T

T

lunes, 16 de enero de 2017

Tres años de sequía

Tres años de sequía. Tres años sin cosecha. Tres años malvendiendo lo que fue comprando a lo largo de toda su vida. Ya no le quedan ni animales ni enseres de trabajo. Solamente tierra reseca, polvo y viento. Y sin embargo, resiste. Como un roble. Terco, porfiado, testarudo, mantiene firmes sus convicciones y su esperanza de poder forjar un futuro mejor en medio de la indómita pampa argentina para su familia y sus descendientes. Jamás va a abandonar la lucha. Nunca va a dejar de rezarle a Dios y de creer en él. Quiere arar, sembrar y cosechar. Producir trigo y amasar pan para comer y para transformarlo en hostia en el altar del Señor.
Le reza a Dios en cada comida y también al amanecer, cuando se despierta luego de largas madrugas de insomnio, y a la noche, cuando se va a descansar, después de una interminable jornada de trabajo, sabiendo que no va a conciliar el sueño pensando en la sequía y en la lluvia que no llega.
Están él y su familia. Solos en la inmensidad. En la tierra que hizo suya cuando llegó del Volga, huyendo del hambre, de las persecuciones, de las guerras y del dolor. Son ellos solamente. Ellos solos. Ellos que regaron la tierra con el sudor de sus frentes y ahora la están regando de llanto. Esa tierra que ahora está seca, que no produce nada. Esa tierra que va a tener que vender si no llueve pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario