T

T

miércoles, 14 de marzo de 2012

Carta a mi viejo


Por Florencia Denk

Se me va poniendo viejo. Es la única persona que logra sacar lo mejor y peor de mi. Una persona que si se me va y me deja, desarma mi alma en mil pedazos. La persona más importante en mi vida, quien más me protege de las maldades que me rondan. La persona que más me apoya, incluso en los fracasos. Quien me tiene fe y confianza en cada proyecto que en mi vida emprendo. La persona más atenta a cada uno de mis pasos. La persona que goza y desfruta ver mis progresos con sinceridad y orgullo. La persona a la que le debo todo. La persona que dejó todo por ver una sonrisa en mi rostro, quien paso fríos y los más terribles calores simplemente para que a mí no me falte nada... La persona con la que en la mayoría de las veces discuto por haber heredado una copia idéntica de carácter. Todo lo que soy lo soy Gracias a vos… No te vayas nunca de mi lado. Nunca me dejés sola. Que pese a los “rezongos” -porque te pones "insoportable"-, tus consejos son indispensables para poder afrontar este mundo que golpea y lastima y donde nada se consigue sino es con esfuerzo. 
Sólo espero no defraudarte y devolverte de alguna manera todo lo que me has dado.
¡TE AMO PAPA!