T

T

sábado, 22 de noviembre de 2014

El Centro Comunitario “Espíritu Santo” de Pueblo Santa Trinidad conmemoró sus 16 años


Santa Misa en acción de gracias oficiada por el Padre Antonio Vedellini. A su término agasajo a colaboradores por parte de la institución.
 
El jueves por la noche se llevó a cabo un pequeño acto conmemorativo por el decimosexto aniversario que acaba de cumplir el Centro Comunitario “Espíritu Santo” del Pueblo Santa Trinidad, que fuera fundado por el Padre Carlos Amuchástegui en plena crisis desatada antes de 1998 y que se prolongó durante varios años.
Funcionó inicialmente como un comedor para satisfacer la demanda existente en la primera Colonia Alemana, en el Barrio Los Manantiales, con el derrumbe que significó el cierre de Gatic y todas las consecuencias sociales de aquella época.
Tras el comedor llegó un Centro Comunitario, donde la institución incorporó otras acciones de promoción a la comunidad, incluyendo estudios, microemprendimientos y actividades recreativas, sobre todo en épocas veraniegas.
Todo eso se logró con el aporte invalorable de la comunidad, se tejió una red solidaria y casi anónima que fue aportando para el crecimiento edilicio, con las comodidades adecuadas, hasta llegar a estos días donde sigue cumpliendo un rol social trascendente, todo bajo la coordinación de Norma Gaab y sus colaboradoras que hacen posible el despliegue de toda la comunidad.
Es por ello que el jueves por la noche se reunieron colaboradores y benefactores en un brindis por estos 16 años y en agradecimiento por el constante respaldo de la población.
Compartieron la Misa en acción de gracias Daniel Abot, quien desde los inicios de la entidad fue un incondicional colaborador, junto a Laura Sambrano, quien por aquel entonces era la Directora de Acción Social de la Municipalidad.
Estuvo presente Alfredo Crunger, en nombre de la Municipalidad de Coronel Suárez, las Hermanas Liliana y Victoria del Hogar La Providencia, quienes asistieron al Padre Antonio en el oficio religioso, donde también se observó la presencia del Coro Parroquial, que le agregó solemnidad a la misa que se ofició en la Capilla y donde el Sacerdote pidió por el descanso eterno del Padre Montero, recientemente fallecido en Bahía Blanca. Habló de los valores, la necesidad de seguir a Cristo y ser fieles a sus principios y legado imprescindible que nos ha dejado como rumbo a seguir en familia.
Norma Gaab agradeció a todos los colaboradores, destacó la presencia de Daniel Abot y de todos quienes suman su esfuerzo en pos del cumplimiento de una misión social muy importante en Pueblo Santa Trinidad.
Siempre funcionaron grupos solidarios que contribuyen y se organizan para que no falten los insumos para el día sábado, que es cuando concurren masivamente los chicos al comedor, voluntarios en definitiva, mas el aporte de la Delegación Municipal y en consecuencia de la Municipalidad, pero básicamente ha sido siempre el espíritu de la mano tendida generosamente de vecinos de diferentes sectores de nuestra ciudad que siempre han contribuido.
Norma desde el primer día, cuando las necesidades acuciaban junto al Padre Carlitos, con varias colaboradoras, se puso el comedor primero al hombro hasta convertirse en un Centro Comunitario, allí en el acceso del Pueblo Santa Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario