T

T

sábado, 14 de julio de 2012

La cordialidad de Pueblo Santa Maria nuevamente se puso de manifiesto al recibir a un Ministro Nacional

Instante en que se deja
formalmente inaugurada la nueva
escuela.

Se lo vio feliz al cortar las cintas simbólicas inaugurando el nuevo edificio para la Escuela Secundaria Nº 2. Habló con todos, saludó a todos y fue invitado con los tradicionales Kreppel, un clásico de la gastronomía de nuestros Pueblos Alemanes. El Ministro Nacional de Educación Alberto Sileoni no tenía apuro y se vio en todo momento agasajado por un grupo de gente que en el Pueblo Santa María lleva implícito el sentimiento profundo por su tierra y hacer, hacer y hacer. Para Santa Maria fue un día feliz.

Cumpliendo el protocolo, el Ministro Nacional de Educación Alberto Sileoni, acompañado del Intendente Ricardo Moccero y la comitiva que llegó a nuestra ciudad de Provincia y de Nación, arribó pasadas las 11 hs. al Pueblo Santa Maria y fue llevado por los sectores específicos de la ruta donde “curiosamente” se encontraban extendidos carteles de bienvenida, destacando su presencia y también agradeciendo a la Ministra Alicia Kirchner por el Tren Sanitario; mientras que también pudo verse cartelería afín al Movimiento Para la Victoria y a la agrupación juvenil Kolina.
Pero desprendidos de toda connotación política, la cordialidad se puso nuevamente de manifiesto a partir de un concepto de hospitalidad bien entendido que la comunidad del Pueblo Santa Maria tiene como una distintiva idiosincrasia que viene de sus antepasados.
Alberto Sileoni, Ricardo Moccero, el Jefe de Gabinete de la Dirección de Escuelas, la Directora de la Escuela Secundaria Nº 2, Patricia Maier de Schroh, la Presidente del Consejo Escolar, Susana Previsdomini, alumnos, docentes y colaboradores, todos compartieron fervorosamente el momento simbólico del corte de las cintas que por fin permitía la inauguración oficial de un gran edificio emplazado en un punto estratégico de crecimiento que tiene Pueblo Santa María.
Se reiteraron los abrazos porque el día no solamente se había presentado con las condiciones climáticas más favorables en pleno invierno, sino porque Pueblo Santa Maria ya contaba con un moderno edificio para la primera escuela secundaria nacida en nuestros Pueblos Alemanes.
Sileoni, fuera de todo protocolo, habló con la gente, escuchó opiniones de los ciudadanos, de los funcionarios municipales y de todos cuantos compartieron el acto, entre ellos Consejeros Escolares, Concejales, vecinos, padres de los alumnos y los propios alumnos.
No faltaron los agasajos tradicionales, intercambio de presentes y los infaltables Kreppel, bien característicos del arte culinario que caracteriza generalmente a nuestros Pueblos Alemanes.
El Ministro no tenía apuro y se vio en todo momento agasajado por un grupo de gente que en el Pueblo Santa María lleva implícito el sentimiento profundo por su tierra y hacer, hacer y hacer.
Ese criterio lo entendió muy bien el funcionario nacional que a más de 500 kilómetros de su asiento natural de sus funciones vivió un par de horas distendido y en una pequeña localidad del interior bonaerense.