T

T

lunes, 1 de junio de 2015

Pueblo Santa María tributó una cálida despedida al Padre Antonio y a la Congregación del Verbo Divino, que tanto hizo por los pueblos alemanes


El ultimo sacerdote de la Congregación del Verbo Divino que por disposición superior deja nuestros Pueblos Alemanes. Pasara a cumplir funciones en una parroquia y Colegio religioso en Palermo. Tras la misa oficiada en la Parroquia Natividad de María Santísima cerca de 300 personas lo acompañaron en un almuerzo de camaradería en el Polideportivo de Club El Progreso. Participaron el Párroco Diego Kesller, el sacerdote que lo reemplazara en las Colonias el Padre Leandro Volpe, el Padre Daniel Melchior y las Hermanas Liliana y Victoria de La Providencia. Recibió cálidos testimonios de la comunidad. Hablaron Lujan Streitenberger Directora de la Escuela Parroquial y el Párroco Diego Kessler.

Bajo la organización de la comunidad parroquial del Pueblo Santa Maria representada por Rene Beier y Oscar Baungartner, dos colaboradores incondicionales de la localidad hacia nuestros sacerdotes y con aproximadamente unas 300 personas, la mayoría vecinos de la tercera colonia se llevo a cabo el domingo al mediodía el almuerzo comunitario que representaba la despedida del querido Padre Antonio Vedellini quien después de varios años de permanencia en los Pueblos Alemanes, será el último de los sacerdotes del Verbo Divino que ocupa la sagrada misión de evangelizar cumpliendo una admirable tarea que mucho ha valorado toda la comunidad.
Con tal motivo ese afectuosa despedida se exteriorizo por la mañana en el oficio religioso que se ofreció en acción de gracias con notable presencia de fieles, el Coro Parroquial y un reflexivo mensaje de despedida pronunciado por el sacerdote, quien insistió en la necesidad de dar testimonio de acuerdo a las premisas que el Señor, nos muestra un camino de vida en Cristo, solidario, comprometido, siguiendo por otra parte el legado de nuestros mayores quienes siguen siendo fiel testimonio para las nuevas generaciones.
Pasado el mediodía el salón Polideportivo de El Progreso del Pueblo Santa María se vio colmado de publico mientras que en la mesa central secundaron al padre Antonio, los sacerdotes Daniel Melchior, Leandro Volpe, las Hermanas de La Providencia, el Padre Diego Kesller, el Presidente de la Junta Parroquial Eugenio Lizarreta, la ex Directora de la Escuela Parroquial Antonia Pin de Reser, el sacristán de Santa Maria Oscar Baungartner y en otras mesas el Delegado Municipal Jorge Gregorio Streitenberger, el Presidente de Club El Progreso y concejal Municipal Claudio Holzmann entre otros representantes de las instituciones de Santa Maria y comunidad en general.
El Padre Antonio fue agasajado luego con presentes recordatorios que recibió de distintas entidades de bien público, como la Escuela Parroquial, El Taller Protegido, La Comisión Parroquial del Pueblo Santa Trinidad y otros representantes de la población que deseaban testimonios de su afecto y reconocimiento por los servicios pastorales prestados a nuestros Pueblos Alemanes y también en varias capillas de la ciudad que lo han tenido como invalorable guía espiritual, de hecho concluyo con su labor en nuestro medio el domingo por la tarde en la hermosa Capilla de Kolbe en la zona sur de nuestra ciudad.
Se compartió un menú típico de nuestros Pueblos Alemanes a cargo del Servicio de Roberto Streitenberger, gran cantidad de tortas para la tarde con café y un clima de emoción en todos los presentes, sobre todo en el momento en que el Padre Antonio pronuncio un breve agradecimiento tras recibir innumerables gestos de reconocimiento y administración por esa vitalidad que lo acompaña y el testimonio de fe que siempre ha demostrado sobre todo en circunstancias difíciles, donde era necesario en la comunidad una palabra serena, orientadora y contenedora, fue un incansable mensajero de la fe, estimulando valores para construir una sociedad más justa, más solidaria e inclusiva, por lo cual deja sobre todo en nuestros Pueblos Alemanes premisas fundamentales para poblaciones que hoy sienten como una gran pérdida el final de la misión de la Congregación del Verbo Divino que cierra su etapa en nuestro medio con la figura del Padre Antonio Vedellini que ya en la tarde de este lunes dejara Coronel Suárez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario