T

T

sábado, 19 de febrero de 2011

Dolor

Es el atardecer
del estío aquel,
entre aromas de néctar
y colmenas de miel.

Cuando en la mies,
el pobre abuelo,
se vistió de negro,
se cubrió de duelo.

Y lloró su alma,
y enterró su amor,
en la tumba aquella,
junto a un sauce en flor.

2 comentarios:

  1. Hermosa conjuncion de belleza poetica y dolor! Imaginar el momento estremece!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Mariposa, por posar tus alas y leer!!! Y por dejar tu perfume trocado en palabras!!!

    ResponderEliminar