo el abigeato. Ese espíritu personal suyo de libertad, empero, los llevó a ser de gran ayuda en la epopeya liberta­dora sudamericana. Su presencia o su compañía no era nada estimada, porque, dadas sus condi­ciones personales, no se les podía tener con­fianza.
"Se dijo que los gauchos no eran afectos al trabajo. ¿Y para qué? Todo era barato y la vida hermosa. Una vez en posesión de "pilchas", re­domón, recado, facón y trabuco, lazo y boleado­ras, sólo hacía falta cigarrillos, fósforos, sal, yer­ba mate, una pavita y algún porrón de ginebra. Por la comida y la bebida no se preocupaban. Había agua en los arroyos y ríos, en las llanuras ovejas y vacunos cerriles, peludos, piches, muli­tas, perdices comunes y coloradas, martinetas, ñandúes, llamas, etc. En su hogar, que formaba en la vasta llanura bajo el cielo abierto, no te­mía al viento ni a la lluvia ni al frío. Por cama, sobre los pastos del suelo, los aperos del recado, los bastos para almohada, lo demás para colchón y cobijas. Su vestimenta: chambergo, de anchas alas, o vincha; pañuelo rojo o celeste al cuello; camiseta; blusita negra; calzoncillos con flecos; chiripá; cinturón ancho; alpargatas blancas o bo­tas de potro; un hato de ropa ceñida con un man­tón a la cintura, con su guitarra al hombro, lo vemos en su flete, al que estimaba más que a un cristiano, recorrer la pampa solitario, sintiéndo­se satisfecho y libre. El mate era la bebida pre­ferida y necesaria, que tomaba en cantidad y que le aportaba algunas vitaminas que el cuerpo requería, carentes en la nutrición de otro alimen­to que no fuera la carne”.

¿Qué función social cumplían los niños en la sociedad de los alemanes del Volga?

Realizar un estudio sociológico para responder a esta pregunta -¿Qué función social cumplían los niños en la sociedad de los alemanes del Volga?- no es tarea sencilla. Porque no existen datos escritos respecto a estudios previos que se puedan tomar como base ni tampoco hay evidencia de que alguien se haya planteada este interrogante con anterioridad. Asimismo es muy difícil encontrar en la sociedad de hoy parámetros válidos para entender la función de los niños y los jóvenes en la sociedad de los alemanes del Volga de los primeros años de las colonias. La niñez como etapa de juegos, de socialización a través del contacto con otros niños y con adultos, de aprendizaje elemental, de estímulo a la inteligencia, de afecto, cariño y abrigo, es algo que surge con las ideas contemporáneas que asimilaron sus descendientes en la República Argentina.

La niñez constituía un lapso de la vida desdibujado y hasta contradictorio -al menos con lo que hoy considerarnos la niñez-, en tanto se esperaba de ella una conducta adulta o casi adulta. Ello se probaría con el esfuerzo laboral que los niños -por lo menos los de las clases populares- debían realizar desde muy pequeños y la sociedad les exigía un comportamiento adulto que se expresaba en una disponibilidad para el trabajo de un modo u otro. No es que los niños no gozaran de sus juegos, simplemente tenían un espacio limitado entre otras obligaciones, como por ejemplo, ayudar desde pequeños a sus padres.
Del estatus del niño podría sintetizarse en el concepto de "transición a la adultez", que es el que mejor calza para definir la etapa de la adolescencia. Es decir, mas que de un período importante de la vida de todos los individuos, se trataba de una edad de pasaje a la mayoría de edad, que era lo que verdaderamente contaba.
Pareciera que en sí mismo, el lapso de vida infantil no tuviera sentido más que en su prospección adulta, es decir, como una necesaria transición para transformarse en una persona mayor.
Estas consideraciones no quieren reflejar necesariamente que en el pasado los niños no fueran queridos o no recibieran afecto. Los hombres y las mujeres somos moldeados desde nuestra llegada al mundo psicológicamente por una constelación de valores, sentimientos, contacto físico y social, creencias y tradiciones, que son cambiantes. Los sentimientos, el afecto, el amor o ¡a ternura se transmitían (de otro modo, y de acuerdo con los moldes y representaciones sociales en que fueron socializados los individuos en esa sociedad, en la que los roles femeninos y masculinos, de padres e hijos, de jóvenes y viejos, eran definidos de acuerdo con las pautas prevalecientes. Surge con claridad que el niño no ocupaba un lugar central en la familia y la sociedad como hoy lo ocupa, sujeto privilegiado en los desvelos de los progenitores y de los educadores.