T

T

jueves, 27 de noviembre de 2014

Éramos realmente felices con muy pocas cosas materiales y usando mucho la imaginación

Por Carlos Polak
Tornquist

La mente humana es algo realmente asombroso, siempre trabajando: ordenando lo actual, previendo el futuro inmediato y recordando épocas y circunstancias vividas.
Un viejo dicho sostiene: "Todo tiempo pasado fue mejor". Debo decir que discrepo totalmente con esta opinión ya que sería como afirmar que "cada vez estamos peor" y tampoco creo que sea cierto.
La historia es eso que pasa mientras hacemos otra cosa, dijera alguien y es por eso que está presente siempre en nosotros, nos guste o no.
Mediados de la década de 1960, en un conocido pueblo del sur de la provincia de Buenos Aires. La gran mayoría de las calles eran de tierra. Esto motivaba la continua reparación por parte del municipio con aquellas maquinas motoniveladoras que para nosotros, los niños de esa época, eran algo fantástico. Eran llamadas por su marca, Champion, pero en el pueblo la llamábamos " champia", y era casi una fiesta cuando la veíamos avanzar de un extremo a otro del pueblo con ese ruido tan característico emparejando la calle con una gran cuchilla que desparramaba tierra para ambos lados, dejando la arteria parejita y prolija a la vez que cortaba perfectamente los cordones de tierra de las veredas.
Apenas terminaba su tarea los chicos del barrio aprovechábamos esa tierra y esa calle tan pareja, para sacar nuestros pequeños camioncitos para transportar la tierra y construíamos caminos para nuestros autitos. Todos estos vehículos eran de plástico y la única tecnología la tenían los camioncitos, con una pequeña manija de alambre, para descargar la tierra de la caja volcadora.
Éramos realmente felices con muy pocas cosas materiales y usando mucho la imaginación.
Tenemos en la actualidad muchísimas cosas materiales que son buenas y está bien usarlas y disponer de ellas; pero por favor: no dejemos de utilizar la mente desde la imaginación y la creatividad. Son cosas realmente mágicas, como la radio que permite contemplar sin ver y sentir sin tener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario