T

T

sábado, 3 de agosto de 2013

La felicidad de abuela Alfonsina

Alfonsina tuvo 9 hijos. Los alimentó. Los crío. Los mandó a la escuela. Les enseñó el valor del trabajo, del respeto y a honrar la palabra empeñada. Viuda a los 40, fue madre y padre. Hoy vive en la casa de uno de sus hijos varones.

Nos recibe con mate y Kreppel. Conversa en alemán hasta por los codos. Están presentes su hijo, su nuera y un nieto de 10 años. Todos hablan a la vez. Cada uno quiere homenajear a Alfonsina con una anécdota que la pinte en toda su grandeza. “Madre ejemplar” –afirma su hijo-. “Lo dio todo por su familia” –sentencia la nuera.
Alfonsina ríe. Sus ojos brillan como dos estrellas plenas de bienestar. Nos cuenta que tiene 85 años y una linda familia. Que en las fiestas de Kerb se reúnen todos para festejar y que en ese día llegan a visitarla los 9 hijos, los que están en la colonia, los que están en Buenos Aires y los que están en Bahía Blanca también. Que cocinan asado al horno con papas y Füllsen, como cuando vivía su marido y sus hijos eran pequeños.
No se calla nada. Es franca. Sincera. Nos revela sus vivencias sin ocultar secretos. Dice que, pese al dolor que le causó la imprevista muerte de su marido siendo aún muy joven, tuvo una existencia muy feliz. Y se le nota. Toda ella es un despliegue de felicidad, de satisfacción, de orgullo. Vivió la vida que quiso y sus hijos la aman. ¿Qué más se le puede pedir a la vida?

1 comentario:

  1. Martha Schiel Cereseto8 de agosto de 2013, 0:22

    Creo que sé cual es el secreto de Alfonsina para sobrevivir feliz ante la adversidad...el AMOR a sus hijos!!!

    ResponderEliminar