T

T

sábado, 16 de abril de 2011

Sé fiel a tus principios y a tus sueños.

Sé fiel a tus principios y a tus sueños. Nunca te avergüences de ellos. Ni en la pobreza ni en la abundancia; ni en la amistad ni en la soledad; ni en el amor ni en la orfandad. Porque ellos conforman tu identidad, tu personalidad, tu carácter, y le dan sentido a tu existencia. Sin ellos no eres nadie. Simplemente serás un barrilete que el viento del deseo de los demás llevará a volar a su antojo, sin rumbo ni horizonte. Terminarás extraviado, desorientado y desolado. Y en la vejez mirarás hacia atrás y no verás más que los pasos de una sombra que deambuló por la vida sin dejar más huella que el olvido de una tumba que el tiempo borrará para siempre ni bien cierres los ojos.

1 comentario:

  1. Como siempre Julio! Muy enriquecedora reflexión.

    ResponderEliminar