T

T

jueves, 2 de febrero de 2012

Nada impide que nuestros sueños y proyectos se concreten


Los sueños y proyectos siempre se concretan. No existe obstáculo alguno que pueda impedir su realización. Nada, absolutamente nada, ni nadie, puede detener nuestro caminar si nos proponemos conseguir un objetivo en la vida. Con tesón, sacrificio, voluntad y coraje, todo es posible. Aun lo que a primera vista parece imposible. Sólo hace falta un sueño y la voluntad y el coraje de llevarlo a cabo. Porque una vez que nos hemos decidido qué es lo que queremos hacer, es el mismo destino y la vida la que colaboran con nosotros para llegar a la meta deseada.
Esto es algo que aprendemos con la experiencia y que la vida misma, en su devenir cotidiano, nos enseña. Es una máxima no escrita en el universo de las leyes que se cumplen a pesar de y contra todos los pronósticos y jueces agoreros que dictaminan el fracaso de los sueños de los demás por el simple hecho de temer concretar los suyos. El hombre es capaz de realizar cualquier sueño que sueña, solamente tiene que transformarlo en proyecto y luego trabajar sin pausa para concretarlo.
Esto es así y seguirá siéndolo por toda la eternidad de los tiempos.