T

T

martes, 18 de diciembre de 2012

El Padre Daniel Melchior cumplió 62 años de su ordenación sacerdotal



El Padre Daniel Melchior en el momento de ser
entrevistado por la periodista Nancy Augusto,
de La Nueva Radio Suárez.
Está próximo a cumplir los 88 años de edad. La misma serenidad y seguridad. “Cada día quiero ser más Sacerdote, porque siento la vocación, la vivo”.

El lunes por la mañana el Padre Daniel Melchior se encontraba en su habitación del Hogar de Ancianos rodeado de libros, como la Biblia y otros que utiliza “para permanecer actualizado, porque siempre es importante fortalecer los conocimientos y renovarlos”, dijo ante la consulta de la Radio.
Ayer se cumplieron 62 años de su ordenación sacerdotal y conserva intactos los recuerdos de ese extraordinario día que vivió junto a sus familiares y amigos en Pueblo San José.
Como se acostumbraba entonces, en la puerta de su casa le habían preparado una arcada de flores. Hacia allí vino a buscarlo el Arzobispo que lo iba a ordenar como Sacerdote, Monseñor Germiniano Esorto. 
Antes de partir hacia la Iglesia San José Obrero, que estaba repleta de amigos, vecinos y familiares, su hermana Imelda lo despidió en su casa leyéndole una poesía sobre el sacerdocio. “Fue una ceremonia preciosa, la tengo bien clara en el recuerdo porque fue uno de los días más felices que viví, un día de una emoción muy grande. Fue lindísima la ceremonia, como para no olvidarla más en toda la vida; la estoy viviendo hoy como si fuera el mismo día de la ordenación”, dice hoy a los 87 años este santo hombre dedicado por entero durante toda su vida a la tarea pastoral.
Su vocación se había despertado en la niñez: cuando se producían las reuniones familiares y los padres incentivaban a los chicos para que eligieran un juego Daniel Melchior elegía jugar a ser sacerdote. Colocaba una mesa a manera de altar y se daba vuelta repitiendo en latín la única frase que entonces sabía “El Señor esté con ustedes”.
Consultado en torno si en estos 62 años de Pastor en algún momento perdió las ganas de ser sacerdote, contesta rápido: “cada día quiero ser más Sacerdote, porque siento la vocación, la vivo”.
Cuando regresó de hacer el servicio militar, su padre le anunció “conseguí una beca para que entres al seminario”. 
Ahí mismo sus padres, que eran muy humildes, le prepararon la ropa señalándola con el número 49 que le habían dado como identificación y allí mismo fue al seminario donde completó toda su formación, teniendo a lo largo de 5 años como compañero de estudios a Rómulo García, quien sería luego Arzobispo de Bahía Blanca.
Sereno, seguro, convencido y con una vejez feliz y cuidada, así está hoy el Padre Daniel Melchior, rezando todos los días mucho para que los hombres recuperen sus valores y la familia se fortalezca, como forma de que la sociedad recupere la paz.

1 comentario:

  1. muchas gracias por poner esta hermosa nota, yo tome en su momento la comunion con el y pese que me aleje de la fe catolica aun siego siendo cristiana y me acuerdo mucho de su persona,sus enseñanazas, un ser muy querible y noble, tengo muchisimos recuerdos.

    ResponderEliminar