T

T

jueves, 27 de diciembre de 2012

Pobreza


Autora: Josefina Lindner

Ante todo quisiera definir esta palabra donde he volcado mis pensamientos más sinceros. No he recurrido a un simple diccionario sino que llego al significado entendiendo que pobreza es una necesidad, una palabra que transmite una mezcla de sensaciones perturbadoras.
-¿Existe la pobreza sin jamás haberla visto? –pregunto.
Hace varios meses me he cuestionado esto sin darle demasiada importancia a la respuesta ya que jamás había visto un caso impactante en la ciudad donde vivo.
Pero un día todo cambio: llegué a una conclusión. Mis pensamientos cambiaron repentinamente.
Había salido en auto y recorriendo la localidad me encontré en una calle muy solitaria. Al observar a mi alrededor pude sentir un escalofrío recorrer mi cuerpo lentamente cuando frente a mis ojos vi reflejada la POBREZA.
Tan solo tres años habrán tenido esos pequeños, deambulando por el techo de su pocilga ya que no conseguía llamar casa al lugar donde vivían. Por unos instantes me sentí tan culpable. Mis pensamientos me llevaron a preguntarme de por qué había llegado allí, a esa calle desolada donde solo ellos permanecen inciertos. Me surgieron sentimientos profundos de angustia, y una interrogación: ¿Por qué ocurre esto?
Seres inocentes en busca de paz, aislados del fruto, que solo intentan sobrevivir en este mundo sin piedad, con sus piecitos tan fríos lastimados por el dolor de esta humanidad, donde la mayoría de la gente solo busca futuro en medio de la nada Seres atados a cadenas que no les permiten avanzar, que marchan recolectando lo que a su paso les dan: hambre, miseria sin un refugio digno, sin un hogar.
No me costó ni un segundo pensar que yo como la mayoría estamos en el día deseando en un cálido sillón consumiendo lo que tenemos quejándonos, queriendo aún mas sin ponernos a pensar que muchos seres como ellos no tienen ni una migaja de pan.
Con esta cruel verdad pretendo concientizar y hace reflexionar a todos, sobre un drama que sucede en todos lados, no en determinado lugar, solo que nuestros ojos no lo quieren ver.
Serán pocos o tal vez muchos más pero están permanentemente acudiendo a las sobras que rechazamos. Muchos de ellos quisieran estar en nuestro lugar, con un hogar cálido, con un poco de felicidad. Pero solo son esclavos del hambre. Nadie acude en su lugar. Constantemente soportan el frio de este mundo queriendo cambiar su destino pero siempre las circunstancias los llevan al mismo lugar, ese nido de residuos donde buscan su cena, donde hay días que quizás no comen.
Pongámonos a pensar. Somos grandes, estamos capacitados para entender a lo que pretendo llegar: personas como nosotros que día a día es consumida por el hambre y nosotros aquí, impasibles a su drama.
Seres inocentes que solo buscan paz, una comida digna, un sueño sin soledad.
Pensemos tan solo un segundo, no mezquinemos lo que hoy en día tenemos. Muchos de ellos quisieran estar como nosotros, muchos de ellos sueñan con estar en nuestro lugar.
¿Te detendrás a pensar  en ellos como yo lo he hecho? Está en vos cambiar su historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario