T

T

lunes, 30 de diciembre de 2013

La Comisión del Templo Santísima Trinidad proyecta continuar las obras de remodelación


En abril del año 2012 un grupo de hombres y mujeres de Santa Trinidad se embarcaron en el desafío de reacondicionar el Templo religioso de la primera Colonia Alemana.

Lo proyectaron con tiempo, con el objetivo de llegar al año 2017, cuando se cumplan 100 años de su inauguración, con una serie de obras de mantenimiento llevadas a cabo, ya que nunca se había emprendido esta tarea en el lugar espiritual católico que con tanto esfuerzo hicieron sus antepasados.
Dice Carlos Weingardt, uno de los integrantes de la Comisión, que “para nuestros abuelos el Templo era más caro que su propia casa”. 
“Antes de pensar en tener mejor su casita, buena parte de lo que ganaban con su trabajo, con las cosechas, con su esfuerzo diario, lo destinaban al Templo”. 
“Por eso es un homenaje a nuestros antepasados las obras de reacondicionamiento que estamos llevando a cabo y que empezamos con tiempo, esperando llegar al 2017, para la celebración de los 100 años de la inauguración”.
Según sus estimaciones se ha hecho hasta ahora el 30 por ciento de toda la obra, cielorrasos, entre otros elementos que es necesario mejorar como parte de un mantenimiento que nunca se había llevado a cabo hasta el momento.
Para el año que viene tienen previsto el cambio de las chapas del techo de la nave central, lo que implica comprar –y hacer colocar- 44 chapas de 8 metros de largo cada una de ellas. 
Para ello hicieron una campaña denominada “Yo ayudé a techar la iglesia de mi pueblo”, en cuyos sobres se recaudó casi la totalidad de los fondos para las chapas, las que ya están adquiridas, faltando solamente unos 4 ó 5 mil pesos para completar el monto necesario. 
Ahora queda el desafío de hacer frente a la mano de obra, en un trabajo artesanal, riesgoso y que debe ser hecho por entendidos, por el ángulo de inclinación que tiene la iglesia. 
Según comentó Carlos Weingardt, hay 4 ó 5 familias de Santa Trinidad que se dedican a esta tarea y que han comprometido hacer la mano de obra sin costo alguno, por lo que el desafío será conjugar una fecha en la que todos estén desocupados para llevar a cabo la obra de cambio de los techos.
Esta Comisión viene trabajando sin pausa, ordenadamente, con los objetivos claros y la meta puesta en el año 2017, para cuando se celebren los 100 años. 
Entonces están seguros que la misa de celebración será en un Templo reacondicionado a nuevo, respetando los deseos que en el mismo lugar pusieron sus ancestros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario