T

T

miércoles, 4 de abril de 2012

El holocausto de los alemanes del Volga (Segunda parte)

 Por Nil Nuñez

Antes de entrar en el tema del genocidio de los Alemanes del Volga, quiero situar geográficamente y hacer una línea del tiempo de la República autónoma de Alemania del Volga ya que es una historia poco conocida, así situamos este genocidio en su contexto histórico y geográfico. 

Línea del tiempo

Abril 21, 1729

Nace en antigua Alemania, Sophia Augusta Frederica de Anhalt-Zerbst, quién años más tarde gobernará Rusia bajo el nombre de Catalina II o Catalina "La Grande".

1756-1763

Entre los años 1756 y 1763, tiene lugar en Europa, la llamada "Guerra de los 7 años". Los efectos socio-económicos provocados por esta guerra, serán un factor muy importante a la hora de que muchos alemanes decidan migrar a Rusia.

Junio 28, 1762

Catalina II toma posesión del trono de Rusia.

Diciembre 4, 1762

Catalina II realiza el primer manifiesto, convocando a extranjeros para que vayan a poblar Rusia, en la zona del Rió Volga. El resultado de ese primer manifiesto logra una pobre convocatoria.

Julio 22, 1763

Catalina II realiza el segundo manifiesto de convocatoria de extranjeros, pero esta vez mucho más flexible en cuanto a requerimientos para los inmigrantes, y acompañado con la oferta de interesantes privilegios. Gran cantidad de alemanes responden de manera entusiasta a la convocatoria.

1764-1767

Se produce la fundación de las colonias alemanas, a lo largo del Bajo Río Volga.

1771-1774

Entre estos años, tienen lugar las oleadas de bárbaros kirguizos, quienes asaltan, asesinan secuestran y saquean en las colonias alemanas en el Volga.

Diciembre 6, 1796

Muere Catalina II, a la edad de 67 años.

Junio 4, 1871

El gobierno imperial ruso, comienza con la quita de privilegios a los alemanes
otorgados por los manifiestos de Catalina II.

Enero 13, 1874

Continúa la quita de privilegios a la colectividad alemana, y la revocación
del privilegio de exención del servicio militar, es el principal factor que provocará las primeras olas migratorias de cientos de alemanes del Volga, hacia toda América.

1881-1917

Entre estos años reinó el Zar Nicolás II (último monarca de Rusia), descendiente de
Catalina II. Abdicó durante la 1º Guerra Mundial, exactamente el 6 de Julio de
1918, y luego fue ejecutado por los bolcheviques junto a toda su familia.

Julio 28, 1914

Comienza la 1º Guerra Mundial.

Noviembre 7 – 1917

Octubre 25, según el antiguo calendario Ruso, tiene lugar la revolución bolchevique, la cual sumirá a Rusia en régimen dictatorial comunista que durará hasta finales del siglo XX.

1920-1923

Primer período de hambruna en las colonias alemanas de Rusia. Mueren aproximadamente 170.000 Alemanes del Volga. El gobierno comunista intenta mantener ese desastre comunitario oculto, pero finalmente y gracias a la comunicación de Alemanes del Volga en Rusia, con sus familiares de América, la verdad es forzada a salir a la luz.

Enero 1924

Se funda la República Socialista de los Alemanes del Volga.

1928-1933

Segundo período de hambruna, que reclama la vida de numerosas personas. Muere un tercio de la población.

1928-1940

En este período de tiempo, tiene lugar la política de "Stalinización", durante la cual se les expropia a los alemanes del Volga sus propiedades y granjas. Además se los obliga a trabajar en granjas comunitarias o migrar a las grandes ciudades. Durante la represión de los Culacos “Kulaks” fueran enviados a Siberia y, entre ellos, cerca de cincuenta mil alemanes.

Septiembre 1º, 1939

Comienza la 2º Guerra Mundial.

Junio 22, 1941

El ejército alemán invade Rusia.

Agosto 20, 1941

Comienza la expulsión, deportación y genocidio de los Alemanes del Volga, a manos del comunismo Ruso.

Agosto 21, 1941

Se decreta oficialmente la deportación de alemanes del Volga Siberia, Asia Media y zona noroeste de la Unión Soviética, en donde la mayoría encontrará la muerte en medio de los trabajos forzados y condiciones de vida deplorables.

En septiembre de 1955, durante el gobierno de Nikita Krushchov, la Unión Soviética firmó un decreto a través del cual se reconoció públicamente que el trato dado a los alemanes del Volga había sido totalmente infundado, garantizando de esta manera amnistía a los sobrevivientes que quedaran en Rusia. A pesar de ser reconocidos como víctimas, fueron obligados a firmar ciertos trámites en donde renunciaban a todos sus derechos de propiedad y de herencia, y de volver al territorio de su antigua república.

Como consecuencia de la vida impuesta en los campos de concentración, la generación de sobrevivientes de alemanes del Volga que quedó en Rusia creció sin familia y sin escuela. Las familias alemanas fueron diezmadas, los niños que podían producir eran rápidamente obligados a desarrollar trabajos forzados, y se les prohibió la educación. En el marco de estas necesidades, los sobrevivientes se vieron obligados a firmar renuncias que vulneraban aun más su dignidad humana en otros aspectos pero ponían fin a la persecución. A diferencia de otros pueblos víctimas de genocidio, los alemanes del Volga nunca fueron indemnizados.

El 29 de agosto de 1964 un segundo decreto admitía abiertamente la culpa del gobierno soviético de la persecución y genocidio de un pueblo inocente. No obstante eso, ninguno de sus derechos les fue restituido hasta la actualidad.