T

T

viernes, 15 de febrero de 2013

Oscar Baumgertner: “Siempre hay algo para agradecer a la Virgen o algo para pedirle”



 Pueblo Santa María se prepara para la misa en acción de gracias y procesión a la Gruta de la Virgen de Fátima. Domingo 24 de Febrero.

Hace 24 años que este hombre se encarga de cuidar la gruta de la Virgen de Fátima que está en el ingreso a Pueblo Santa María. 
La misma que hace 48 años fue inaugurada en una gran ceremonia, con la presencia, entre otros, del coro de seminaristas de Bahía Blanca. 
Unos años antes la población de pueblo Santa María, incentivadas por el Padre Juan Peter, habían empezado a hace procesiones a la Virgen orando por la lluvia, para que apagara la sequía que hacia el año 1961 se hacía muy difícil de soportar y que condenaba la producción por esos años.
El sacerdote había instado a la comunidad que justamente lleva el nombre de la Virgen, a encomendarse a ella para que cortara la sequía. A la tercera procesión, el agua precipitó en abundancia suficiente.
Entonces el Padre Peter, no tardó en recordarle a la comunidad que si había pedido en oración y le había sido concedido; había entonces que agradecer. Así fue como se proyectó la construcción de una gruta para la Virgen de Fátima.
El sacerdote en persona viajó a Portugal para traer una imagen de la Virgen del lugar en que se apareció a los pastores. 
No fue sencillo pasarla por la aduana, en momentos en que se aumentaban los controles, por eso si se mira hoy con detenimiento la imagen, se puede ver que a la altura del cuello tiene un corte, porque los controles antidrogas que entonces había, indicaba que había que buscar en todos lados. 
Como se demoraba en la aduana, el permiso para sacarla, fue el escribano Domingo Moccero quien hizo las gestiones que posibilitaron que la imagen llegara en tiempo y forma para la fecha de inauguración de la gruta. 
Ese día se organizó una procesión llevando la imagen de la Virgen desde la iglesia hacia la gruta, en el ingreso a Pueblo Santa María, donde fue entronizada. 
Y cada año se recuerda ese acontecimiento, se hace una procesión y una misa posterior, es el momento adecuado para agradecer por todo lo bueno que se tiene en la vida, desde la cuestión más simple y magnífica, como la de poder empezar un nuevo día cada mañana.
Esto es lo que dice y lo que cuenta Oscar, quien desde hace 24 años es el cuidador de la gruta y que cada domingo concurre para habitar el espacio por unas horas para que puedan visitarla los vecinos que así lo deseen y por esta labor ha sido reiteradamente destacado como un gesto solidario y de compromiso religioso.
La procesión este año será el domingo 24, partiendo a las 18 horas desde la iglesia de Santa María. Y a las 19 horas será la misa en acción de gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario