T

T

jueves, 3 de diciembre de 2015

Juan Carlos Roht, propietario de uno de los bares de mayor antigüedad en el Pueblo Santa María

Propietario de uno de los bares de mayor antigüedad en el Pueblo Santa María.  Barrio 9 de Julio. Un apasionado de siempre que hoy pone mucha dedicación en conservar el lugar que heredó de su padre, hace muchos años atrás. “Yo me iba al club, a la política después, quedaba como se dice en la lona, pero me recuperaba siempre, porque la gente volvía a venir”.

Es el dueño de Mi Bar, que heredó de su padre. Está ubicado en el conocido barrio La Manchurria de Pueblo Santa María, como se decía antes, pero hoy en realidad y por su insistencia es el Barrio 9 de Julio.
Entrevistado por La Nueva Radio Suárez recordó que en el año 1948 fue fundado por su padre, “un 20 de julio, el Día del Amigo, que no existía en ese entonces. Son 67 años y de todo ese tiempo debo tener alrededor de cincuenta y algo de años aquí dentro. Me hice cargo cuando tenía 14 años, porque mi padre sufrió un ACV y tuve que quedarme a cargo de este lugar. Estos alrededor de 51 años, con algunas interrupciones cuando me dediqué a la política, yo dejaba de venir a este trabajo. Pero afortunadamente una vez que dejaba todo eso volvía y la gente estaba de nuevo. Yo me iba al club, a la política después, quedaba como se dice en la lona, pero me recuperaba siempre, porque la gente volvía a venir”.
Dijo que “esto es muy curioso. Todos los domingos se llena. Se juega al truco, al mus, algunos juegan al Schoufkop, debe ser el único lugar en el país en que se juega todavía. Es un juego de cartas alemán, tradicional, que se juega con naipes de póker. Estas son las cosas que tiene este lugar. Suele haber tres o cuatro meses jugando al Schoufkop. Es un juego que exige mucha concentración, recuerdo una ocasión en que dos tíos míos con sus esposas lo estaban jugando, yo llegue a la casa y había mucha competencia en el juego, que era de mujeres contra varones. Todavía me parece ver a las mujeres enojadas. En el truco se suele jugar por la copa, pero en este juego ni siquiera por la copa, las comparten, las pagan entre todos. Es el hecho de estar juntos y seguir dándole vida a este juego de cartas que forma parte de nuestras tradiciones”.
“Mi Bar” tiene botellas de bebidas muy antiguas, algunas que ya se han dejado de tomar. Muchas veces recordando a los clientes que solían pedirlas, en momentos especiales del día y en ocasiones extraordinarias también. 
Es un lugar amigable, accesible, ubicado en el corazón de un barrio característico de Pueblo Santa María. 
Y en su interior, tras la antigua heladera mostrador, su propietario, Juan Carlos Roth, un hombre muy sensible y querido de la tercera Colonia Alemana, que pone mucha dedicación en conservar el lugar que heredó de su padre, hace muchos años atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario