T

T

jueves, 4 de agosto de 2016

Agustín Meier, portador de un apellido histórico


Cuando la pasión por la música se inculcó desde la cuna. Hoy la Banda de Música de Coronel Suárez ha plasmado sólidamente lo que gestó Bartolomé Meier cuando la creó.

Es integrante de una familia que está muy ligada a la música. Es que el padre de los hermanos Meier se ocupaba de entretener a los suyos al final de cada jornada de labor en el campo; y a los que veía con condiciones los sumaba para que lo acompañara a animar fiestas familiares en el campo, esas que comenzaban a las 9 de la noche y terminaban ¡a las 10 de la mañana! 
Su tío, Bartolomé, fue el creador de la Banda de Música, cuando se retiró de la Banda de Música del Ejército y se dispuso a crear una similar en Coronel Suárez.
Agustín Meier así se refiere a este aspecto de su vida.
“Nosotros desde muy chiquititos veníamos cultivando la música en nuestra familia. Se lo debemos a mi papá. Siempre es mejor cuando la música se aprende de chicos, es un don tan divino, tan sublime, que vale la pena cultivarlo”.
Recordó sobre su primera infancia que “vivíamos en el campo; había que hacer música porque no había otra cosa. Se estudiaba. Papá tocaba el bandoneón. Yo cuando volví del colegio –estuvo un año en Córdoba y 2 años en Buenos Aires- ya en esa época, con 11 años, participaba del coro. Cuando volvía, en las vacaciones, ya la música la tenía asumida, a través de profesores del colegio también. Mi papá hacía además de profesor en el campo. Me acuerdo de muchas cosas: con 14, 15 años he formado orquestas, salía con papá a tocar a casamientos y bailes, con mi tío también. La música estaba presente en todos lados. No nos costaba nada, lo hacíamos con mucho gusto, reunirnos a hacer música. Fui de mis hermanos el que más música hice con mi padre. Tocaba bandoneón, porque él me había enseñado, y tuve la oportunidad de interpretar muchos temas de antes: Raquel, Ondas del Danubio, Sangre ecuatoriana. Todos temas que prácticamente han quedado en el olvido.
Hace 40, 50 años había orquestas por todos lados, hoy ya no existen tantas”.
Sobre su tío, Bartolomé Meier, Agustín recuerda: “estuve en la Banda desde un principio.  Me acuerdo el día en que mi tío me dijo que iba a hacer una Banda en Coronel Suárez. Se retiró del Ejército con el grado de Sargento Primero y vino a Coronel Suárez para seguir con la música. Estaba de Intendente el Escribano Moccero, que lo ayudó un montón. Bartolomé con su alegría se esmeró muchísimo para hacer la Banda que hoy lleva su nombre. Había que salir a buscar instrumentos, reparar los que estaban rotos y había que ser exigentes en los ensayos. No me permitía que lo llamara tío cuando estábamos con la Banda”.
Hoy la Banda de Música ha plasmado sólidamente lo que gestó Bartolomé Meier cuando la creó. Y dos de sus sobrinos, Agustín y Luis, la continúan integrando actualmente, disfrutando de la música, como le enseñaron en su familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario