T

T

viernes, 16 de enero de 2015

Panadería San José, de la Familia Holzman


Muchos años de historia y tradición familiar en el rubro. Edgardo Holzman se emociona al recordar que su padre Honorio y Mingo, su tío, en el año 2012, en oportunidad de las Kerb, recibieron un reconocimiento por tantos años de trabajo y por haber sido parte de uno de los lugares más emblemáticos de Pueblo San José.

Es una panadería que tiene muchos años de historia en Pueblo San José, en una esquina tradicional, sobre San Lorenzo y la Avenida Alemanes del Volga. 
A pesar que hace pocos años, en el 2012, previo a la fiesta de las 10.000 personas que organizó la Asociación Alemanes del Volga, fue renovada, se conservó el valor arquitectónico e histórico del lugar. 
Consultado su actual propietario, Edgardo Honorio Holzman, relató que la panadería data del año 1927.
“Mi abuelo, Enrique Holzman, la compró el 15 de febrero del año 1950. Tenía 70 hectáreas de campo y eran cuatro hijos varones. En esa época el campo no redituaba para poder cobijar a todos los hijos, fue por eso que con unos primos, los Schwab, que después tuvieron la empresa de colectivos La Unión, resolvieron cambiar el campo por la panadería. Ahí nace esta empresa familiar, que se inició con el padre, los cuatro hijos, luego se incorporaron dos yernos, con lo cual pasaron a trabajar 6 dentro de la cuadra”.
Don Honorio Holzman, quien falleció en agosto del año 2013, padre de Edgardo, pasó 55 años dentro de la panadería. Tenía 14 años cuando comenzó con la actividad, acompañando a sus hermanos y a su padre. La sociedad familiar estuvo hasta el año 91 ó 92.
El lugar rebosa historia por cada uno de los poros de las paredes, desde el antiquísimo mostrador que tiene impregnadas las huellas de muchas horas de trabajo atendiendo gente, luego de hornear el pan desde hora muy temprana. 
Denuncia sus años y el respeto que hoy mantienen por el lugar los canastos de mimbre en los que el pan espera la llegada de los clientes que buscan el crujiente y sabroso producto. También desde las diferentes variedades que cada jornada se elaboran. 
Es posible encontrar allí el pan trenzado, característico de esta panadería, de un particular sabor dulzón, que fue inventado por don Honorio, en una tarde de hace muchos años, cuando comenzó a probar diferentes mezclas y sabores, obteniendo un preciado producto, no solamente en Coronel Suárez o los Pueblos Alemanes, sino también desde otras localidades de alrededor, como es el caso de la zona serrana, donde en algunas cabañas se sirve ese pan trenzado con el desayuno. 
Y la clásica galleta de campo. Esa que es posible hacer en los hornos tradicionales, donde el pan se cuece lentamente con el calor logrado tras muchas horas de tenerlo encendido, y donde el material interior refracta la temperatura hacia el pan. La galleta de campo, redonda, grande, crujiente, dorada, la misma que muchos recordarán que luego de dos o tres días de oreo se rompe con un golpe seco del puño, contra la mesa, y que cuanto más días pasan más sabrosa resulta. 
Edgardo Holzman se emociona al recordar que su padre Honorio y Mingo, su tío, en el año 2012, en oportunidad de las Kerb, recibieron un reconocimiento por tantos años de trabajo y por haber sido parte de uno de los lugares más emblemáticos de Pueblo San José.
Cuenta las anécdotas de los días que se invirtieron, años, mucho tiempo, mucho esfuerzo y mucho dinero para remozar la tradicional panadería, y bajo la conducción de la Arquitecta Nora Coppi lograron respetar su arquitectura y preservar su historia. Y dice que su esfuerzo está puesto en preservar lo más que pueda todo cuanto hay en lugar, conservándolo tal cual. 
Panadería San José, de la familia Holzman, un lugar tradicional de la segunda Colonia Alemana, donde el aroma del pan recién horneado remite a los mejores recuerdos de toda una vida de trabajo.

De regalo tres ejemplares de Hilando Recuerdos y un mapa del Volga y sus aldeas, con la compra de un libro Aprender a vivir. (Para adquirirlo comunicarse a e-mail: juliomelchior@hotmail.com) Se envía a todo el país.

2 comentarios:

  1. Maris Nora Dukardt16 de enero de 2015, 14:57

    Tengo muy lindos recuerdos de esa panadería y la Colonia 2, soy nieta de Ovidio Holzmann, hermano de Enrique, y de niña íbamos siempre con mis padres a visitar a los fliares. que teníamos allí.

    ResponderEliminar