T

T

sábado, 10 de enero de 2015

Con raíces alemanas y la firme intención de preservar el idioma en las nuevas generaciones


“Como estaba sola en Formosa –cuenta la Prof. Celia Sander- decidí estudiar alemán para hacer uso de mis raíces heredadas de mis abuelos. Considero que es una reliquia el poder heredar un idioma tan importante. Decidí estudiarlo para compartir con las personas la riqueza de este idioma. Soy traductora pública de inglés y he estudiado alemán como complemento”.

Caminando por cualquiera de los Pueblos Alemanes la Profesora Celia Sander parecería una habitante más del lugar. Con sus rubios cabellos bien largos y sus ojos claros va anunciando sus raíces alemanas. 
Nació es Castelli, Chaco, localidad que tiene todas las familias alemanas que hunden sus raíces en las tierras de La Pampa, o Colonia Hinojo, Buenos Aires, y que un año, con una sequía fuerte, que se prolongaba, se tomaron el tren hacía el norte, donde había promesa de trabajo, y llegaron hasta donde el ferrocarril terminaba su recorrido en la Provincia del Chaco. 
Si bien vive en Formosa, sigue concurriendo a Castelli donde da clases de alemán. Es que sus máximos esfuerzos están ahora en extender este idioma que es común a la historia familiar de tanta gente.
Explica, ante la consulta, que “como estaba sola en Formosa decidí estudiar alemán para hacer uso de mis raíces heredadas de mis abuelos. Considero que es una reliquia el poder heredar un idioma tan importante. Decidí estudiarlo para compartir con las personas la riqueza de este idioma. Soy traductora pública de inglés y he estudiado alemán como complemento”.
Más adelante cuenta que siendo pequeña vivió un año y medio en Santa María y fue discípula de la Hermana Joela.
“Antes se estilaba enviar a las hijas a internados en colegios de monjas para educarlas. Como mis padres son agricultores en el Chaco me mandaban a internados en conventos. Así estuve pupila en el Colegio de Santa María, donde tengo los mejores recuerdos de la Hermana Joela, quien siempre nos tenía con mucha disciplina. Fue una preparación muy buena que me dio la Hermana Joela para enfrentar en la vida y poder triunfar. Yo me quedaba sola los fines de semana y me acuerdo que ella me dijo una vez: ‘la humildad en las personas muchos bienes proporciona’, y hasta hoy tengo guardado el papelito donde ella me escribió esto”.
Más adelante Celia Sander habla de la importancia de preservar este idioma para quienes son descendientes de alemanes del Volga, por la propia historia familiar y de identidad de cada uno, pero también como un valor agregado a la hora de enfrentar el mundo, buscar trabajo y proporcionarse un mejor futuro.

De regalo tres ejemplares de Hilando Recuerdos y un mapa del Volga y sus aldeas, con la compra de un libro Aprender a vivir. (Para adquirirlo comunicarse a e-mail: juliomelchior@hotmail.com) Se envía a todo el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario