T

T

martes, 10 de abril de 2012

Se presentará el libro de poemas, de Graciela Schmidt, descendiente de alemanes del Volga

 La escritora Graciela Schmidt Robilotta presentará su obra el viernes 20 a las 19:30 hs. en la Biblioteca Popular Sarmiento.

Un evento de significativos ribetes culturales se llevará a cabo el próximo viernes 20 de abril a las 19:30 hs., cuando Graciela Schmidt Robilotta presente su libro que lleva por título “Ofrenda” y para lo cual se ha organizado un acto que contará además con la presencia de otras figuras vinculadas con el arte y la cultura.
Será el escritor del Pueblo Santa María Julio Cesar Melchior quien definirá algunas facetas del trabajo literario de la joven exponente y luego, tras la presentación del libro, se habilitará una exposición de la artista plástica Luján Ferreyra, actuará el músico Lucas Urlacher, entre otras expresiones artísticas.
Cuando uno le pregunta a esta mujer de 42 años por qué escribió poesía filosófica, explica primero cuánto leyó cada vez que un problema sobrevenía a su vida.
Los cuentos clásicos, la literatura más conocida, los filósofos más conocidos y de los otros siempre leyó.
Luego se suman también sus propias vivencias, que indefectiblemente se incluyen en sus relatos: la muerte de su padre, que ella interpreta de tristeza, una desaparición física que no debió haber sido, si hubiera llegado a tiempo una intervención del corazón; la enfermedad de su sobrino; la muerte de su madre cuando era muy joven y ella, Graciela, muy pequeña; el diagnóstico de carcinoma que en un control de rutina le hizo el médico; el enfrentarse en más de una oportunidad a la quimioterapia.
Vale la pena escuchar a esta mujer que dice que cuando todo parecía un caos y la rodeaba el dolor encontró la paz.
La encontró en el dolor propio y en el de otras personas con las que compartía los tratamientos. Encontró la paz, la solidaridad, el amor desinteresado en los hospitales. Allí donde también trabó amistades invalorables, especiales, únicas.
Luego de conocer todo esto es posible entender por qué escribe poesía filosófica.
Graciela es una mujer joven que para quien quiera escucharla y verla irradia una luz de quien se siente en paz consigo y con el mundo. La paz que porta quien ha sabido encontrar a Dios entre los hombres.
La entrada a la presentación de su libro es libre para todo público a quien se invita muy especialmente a participar del acto y para lo cual brindamos el siguiente anticipo:
Ofrenda.
“Ofrecieron aguardiente a la muerte en la calavera de sus abuelos”.
Se levantó de su silla, dio unos pasos, volvió el rostro hacia la amiga diciéndole que regresaría pronto, que sobre la mesa están sus poemas, que los lea si quiere.
Salió, el sol tocaba su cara, no había viento.
Regreso, entro rápido, preguntando si le gustaron los poemas miraba a su amiga, esta le dice no haberlos comprendido salvo el ultimo, ese si, pero los demás…
Piden una gaseosa, ella trata de explicarle sobre lo escrito, toma un párrafo como ejemplo contándole donde dice “busco una cuna para mi hijo” se refiere al alquiler de vientre, tema del cual habían hablado y en cuya primer charla la amiga había dicho entre asombro y desconcierto, que nadie luego de parir va a dar el hijo. Supo ella la sensatez de la expresión, así había decidido ser inseminada con el riesgo de no ganarle al tiempo, batalla considerada victoriosa aun con un sobreviviente.
Sin levantar mucho la mirada, con una voz distinta, con ojos cansados la amiga repite que no comprende los poemas, le dice no haber podido dejar de pensar en eso, que ella la había ayudado en otras batallas, que, que... que si quería le ofrecía el vientre para su hijo.
Muda. Ella pensaba como pudo decir que no comprendía sus poemas.
Muda. Se daba cuenta que todo ya había sido escrito.
Muda. Miraba sus versos más sagrados que las escrituras.
Muda. Sentía el milagro de resucitar a los durmientes.
Muda. Gritando con el alma, ella volvía a la sublime humanidad.
Muda. Miraba la cuna.