T

T

lunes, 10 de agosto de 2015

Los ricos pepinos en conserva de la abuela

Una docena de pepinos, sal gruesa, eneldo (Dül), alguna hoja de parra, un recipiente con agua. Después a esperar unos días. ¡Y ya están listos para comer –dice la abuela Berta- los pepinos en conserva! Una tradición familiar que es tan antigua como el origen mismo del apellido de la familia. Son ricos, sabrosos, salados –revelan los nietos a sus padres que también los degustan en las calurosas tardes de veranos, como lo hicieron sus antepasados y como seguramente lo continuarán haciendo sus descendientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario