T

T

jueves, 18 de agosto de 2011

El viejito del acordeón

El viejito del acordeón dejó de tocar. Una lágrima rodó por su mejilla arrugada y triste. Como un río hacia el vacío. Sin ayer, sin pasado ni recuerdos. Apenas un surco que el llanto iba abriendo en el rostro sembrando melancolía en quien lo observaba. Sus ojos brillaron como dos estrellas moribundas. Suspiró hondo, muy pero muy hondo, como buscando aferrarse a una última esperanza. Pero fue inútil. La hora había llegado. El tren estaba a punto de partir. Ya no había posibilidad de retorno. Estaba en el andén y tenía que subir. Tartamudeó unas palabras… Inaudibles. Roncas. Ásperas. Que se iban muriendo con él.
Cerró los ojos -Los parroquianos del bar lo observaban estupefactos y expectantes-. Reclinó la cabeza. Colocó las manos sobre el acordeón y torpemente comenzó a tocar el himno al amor que lo acompañó durante toda su vida: “Wen ich komm”. Un acorde, dos, tres, cuatro… Cada vez más espaciados y más desafinados… Hasta que por fin la música se volvió un sonido desafinado y agudo. Como una exhalación. Como un último suspiro.
Silencio. Quietud. El viejito del acordeón quedó petrificado, aferrado a su instrumento como una estatua. Los ojos bien abiertos. Las pupilas se le iban secando, apagando el cristal de sus bellos y marchitos ojos celestes…
Los parroquianos, desconcertados, fueron saliendo de su estupor… Se acercaron con cautela… Para descubrir que el anciano había fallecido delante a ellos.

3 comentarios:

  1. ¡Qué humanidad!...... No creo ser el primero que lee esta sentida obra, han pasado casi 3 años y nadie ha hecho un comentario ¡Qué pena! y es tan cercana a la realidad, que ha sucedido muchas veces con músicos y cantantes del mundo. Felicitaciones Julio César Melchior - Pepe Triny de Perú

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué humanidad!...... No creo ser el primero que lee esta sentida obra, han pasado casi 3 años y nadie ha hecho un comentario ¡Qué pena! y es tan cercana a la realidad, que ha sucedido muchas veces con músicos y cantantes del mundo. Felicitaciones Julio César Melchior - Pepe Triny de Perú

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Pepe Triny, por tu comentario y tu generosidad. Abrazo grande y afectuoso a la distancia!!!

    ResponderEliminar