T

T

sábado, 10 de agosto de 2013

Constructores de sueños: Homenaje a los albañiles de los pueblos alemanes

Por Carlos Castro Saavedra
En las noches más frías y en los días más ardientes, es cuando más se ama la albañilería, y cuando más se siente sobre el cuerpo y aún sobre el alma, la sombra de las casas, el amor de los muros, la caricia de las piedras labradas.
Ningún oficio tan alto y tan noble como la albañilería. No tiene alas visibles, pero es el más alto y el más alado. La albañilería toma la tierra del suelo y la levanta, y lo mismo hace con los ladrillos: los pone a las alturas. No se cansa de subir, de hacer música mientras sube, de materializar anhelos y poder soñar, unos minutos, que su fuego nunca será esparcido por el viento.
Claros y bellos son los albañiles, con sus cabellos al viento, con sus camisas ondeantes, con sus pantalones remangados hasta la rodilla, con su olor de tierra húmeda y su fragancia de madera aserrada, con su golpe en la nube que pasa y oscurece un momento las plomadas y los andamios.
Trabajan en sitio más alto y lo hacen con amor, aunque el pan es escaso en sus mesas. Mientras unen con argamasa palpitante, silban una canción. Caminan por las tablas tendidas de uno a otro extremo de las construcciones, y las hacen temblar con los pies anchos y embarrados.
Dios los contempla desde arriba, desde más arriba, y les lava los rostros con llovizna y con brisa.
La campana debe a los albañiles su morada, su nido en la cima de la iglesia. La estatua debe a ellos su pedestal, la fábrica su chimenea activa y progresista. Los albañiles dejan en las construcciones lo más hermoso que éstas tienen: el resplandor humano, la huella de los dedos, el rastro de la sangre. Los materiales que los albañiles tocan se iluminan con la luz del hombre, que es insustituible y a la vez fuente inagotable de ternura.

1 comentario:

  1. ¡Santos! Entregando su salud sin miedo, con valentía, POR AMOR.

    ResponderEliminar