T

T

lunes, 6 de marzo de 2017

30 metros de Strudel, el gran atractivo de la fiesta de Pueblo Santa María


Apertura del predio de la Strudel Fest en Santa María. Bajo la atenta organización y dirección del Cheff Javier Graff. Muchas manos en la masa generaron una exquisitez representativa de las más sentidas tradiciones.

Una mañana que presagiaba una temperatura espectacular que acompañaría un festejo popular sin precedentes para Pueblo Santa María.
La primera experiencia inicial del 2016, sirvió para rectificar, modificar, ampliar y ponerse a prueba con más desafíos que este año ampliaron la programación con más actividades y en todos los casos el acompañamiento popular estuvo presente, superando todas las expectativas.
Grandes y chicos trabajaron en los preparativos del Strudel gigante con más de 30 personas que utilizaron 500 manzanas, 15 litros de crema, 15 kilos de azúcar, y unos 30 kilos de harina, para elaborar la masa. 
Luego de estirada la masa y sus agregados se procedió a montar el strudel de 30 metros en moldes especiales y minutos antes del mediodía ya estaba todo listo para ubicar los moldes en la panadería donde se produjo la cocción que permitió para las 15 horas tras el acto oficial la presentación y degustación para la impresionante multitud que se dio cita en torno del palco y los sectores donde se montaron los stands y se ubico todo el dispositivo central del más conmovedor de la fiesta, es decir la presentación del Strudel que permitió al público probar cada una de las porciones que se distribuyeron entre la gente.
Mientras tanto largas caravanas de automóviles comenzaban a llegar al Pueblo Santa María, donde cada vehículo era recibido por jovencitas vestidas a la usanza alemán del Volga y entregaban folletos con toda la programación y los lugares que durante todo el día estaría disponibles para visitar, es decir una organización que estuvo en todos los detalles.
En la preparación del Strudel hubo referentes de cada una de las instituciones, autoridades municipales, vecinos representativos del Pueblo Santa María, chicos y grandes. Cada uno dejó su sello distintivo y donde las emociones también jugaron un papel importante, porque en cada movimiento de la masa, en cada ingrediente que se agregaba estaba implícito el honor y homenaje a los antepasados, a un época fundacional de nuestras colonias y que con el paso del tiempo vuelve a quedar demostrado que las tradiciones siguen vivas y se revalorizan cada día, sobre todo en eventos como estos donde todos son capaces de generar semejante movilización popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario