T

T

jueves, 14 de abril de 2016

La comunidad de Pueblo Santa María rescató y restauró la sede cultural Juan Peter


La Comisión del salón parroquial Juan Peter, en Pueblo Santa María, está organizando para el domingo 24 de abril una gran tallarinada a beneficio, para seguir con la realización de las obras de recuperación de este emblemático lugar.

Consultados dos integrantes de la Comisión, René Beier y Oscar Baumgaertner, dijeron a La Nueva Radio Suárez que “el día 24, a las 12:30 horas, vamos a realizar un almuerzo a total beneficio de las obras que estamos ejecutando. Esto nos representa mucho trabajo, pero los frutos son buenos también, porque como estamos mostrando a través de las fotos que estamos publicando en Facebook el salón está quedando muy bien”.
Será un almuerzo para alrededor de 150 personas, las tarjetas se ponen a la venta en el día de hoy y ya hay muchas comprometidas por la gente que habitualmente colabora y que quiere ver el salón recuperado.
En ese salón, que tiene cerca de 100 años de su construcción, funcionó hace muchos años una línea de la empresa Gatic, que realizó obras de mejora y mantenimiento para el lugar. Pero después el lugar fue alquilado a un microemprendimiento de calzado, que no terminó bien, y al momento de recuperar el edificio el mismo se encontraba en muy mal estado. 
Por eso el esfuerzo de la Comisión, con el acompañamiento de la comunidad, para recuperar el lugar como espacio disponible para la población.
Los integrantes de la Comisión, consultados sobre las obras y mejoras que se están haciendo, indicaron que “lo que estamos haciendo, con todo lo que venimos juntando de dinero, es para el interior del salón. Se compró una cocina industrial, también ocho tablones, y vamos a agregar algunos más. Estamos con la pintura del interior del salón, queremos arreglar parte del cielorraso, que tiene algunos sectores en claro, producto de que alguna vez se quemó. Después queremos también mejorar el frente, todo lo que es la fachada, pintarla y ver qué hacemos con la parte del alambre olímpico, si ahí ponemos rejas. Primero queremos terminar todo el interior para que quede bien y se pueda utilizar”.
Quien sigue en la distancia el desarrollo de todas estas obras, con el corazón puesto en Santa María, es el Padre Antonio Vedellini, que muy seguido se comunica telefónicamente con los miembros de la Comisión del salón parroquial para preguntar cómo va todo, añorando a la comunidad donde cumplió su última tarea sacerdotal y que tiene para él un recuerdo entrañable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario