T

T

jueves, 12 de abril de 2012

Juan Hippener y los recuerdos de su infancia

 Los recuerdos de su infancia en Pueblo San José en el año del 125º aniversario de la inmigración de los alemanes del Volga. El objetivo intacto de reunir en una carpa a miles de personas para celebrar este gran acontecimiento.
(http://www.lanuevaradiosuarez.com.ar)

Quien piensa que Juan Hippener abandonó el sueño de levantar una carpa y reunir en una fiesta a 10.000 personas, redoblando la concreción que llevó adelante hace unos años atrás cuando reunió a 5.000 comensales en la fiesta más grande de toda la región, está muy equivocado.
Al final de una larga charla, donde dejó los mejores recuerdos de su infancia y adolescencia en Pueblo San José, confirmó que para el mes de septiembre o para octubre se llevará a cabo esa fiesta que se abrirá para cerca de 10.000 personas, en lo que será el más grande festejo para celebrar los 125 años de la llegada de las primeras familias alemanes a Coronel Suárez, las que después constituyeron las Colonias San José, Santa Trinidad y Santa María.
Hablar de su niñez, como el hijo más chico de una familia alemana, es hablar de su padre Matías, de su madre Imelda y de su tía, hermana de su mamá que lo crío como una segunda madre, lo mimó, le dio todos los gustos y también las reprimendas que necesitaba para salir un hombre derecho.
Está muy orgulloso de su padre, quien llegó a ser Intendente de la ciudad de Coronel Suárez, conocido por su sencillez y su hombría de bien.
También implica acordarse de su madre Imelda, quien fue la primera madrina que tuvo la Asociación Alemanes del Volga, de quien guarda los mejores recuerdos y un sinfín de anécdotas.
Puede hablar de la historia de Coronel Suárez y de los Pueblos Alemanes, de las familias de cada lugar, de cómo se fueron gestando las instituciones, porque lo que no lo vivió se lo contaron estas dos mujeres con quienes tenía largas charlas al calor de la cocina a leña, mientras se horneaba algún pan o alguna torta alemana, cada vez que regresaba de la escuela.
Cada año su padre donaba una vaca lechera para el Colegio Parroquial y cuando apenas tenía 7 años se encargaba de llevar los tarros con la lecha para las primeras copas de leche que se sirvió a las internas de esta institución educativa y también para los niños de las familias más necesitadas.
Juan Hippener sabe de la historia de los Pueblos Alemanes y también de sus costumbres y tradiciones, por eso este próximo sábado estará participando, entre otras cosas, en el torneo de Kosser, juego tradicional alemán que ha revivido para todas las comunidades alemanes del país a partir del rescate que se realizó desde las Colonias del Distrito de Coronel Suárez.
Y para quien quiera escucharlo y sumarse dice que ya está programando el gran almuerzo multitudinario, probablemente para el mes de septiembre de este año.