T

T

domingo, 23 de septiembre de 2012

Lecciones que nos dejaron nuestros mayores


Nuestros abuelos leían un texto que enseñaba: “La naturaleza que nos rodea es avara con el indolente y mortífera con el ocioso. Sólo es generosa con el que trabaja, porque el trabajo es necesario para la vida y para el progreso de la sociedad”.

También sostenía que: “Todas las leyes condenan el ocio, que la sabiduría popular llamó padre de todos los vicios.
“Sin el trabajo el hombre consume la riqueza de los demás y se consume a sí mismo.
“Toda la ciencia de la felicidad se halla comprendida en una sola palabra: trabajo. La vida desocupada es siempre infeliz.
Indudablemente el reposo es agradable pero para aquellos que han trabajado. Para los demás, el reposo es un verdadero castigo”.
Sin lugar a dudas que nuestros abuelos trabajaron e hicieron del trabajo una lección de vida que debemos continuar y perpetuar. Honremos su ejemplo trabajando diariamente con honestidad y alegría.