T

T

lunes, 22 de julio de 2013

Llorando desconsolado como todos los abuelos viudos

El atardecer humedece tus ojos. Tu mirada se vuelve tristeza. Tu rostro se nubla de melancolía. Tu alma se hunde en el recuerdo. Y tu voz susurra el nombre de la abuela: Anna. Tu querida y amada Anna que se fue hace un mes. Se marchó bajo un cielo gris, con nosotros acompañándola a su última morada.
Lloraste como un niño. No podías creer que te dejara después de cincuenta años de estar juntos, siempre juntos. “Pero Dios así lo quiso”, repites una y otra vez como un consuelo inútil que no alcanza para borrar el profundo dolor que arde en tu corazón.
Con el atardecer te desvaneces en devaneos y pérdida de la realidad. Te concentras en las vivencias que compartiste con la abuela. Desde que murió ya no eres el mismo. Estás siempre de mal humor, rezongando, cabizbajo, buscando el consuelo del abrazo de la abuela. Esperando, como también repites una y otra vez, que Dios te lleve junto a ella.
Pero las horas pasan, los días transcurren, las semanas también, y tú sigues aquí, solo, infinitamente solo, a pesar de que estás con tu hijo y tus nietos, que te amamos. Sin embargo, nada alcanza para llenar el terrible vacío que dejó la abuela.
Y ahí estás, mirando la nada. Solitario. Llorando desconsolado. Como todos los abuelos viudos del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario