T

T

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Oficios de antaño de los alemanes del Volga: El sastre


Su oficio era el de sastre. Lo ejercía desde muy niño, cuando su padre lo sentó por primera vez frente a una maquina de coser Singer y él apenas tenía fuerza suficiente para hacerla funcionar. Desde ese día aprendió a confeccionar todo tipo de ropa masculina. Tomaba las medidas al cliente: rico, humilde, no importaba, el se las ingeniaba para realizar ropa elegante, para fiestas especiales y ropa para todos los días, apta para el trabajo cotidiano; dibujaba los moldes en el duro papel madera; y finalmente cortaba la tela para coser la prenda. Era un sastre que “trabajaba a medida”, como se decía antes. Eficiente y creativo, en cuanto al manejo de la tela y la creación de la prenda; y fiel y honesto, en cuanto al trato con los clientes. Los tenía en gran número y de todos los niveles sociales.
Trabajaba desde la salida del sol hasta altas horas de la noche. Sus dedos eran hábiles; usaba dedal; y manejaba la aguja y los alfileres con maestría y precisión. Enhebraba la aguja haciéndole un guiño de complicidad y mojando el hilo de coser en la lengua. Luego comenzaba a poner marcha el monótono trajinar de la máquina de coser Singer para transformar los rollos de tela rústica en cientos y cientos de prendas que el uso y los años  gastaron y se llevaron al olvido, dejando, sin embargo, en algún que otro baúl, un traje de novio, un pantalón, una camisa o vaya uno a saber qué prenda, como recuerdo imborrable de su paso por la historia de la colonia. Una historia que nunca lo olvidará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario