T

T

sábado, 24 de marzo de 2012

Una fiesta con alegría, costumbres alemanas y el sonido del acordeón

El 28 de abril en el Gigante del Pueblo San José. Gran convocatoria a exponentes de este noble instrumento de toda la región. Elvira y Marcelo Fuhr. 
(www.lanuevaradiosuarez.com.ar/)

Cuentan que los hombres alemanes, luego de cumplir extensas jornadas de trabajo en el campo, cuando se juntaban con su familia de regreso al hogar, se tomaban unos minutos para tocar el acordeón o la “verdulera” como le llamaban.
El instrumento les permitía el retorno a la patria lejana, a los padres, abuelos, familiares que hacía años no veían. Era el consuelo para acortar distancias. Pero era también, indefectiblemente, un sonido de esperanza, de mirar hacia delante, de seguir luchando, para celebrar la alegría de estar juntos, con la familia propia y los amigos en las tierras nuevas, en la América prometida.
Todo eso y mucho más tiene el sonido del acordeón para los hombres y mujeres de los Pueblos Alemanes y para todo aquel que se precie de disfrutar de este particular instrumento.
Y de un vals nostálgico se pasa rápido a una polca alegre que invita al baile y disfrutar del momento, sobre todo de la música.
Desde hace unos años que en los Pueblos Alemanes, organizado por el Rotary Club Las Colonias, se lleva adelante la Fiesta del Acordeón.
La edición de este año está fechada para el día 28 de abril en el Club Independiente de Pueblo San José, a partir de las 20:30 horas. 
Habrá muchos músicos en escena, algunos de gran prestigio y muchos escenarios recorridos, como por ejemplo uno de los integrantes de la orquesta de Donato Razziatti.
Y disfrutando de la propuesta habrá alrededor de 700 personas, muchas de las cuales ya han reservado su entrada y su ubicación en algunas de las mesas que estarán dispuestas.
El acontecimiento insume mucho trabajo de organización de los integrantes del Rotary Club las Colonias, entre ellos Marcelo Fuhr y su esposa Elvira.
Marcelo fue quien propuso la realización de estas fiestas en las Colonias y cada vez cobran mayor importancia y realce con el despliegue que se produce en el escenario y por lo que disfruta la gente en la pista de baile.
Cuando habla de esta fiesta y de lo que significa, Marcelo se emociona hasta las lágrimas. Mientras va hablando de cómo se gestó, cerca, muy cerca, tiene su propio acordeón, el que alguna vez recorre con sus manos para robarle alguna melodía, especialmente alguna polca; y un poco más allá está un viejo acordeón de más de 150 años, que perteneció al padre de Elvira y que tiene la particularidad de tener tres hileras de teclas, cuando los de ahora traen solamente dos.
La invitación está abierta para todos los que quieran participar, 28 de abril a partir de las 20:30 horas. Las tarjetas se pueden adquirir ante los miembros del Rotary Club las Colonias.