T

T

lunes, 9 de mayo de 2016

Pueblo San José inauguró el monumento a la solidaridad “Herman Perk”


Se encuentra en la rambla central ubicada frente al edificio de la Escuela Primaria Nº 3. De origen Holandés, fue el propulsor de la construcción del salón de actos de la Escuela Nº 3. Logro fondos de la reina de Holanda, puso manos a la obra con sus hijos y en 1962 inauguraba el salón de actos. Fue artífice de otras acciones solidarias. Sus familiares recibieron el reconocimiento en el acto protocolar de Kerb 2016 de San José.

El Intendente Municipal Roberto Palacio, junto al Delegado Municipal de Pueblo San José Diego Schneider y el Vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires Daniel Salvador, procedieron a la inauguración del monumento a la solidaridad “Herman Perk”, el cual se encuentra ubicado en la rambla frente a la escuela Primaria Nº 3. 
Cabe aclarar que la inauguración simbólica del mural en mosaiquismo creado por su hija Mónica Perk se incluyó en el acto protocolar que en la mañana del domingo se llevó a cabo en la sede del Club Independiente.

Vida y obra de Herman Perk

Herman Perk nació el 22 de octubre de 1926 en Holanda. Luego de hacer el servicio militar y de participar de la segunda guerra mundial consiguió trabajo en Argentina, en Santa Fe, para trabajar en el campo. 
Se trasladó hasta nuestro país solo, y siendo muy joven. En esa estancia conoció a Asunción Villarreal, quien cocinaba en ese lugar. 
Allí se casaron y cuando su hija mayor Gladys tenía 2 años se trasladaron a la Estancia Saavedra, donde Herman vino de encargado. 
Viajaron en un jeep desde arrufó hasta Bahía Blanca, se quedaron una semana en un hotel y luego se instalaron en Saavedra. 
Luego de unos años pudieron comprar un campo cerca de Pueblo San José y allí se trasladaron. Vivían trabajando la tierra, cultivando, con gallinas y tambo y allí tuvieron a sus otros tres hijos, Oscar, Juan y Mónica.
Cuando Mónica tenía 7 meses compararon una casa en Pueblo San José, y se mudaron. Allí Herman abrió un almacén y también vendía en la calle con un carro tirado a caballo.
Cuando aún vivían en el campo Herman llevaba a sus hijos a la escuela en carro. Los llevaba a la Escuela Nº 3 “Remedios de Escalada” y una de esas veces participó de una reunión en la cual lo eligieron Presidente de la Cooperadora. 
Viendo la falta que hacía construir un salón de actos, Herman impulso una importante gestión para recibir una donación de la reina Juliana de Holanda, con la cual se construyó el actual salón de actos.
Desde Holanda le enviaron 10 mil florines para la construcción. La mano de obra estuvo a cargo de Herman y sus hijos, junto a otras personas, quienes quitando horas de su descanso llevaron a cabo la obra, cuya inauguración fue en 1976.
Herman tenía la costumbre de regalar globos y golosinas el día del niño, o el día de la primavera, para lo cual salía con su carro, luego con su camioneta, a repartir entre los niños de la comunidad. Debido a que repartía papas que él mismo sembraba y cosechaba, con el tiempo los vecinos comenzaron a conocerlo como “el papero”. 
De allí el significado de este monumento que se encuentra ubicado justo frente a la sede de la Escuela Primaria Nº 3, por la que tanto trabajo hasta lograr el gran objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario